La milla inglesa y la fuerza de la tradición

12 06 2010

Labranza 

La milla inglesa deriva de la “milla romana”, que medía simplemente mil pasos, si un paso tiene cinco pies, la milla medía entonces 5000 pies.

Pero los aldeanos ingleses ya utilizaban una medida establecida mucho antes de la llegada de la milla: El furlong. La tradición rural había dividido el furlong en 660 pies, la distancia media de un surco de labranza. El furlong, utilizado sobre todo para medir la longitud de un campo, aparecía en la mayoría de las actas notariales.

Y llegó el dilema, resultaba imposible dividr la milla romana (5000 pies) en un número exacto de furlongs por lo que surgieron dos posibilidades, o acortar el furlong hasta 625 pies, para que una milla fueran 8 veces un furlong, o mantener el valor del furlong en 660 pies como un bien nacional inalterable.

Se eligió la segunda, de ahí que la milla inglesa mida 8 veces 660 pies, es decir, 5280 pies. Con el fin de armonizar la medida, una ley ratificó esta decisión en 1575. Al mismo tiempo, el Parlamento oficializó la longitud de la milla en 1760 yardas. Un pie mide 30′48 centimetros y una yarda 0′9144 metros, lo que nos da una milla terrestre inglesa de “1609,244 metros”.