EL SWING

10 03 2009

 

Igual que en el blues, la emigración a las grandes ciudades, las repercusiones de la I Guerra Mundial, la declaración de la “Ley seca” y los conflictos entre bandas, demandaron una nueva música de evasión, bailable y divertida.

Se formaron bandas más numerosas conocidas como “big bands” que necesitaron organización, de manera que uno de sus miembros escribía los arreglos sustituyendo la improvisación libre por otra más controlada.

La formación más habitual de una big band supera los 15 intérpretes. Se compone de 3 ó 4 trombones, 4 ó 5 saxofones, clarinete, piano, guitarra, contrabajo y batería. Los metales de cañas desempeñaban un papel melódico, mientras la cuerda y la batería cumplen funciones rítmicas.

Este estilo se caracteriza por un ritmo bailable de pulsación constante. Utiliza “riffs”  (diseños mélodico rítmicos) que se repiten de manera similar a un ostinato. Amplía sus melodías añadiendo escalas cromáticas a la escala de blues y enriquece la armonía con acordes de mayor número de notas.

La época dorada del swing, conocida también como la era de las big bands, tuvo lugar durante las décadas de 1920 y 1930.

El jazz será uno de los estilos más influyentes de la música popular y evolucionará en multitud de ramificaciones durante la segunda mitad del siglo XX. Desde el acercamiento a la música culta, la rapidez y complejidad del “bebop”, al estilo “cool” de Miles Davis, o jazz de fusión.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  4462  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image