CUANDO EL CINE TOMA MÚSICA PRESTADA.

1 12 2008

                                        l

 En la película Platoon, Oliver Stone elige el Adagio para cuerdas, op11 de Samuel Barber

En los inicios del cine…se tomaban músicas prestadas (siempre recurrían a las mismas en función del tipo de escena) puesto que la banda sonora tal y como la entendemos hoy en día no existía o estaba todavía emergiendo. Con el paso del tiempo, se continuó recurriendo a músicas “clásicas” por su efectividad o porque en muchos casos son la mejor elección sin necesidad de crear algo nuevo para una escena determinada. A continuación vamos a desarrollaros este interesante tema y a proponeros algunos ejemplos.

La música clásica en el cine.

La utilización de la música clásica en el cine fue, durante sus primeros años, un recurso obligado ane la carencia de composiciones específicas.

Con la consolidación del cine sonoro y la reivindicación del papel fundamental de la banda sonora, el repertorio clásico se ha seguido utilizando de forma conjunta a la música original como un recurso expresivo cuyo conocimiento y aceptación podía garantizar de antemano la influencia emocionada en el espectador.

Los compositores preferidos, infalibles para el propósito de suscitar los más variados sentimientos han sido los músicos del barroco, clasicismo y romanticismo, tanto en el repertorio instrumental como en fragmentos del repertorio operístico.

Además del uso de obras prestadas, la música clásica también ha recibido la atención del cine con películas dedicados a compositores, intérpretes u otros aspectos de la música culta.

En los últimos años este tipo de películas ha aprovechado al máximo las nuevas posibilidades técnicas y la alta fidelidad del sonido cinematográfico dando lugar a producciones de excelente calidad.

Las películas más destacadas son:

Amadeus (1984) de Milos Formanl,que recrea la vida de Mozart a través de la leyenda de su rivalidad con Salieri. Hemos seleccionado la escena en la que Mozart dicta a Salieri el final del Réquiem desde su lecho de muerte ( esta escena realmente nunca ocurrió)

Todas las mañanas del mundo (1991) de Alain Corneau, sobre la vida del compositor y violinista francés Marin Marais. (en la escena lo que parece un violonchelo es una viola de gamba y la banda sonora está interpretada por Jordi Savall)

Farinelli (1994) de Gérard Corviau, sobre la vida de Carlo Broschi, el castrato más famoso del mundo. ( Los castrati eran las estrellas del momento, el aria que canta es un fragmento de Rinaldo de Haendel, para hacer la voz de Farinelli se mezcló la voz de una soprano y un contratenor)

Copying Beethoven (2006) de Agnieszka Holland sobre la vida de Beethoven, centrada en la creación de su Novena sinfonía. (Esta película es una ficción feminista de la actividad creadora de Beethoven, realmente nunca fue así ni ninguna mujer le ayudó a escribir sus sinfonías, pero sí que es cierto que en el estreno de su 9ª Sinfonía no escuchó los aplausos y el concertino le volvió hacia el público para que viera como le aplaudían)

La música popular en el cine.

Al igual que ocurrió con la música clásica, la música popular aportó al cine en sus primeros años un fondo sonoro conocido para que fuera fácilmente aceptado por el público.

Con la llegada del concepto de banda sonora y el excelente trabajo de los primeros compositores cinematográficos,la música popular volvió de nuevo a sus escenarios habituales alejándose de la gran pantalla.

La década de 1970 marcará el regreso de la música popular al cine de una forma tan espectacular que llegará a anular la existencia de la banda sonora.Las canciones  de moda se inpondrán en el cine sin necesidad alguna de conexión con la imagen, inclus0, muchas veces desligadas de la narración.

Este fenómeno tiene su justificación en los antecedentes, ya vistos, establecidos por Henry Mancini, que seguirá ejerciendo una extraordinaria influencia.Pero, sobre todo, se deriva del asombroso empuje de la música popular a partir de las películas de Elvis Presley

 y la aparición de los Beatles. ( Este es un trozo de la película Help!)

Por otra parte, las convulsiones sociales y políticas de momento, con la guerra de Vietnam y la Revolución estudiantil de mayo de 1968 que propiciaron el refugio y la evasión de la juventud en el movimiento hippie y la canción protesta, tuvieron su correspondiente reflejo en un cine que había asumido la necesidad de acoger a un público potencial tan importante.

En la actualidad, el cine no solo sigue aprovechando los éxitos de moda como fondo sonoro, sino que ha demostrado también su enorme influencia sobre la música popular haciendo saltar a la moda a nuevos intérpretes o recuperando canciones de viejas glorias olvidadas.

A continuación os proponemos algunos ejemplos del uso de la música popular en el cine.

Let the river  de Carly Simon en Armas de mujer.

Streets of Philadelphia de Bruce Springsteen en Philadelphia.

The hands that built America de Bono en Gangs of New York

I say a little player for you en La boda de mi mejor amigo

She de Elvis Costello en Nothing Hill.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  8059  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image