Platón y el cristianismo

19 10 2010

Bertrand RussellLa influencia del pensamiento de Platón en la Historia de la Filosofía occidental ha sido inmensa. Hemos apuntado ya la importancia que presentará alguna de sus ideas en el desarrollo del cristianismo. Bertrand Russell lo expresa muy bien en este texto.

“El diálogo que lleva el nombre de Fedón es interesante en varios aspectos. Describe los últimos momentos de la vida de Sócrates: su conversación inmediatamente antes de beber la cicuta y después, hasta que pierde el conocimiento. Presenta el ideal de Platón del hombre que es sabio y bueno en sumo grado, y que no temen absoluto a la muerte. Sócrates ante la muerte, tal como lo describe Platón, fue importante desde el punto de vista ético, en la antigüedad y en la época moderna. Lo que el relato evangélico de la Pasión y Crucifixión significa para los cristianos, lo significa el Fedón para los paganos o librepensadores.

Pero la imperturbabilidad de Sócrates en su última hora se debe a su fe en la inmortalidad, y el Felón es importante porque expone no solamente la muerte de un mártir sino también muchas doctrinas que después fueron cristianas. La teología de San Pablo y de los Padres se deriva de ellas, indirecta o directamente, y no podría comprenderse bien si no se conoce a Platón”.Bertran Russell, Historia de la Filosofía occidental, cap. XVI, “La teoría de Platón sobre la inmortalidad”.



El pavo inductivista

26 04 2010

Bertrand Russell

Historia del “pavo inductivista”, o la imposibilidad de realizar una inducción completa. Descrita por Bertrand Russell, y recogida del libro de Alan F. Chalmers ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

Un pavo que habita una granja observa que cada día, a la misma hora, le dan de comer. Realiza observaciones sistemáticas, de las que toma buena nota en tablas de ausencia y presencia. Ya sea lunes o miércoles, primavera o verano, recibe fielmente su ración. Así pues, como buen inductivista, propone la inferencia de que ‘todos los días a las 9 de la mañana me dan de comer’. Inferencia trágicamente falsada la víspera de Navidad… no le dan alimento, lo convierten en él. Por este motivo su inducción resulta ser falsa y muestra que aún recogiendo una gran cantidad de casos que confirman la supuesta validez universal de la inducción, un solo caso negativo revela el carácter probable y no necesario de toda inferencia inductiva.

Un caso muy instructivo.



Descartes presentado por Russell

7 03 2010

René Descartes

Bertrand Rusell comienza el capítulo IX de su Historia de la Filosofía Occidental con un elogioso párrafo dedicado a René Descartes.

Renato Descartes (1596-1650) es considerado habitualmente como el fundador de la filosofía moderna y, a mi juicio, justamente. Es el primer hombre de alta capacidad filosófica cuyo criterio está influido de modo profundo por la nueva física y la nueva astronomía. Si es cierto que conserva mucho del escolasticismo, lo es también que no acepta los cimientos puestos por sus predecesores, sino que intenta construir un edificio filosófico completo de novo. Esto  no había ocurrido desde Aristóteles, y es un signo de la nueva confianza en sí mismo que resultó del progreso de la ciencia. Hay una frescura en su obra que no se hallará en ningún eminente filósofo anterior desde Platón. Todos los filósofos intermedios eran maestros, con la superioridad profesional correspondiente a esta ocupación. Descartes escribe, no como un maestro, sino como un descubridor y explorador, ansioso de comunicar lo que ha encontrado. Su estilo es fácil y sin pedantería, dirigido a los hombres inteligentes del mundo más que a discípulos. Es, además, un estilo extraordinariamente excelente. Es una gran suerte para la filosofía moderna que su adelantado tuviera tan admirable sentido literario. Sus sucesores, tanto en el continente como en Inglaterra, hasta Kant, conservan su carácter no profesional, y varios de ellos conservan algo de su mérito estilístico.



Momentos estelares (2)

27 04 2009

 Bertrand Russell

Bertrand Russell, sobre Kant:

Como casi todo el mundo en su tiempo, escribió un tratado sobre lo bello y lo sublime. La noche es sublime, el día es bello; el mar es sublime, la tierra es bella; el hombre es sublime, la mujer es bella, y así sucesivamente.

La “Enciclopedia Británica” señala que “como no se casó, consevó los hábitos de su juventud estudiosa hasta la vejez”. Yo me pregunto si el autor de este artículo era soltero o casado.

Historia de la filosofía occidental.