John Locke

23 03 2010

Locke

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.



El llano en llamas

30 04 2009

Fotograf�a de Juan Rulfo

Después de tantas horas de caminar sin encontrar ni una sombra de árbol, ni una semilla de árbol, ni una raíz de nada, se oye el ladrar de los perros.

Uno ha creído a veces, en medio de este camino sin orillas, que nada habría después; que no se podría encontrar nada al otro lado, al final de esta llanura rajada de grietas y de arroyos secos. Pero sí, hay algo. Hay un pueblo. Se oye que ladran los perros y se siente en el aire el olor de humo, y se saborea ese olor de la gente como si fuera una esperanza.

Pero el pueblo está todavía muy allá. Es el viento el que lo acerca.

Hemos venido caminando desde el amanecer. Ahorita son algo así como las cuatro de la tarde. Alguien asoma al cielo, estira los ojos hacia donde está colgado el sol y dice:

- Son como las cuatro de la tarde.

Este alguien es Melitón. Junto con él, vamos Faustino, Esteban y yo. Somos cuatro. Yo los cuento: dos adelante, otros dos atrás. Miro más atrás y no veo a nadie. Entonces me digo: “Somos cuatro”. Hace rato, como a eso de las once, éramos veintitantos, pero puñito a puñito se han ido desperdigando hasta quedar nada más este nudo que somos nosotros.

Juan Rulfo, comienzo del relato “Nos han dado la tierra”, en El llano en llamas.

Más abajo, en el video, Juan Rulfo nos lee otro relato suyotitulado No oyes ladrar los perros. Dedicadle un momento. Oir la voz del autor es entrañable. Escuchar el relato, estremecedor.

Podéis encontrar el texto en El llano en llamas.



Momentos estelares (3)

27 04 2009

The tree of life, de Hannah Cohoonn 

Arranques prodigiosos:

Debo a la conjunción de un espejo y de una enciclopedia el descubrimiento de Uqbar. (…)

Jorge Luis Borges, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. I.

Algún recuerdo limitado y menguante de Herbert Ashe, ingeniero de los ferrocarriles del Sur, persiste en el hotel de Adrogué, entre las efusivas madreselvas y en el fondo ilusorio de los espejos. En vida padeció de irrealidad, como tantos ingleses; muerto, no es siquiera el fantasma que ya era entonces. (…)

Jorge Luis Borges, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. II.



Momentos estelares (2)

27 04 2009

 Bertrand Russell

Bertrand Russell, sobre Kant:

Como casi todo el mundo en su tiempo, escribió un tratado sobre lo bello y lo sublime. La noche es sublime, el día es bello; el mar es sublime, la tierra es bella; el hombre es sublime, la mujer es bella, y así sucesivamente.

La “Enciclopedia Británica” señala que “como no se casó, consevó los hábitos de su juventud estudiosa hasta la vejez”. Yo me pregunto si el autor de este artículo era soltero o casado.

Historia de la filosofía occidental.



Momentos estelares (1)

27 04 2009

Las moscas 

La vida no es un ensayo, aunque tratemos muchas cosas; no es un cuento, aunque inventemos muchas cosas; no es un poema, aunque soñemos muchas cosas. El ensayo del cuenco del poema de la vida es un movimiento perpetuo; eso es, un movimiento perpetuo.

Augusto Monterroso, Movimiento perpetuo