Soneto de Petrarca a Laura

Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante,
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,

Su cabellera de oro reluciente,
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!

¡Y sin embargo vivo todavía!
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía…

Aquí termine mi amoroso canto:
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto.

(Versión de Alejandro Araoz  Fraser)

Petrarca y Laura, en la versión post-impresionista de Marie Stillman (1844-1927)

Francesco Petracco (1304-1374), italiano que latinizó su apellido como Petrarca  fue un importantísimo humanista y autor lírico, cuya poesía dio lugar a una corriente literaria que influyó en otros autores, como en  el español  Garcilaso de Vega.

Escribió, entre otras muchas obras, un Cancionero dedicado a su amada Laura de Noves (1308-1348), musa y símbolo de un amor idealizado que le hace sentir un estado de plenitud espiritual. 

 En nuestra Biblioteca puedes leer o llevarte en préstamo:

Petrarca: Cancionero I.

Petrarca: Cancionero II.

Petrarca: Triunfos.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2170  veces

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image