Las tres erres, un proyecto que fomenta el aprovechamiento sostenible de los recursos entre la comunidad escolar

1 06 2012

Reducir, reciclar y reutiliar es un proyecto del departamento de Biología y Geología que desde el curso 2007-2008 ha desarrollado una serie de actividades entre los miembros de la comunidad educativa para concienciar de la necesidad de aprovechar y reutilizar los recursos finitos que nos proporciona el planeta y así asegurar su disfrute a las generaciones futuras.

Las profesoras del departamento de Biología Conchi Franco y Yolanda González desarrollan desde el curso escolar 2007-2008 un proyecto que han bautizado como las tres erres: reducir, reciclar y reutilizar. Todo comenzó con la participación durante ese año en el concurso de Cogersa  Tu papel cuenta en el que se trataba de concienciar de la necesidad del reciclado, reutilización y aprovechamiento del papel mediante una ecoauditoria, dirigido a alumnos de 1º de la ESO. El proyecto fue todo un éxito, prueba de ello es que obtuvieron el segundo premio dotado con 1000 euros que iban destinados al centro para la adquisición de materiales educativos. El resultado más que satisfactorio de esta experiencia motivó a los profesores de departamento y en especial a Conchi Franco, la coordinadora y dinamizadora de este proyecto, como nos reconoce su compañera Yolanda, les impulsó a continuar con este proyecto que paso a integrarse dentro del más extenso proyecto de salud impulsado por el centro que aborda numerosas cuestiones: igualdad, medioambiente, alimentación saludable…

Cada año hay que renovar la inscripción de este proyecto. Para ello uno de los profesores se hace responsable -hasta el momento siempre ha sido Conchi Franco- debe asistir a un seminario de formación y, además, el centro debe comprometerse a separar los residuos y cuantificarlos para posteriormente se puedan enviar a Cogersa.

En los últimos años, junto a Conchi Franco y Yolanda, han participado varios profesores inscritos en el proyecto de salud, así como profesores de otros departamentos; por ejemplo este año participan las profesoras del departamento de Tecnología Berta y Ana encargadas de colaborar con los alumnos en el diseño y elaboración de juguetes a partir de material reciclado.

En los últimos años han sido varios los proyectos llevados a cabo: en el curso 2008-2009 se elaboró, bajo el nombre de Arte y Reciclaje y con la colaboración del departamento de plástica, un mapamundi con materiales reciclados que también fue premiado con un diploma y 1000 euros para el centro y la coordinadora del centro fue invitada a participar en unas jornadas sobre medioambiente celebradas en la Universidad de la Laboral, donde varios centros expusieron y compartieron su experiencia.

Este proyecto va dirigido, sobre todo, a alumnos de educación secundaria ya que se dispone de más tiempo para trabajar con ellos, puesto que los alumnos están más centrados en la preparación de la PAU y disponen de menos tiempo libre; pero, como nos confiesa con gran alegría Conchi, algunas clases de bachiller han pedido tener en sus clases la ecobolsa para continuar con la labor de reciclaje y reutilización del papel. Parece, por lo tanto, que la idea como las gotas finas de la lluvia van calando y empapando a los alumnos de una conciencia ecológica

De todos los cursos de la ESO, los más dispuestos al trabajo son los alumnos más pequeños, los de 1º de la ESO, ya que para ellos es una actividad práctica muy entretenida, además cuentan con la colaboración y ayuda de sus tutores. Los alumnos de 3º y 4º de la ESO también reciclan, pero no están aún muy concienciados de que tan bien es importante un mejor uso y aprovechamiento del material (muchos tiran hojas casi en blanco que podrían utilizar para la elaboración de esquemas, toma de apuntes a sucio…, y, en consecuencia, desperdician el papel.

Muestra de juguetes elaborados con productos reciclables

Para concienciar a todos los miembros de la comunidad es necesario insistir ya que el objetivo final es cambiar mentalidades y costumbres, la mayoría de nosotros ha nacido en una sociedad de consumo y despilfarro que nunca se ha parado a pensar que esos recursos son finitos, y esto exige un constante reiteración en la información y en la práctica de costumbres ecológicas para que se extiendan a todos los ámbitos de la vida y no se reduzcan únicamente al trabajo en las aulas. Hay una frase que recoge muy bien el objetivo de este proyecto: “piensa global, actúa local”. Cada uno debe contribuir al sostenimiento del planeta, debemos ser conscientes de que los recursos de la naturaleza son finitos, tienen un límite y un valor y, además sería deseable conseguir un uso más equitativo de los mismos, de tal manera que todas las personas de este planeta tenga acceso a ellos independientemente del lugar del planeta donde se haya nacido. Además debemos ser solidarios y conservar y asegurar la existencia de estos recursos para las generaciones futuras. De ahí que el trabajo no solo se límite al reciclaje de envases, sino que engloba también la necesidad de un mejor uso y  posterior reaprovechamiento de los productos, de ahí el nombre del proyecto: reducir, reciclar y reutilizar, las tres erres. La profesora Yolanda González hace un juego de sentido con la frase hecha erre que erre, es necesario insistir erre que erre para que se convierta en un hábito como comer, dormir o ver la tele.

La crisis económica mundial que vivimos actualmente ha tenido una consecuencia positiva para nuestra sociedad y es que nos hemos empezado a dar cuenta del valor de las cosas. Antes de la crisis muchos productos rápidamente perdían su valor, ya que dejábamos de darles uso y, por tanto, los convertíamos en basura. Pero hoy nos comenzamos a dar cuenta de que pueden reutilizarse, darles un nuevo uso, sin necesidad de destruirlos. Así nos ponen un ejemplo práctico: la basura vale dinero, de hecho hay empresas que viven de la basura, de ahí la importancia de desarrollar una conciencia ecológica de respeto hacia la naturaleza que nos lleve a un consumo responsable. En el centro se llevó a cabo una experiencia de esta índole el año pasado: los alumnos de 3º de la ESO elaboraron un folleto informativo animando a los miembros de la comunidad educativa animando a la recogida de cartuchos de tinta para ser reutilizados y, a la vez, conseguir dinero por los mismos.

En el ánimo de estas dos profesoras sigue estando presente la idea de continuar erre que erre con la necesidad de divulgar y asentar entre todos los miembros de la comunidad escolar una conciencia de respeto por la naturaleza que suponga un aprovechamiento sostenible de los recursos. Así ya trabajan en la elaboración de nuevos proyectos y experiencias.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1578  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image