La homeopatía, la medicina natural de ahora, la medicina de los pueblos de siempre

19 05 2011

 

Hoy en día está muy de moda la homeopatía como una medicina alternativa a la medicina científica. Sin embargo, los centros ymédicos que la practican se basan en una serie de conocimientos de los que ya disponían nuestros antepasados hace unos años. En una época en que no existían ni medicamentos ni farmacias. Nuestros mayores se valían de los productos que les proporcionaba la naturaleza para restablecer la salud.

 

 

La homeopatía constituye un sistema de medicina alternativa, caracterizado por el uso de remedios carentes de ingredientes químicamente activos. Fue desarrollada por el médico Samuel Hahnemann a principios del siglo XIX. La homeopatía surgió como una alternativa más benigna y moderada a la medicina dominante de la época. Pero esto no es nada nuevo puesto que en nuestro valle desde hace muchos siglos viene practicándose y muchos de nuestros mayores son auténticos homeópatas en pleno siglo XXI ya que siguen utilizando aquellas plantas que les proporcionaba la naturaleza, en una época en la que no existían ni medicamentos ni farmacias en nuestros pueblos. Este conocimiento se fue transmitiendo de generación en generación y permitía tratar y curar diferentes enfermedades y heridas tanto en animales como en personas. A continuación citaremos algunas de las hierbas que han sido utilizados desde tiempos inmemoriales en nuestro valle. Solían tomarse en infusiones y como bien nos advierten nuestros mayores no se podía prolongar su ingesta más allá de una novena porque más allá de ese tiempo provocaba debilidad e incluso hemorragias internas.

-El oriégano. Utilizado para el catarro (acompañado de miel y flor de malva).

-El pericón. Se hervía y era muy bueno para las heridas se hacía una cataplasma y se aplicaba sobre un trapo y con ella se cubría la herida.

Rúa. Se utilizaba para purgaciones tanto en animales como en personas.

 

Se cocía y se tomaba el caldo durante nueve días. Se empleaba apara lavar los arzolinos (arzuelos). Las mujeres embarazadas la tomaban al final del embarazo para favorecer la dilatación y facilitar. Pero, también tenía propiedades abortivas como recuerda jocosamente la siguiente copla:

Si la casada supiera,

para qué sirve la rúa,

transnochara y madrugara

pa coyela con la luna.

 

-El apio. era muy bueno para las fiebres. Se utilizaba sólo para los niños, de ahí el dicho “El apio en el huerto y el niño muerto”.

-La carquexia. Se utilizaba para el tratamiento del reuma. Se utilizaba dando refriegas sobre el cuerpo.

- La Nielda. Planta que desprende un aroma suave, da una flor azulada y suele darse en el borde de los caminos soleados. La tomaban las mujeres embarazadas para tratar los dolores de barriga. También se utiliza como calmante y digestiva. Era muy apreciada, sobre todo, por las mujeres. Así nos lo recuerda la copla:

Si las muyeres supieran

lo buena que ye la nielda,

paceríanla nel campu

como las vacas la yerba.

-La Vegambre. Hay que tener mucho cuidado con esta planta ya que es muy venenosa. Nunca se puede manipular, ni tomar directamente, ni acercarla a los ojos o a la nariz, ya que es puro veneno nos advierten los vaqueros. Pero cocida es muy eficaz para las heridas infectadas del ganado, como las mordeduras de los tsobos o las mancaúras causadas por cualquier accidente en el monte.

- La Xuanceina. Planta que se da en los puertos altos. Se empleaba en la curación de heridas, pero había que echar en poca cantidad. Al ganado se le daba cuando tenía tos. Mezclada con vino, blanco sobre todo, se tomaba para abrir las ganas de comer, o para tratar la anemia. No podía tomarse más de nueve días seguidos (novena).

Abeyera. Se utilizaba para cazar enjambres salvajes, para ello se maceraba la planta y posteriormente sola o con un poco de miel se untaba por dentro de la colmena (caxiitsu o arno); enseguida comienzan a llegar las abejas y, una vez que la reina estuviera dentro, se transportaba el caxiitsu o arno al lugar establecido en el pueblo o en la casería. También se utilizaba como calmante para las personas para facilitar el sueño y para las abeyas, cuando el apicultor se disponía a coger la miel del caxiitsu o arno se untaba la mano con esta planta y así las tranquilizaba con el objetivo de evitar sus picaduras. Finalmente, se usa para las picaduras de abeyas y aviésporas (avispas).

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  3750  veces


Acciones

Informaciones

3 Comentarios a “La homeopatía, la medicina natural de ahora, la medicina de los pueblos de siempre”

19 05 2011
Jorge Montana (17:43:07) :

Hola!

Es un articulo muy interesante. Especialmente las plantas medicinales pueden ser muy eficaz en el embarazo tal y como habéis escrito!

12 05 2012
Jhon cesar (17:02:00) :

Realmente interesante… este articulo me serbio mucho de ayuda. estas son curiosidades que en verrad no savia.

27 07 2012
Santos Nicolas Aparicio (11:48:00) :

Hola colega en fatigas pedagógicas; he visto el articulo de tu blog sobre plantas medicinales tradicionales y me parece muy interesante. Buscaba el nombre latino del vegambre y me encontré con tu trabajo. Yo tambien soy aficionado a la recogida del saber popular de los vaqueros y tengo una foto de esta planta recogida en el puerto de la L.laguniel.la (saldra un trabajo en el proximo número de Estaferia Ayerana que supongo conoces). Si me mandas tu correo te puedo enviar encantado la foto del Vegambre para que ilustre el blog.
Saludos y buenas vacaciones.
Santos Nicolas

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image