Funes el memorioso

8 06 2011

Jorge Luis Borges

El conocido relato de Jorge Luis Borges, publicado en 1944, retrata al joven uruguayo Ireneo Funes, quien con diecinueve años y a causa de un accidente, desarrolla la capacidad de recordar con una precisión fuera de lo común. Esta facultad extraordinaria de almacenar el detalle ¿podrá ser calificada de inteligencia?



Momentos estelares (3)

27 04 2009

The tree of life, de Hannah Cohoonn 

Arranques prodigiosos:

Debo a la conjunción de un espejo y de una enciclopedia el descubrimiento de Uqbar. (…)

Jorge Luis Borges, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. I.

Algún recuerdo limitado y menguante de Herbert Ashe, ingeniero de los ferrocarriles del Sur, persiste en el hotel de Adrogué, entre las efusivas madreselvas y en el fondo ilusorio de los espejos. En vida padeció de irrealidad, como tantos ingleses; muerto, no es siquiera el fantasma que ya era entonces. (…)

Jorge Luis Borges, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. II.



¿El mapa perfecto?

11 05 2008

J. L. Borges 

Días atrás, divagando en clase sobre teorías de la verdad y más en concreto sobre la verdad como adecuación, en un discurso general sobre el criterio empirista de significado, me acordaba de un texto del escritor argentino Jorge Luís Borges. Aquí lo tenéis.

Del Rigor De La Ciencia

…En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el mapa de una sola provincia ocupaba toda una Ciudad, y el mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, esos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese Dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y  de los Inviernos. En los desiertos del oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

Suárez Miranda: Viajes de varones pudientes, Libro cuarto, cáp. XLV, Lérida, 1658.

(J. L. Borges, Obras Completas, vol. 2,  “El hacedor”, pág. 225)