CAMBIO CLIMÁTICO

29 11 2015

La posibilidad de que nuestro planeta esté experimentando un calentamiento como consecuencia de cambios en la composición de la atmósfera, es uno de los problemas ambientales más graves a los que se enfrenta la humanidad.

El efecto invernadero, la razón por la cual la tierra se calienta. Conócelo | Art�culos CIENCIA-TECNOLOGIA | Scoop.it

Bases físicas del efecto invernadero:

1.      La energía solar entra a la atmósfera. Parte de la radiación es reflejada.

2.      Esta energía es absorbida por la Tierra y reemitida hacia el espacio en longitudes de onda más grandes.

3.      Los gases invernadero absorben esta energía y reenvían mucha de ella de regreso a la superficie.

1. El aumento de niveles de gases con efecto invernadero: CO2, CH4, N2O y CFCs

Todos los gases con valores de absorción dentro del intervalo comprendido entre 7.000 y 13.000 nm producen efecto invernadero al impedir que se devuelva al espacio una parte de la radiación calorífica que circula por la denominada  ventana atmosférica.

El dióxido de carbono absorbe radiación entre 12.000 y 20.000 nm; el metano, dentro del intervalo comprendido entre 6.500 y 7.500 nm, el óxido nitroso tiene bandas de absorción a 7.700, 9.000 y 11.000 nm, y el ozono absorbe sobre todo entre 8.000 y 10.000.

Casi todo el carbono presente en la atmósfera se encuentra en forma de CO2. Su concentración se ha incrementado a lo largo del tiempo, debido a la progresiva utilización de combustibles fósiles y la deforestación, y actualmente se estima un crecimiento anual de alrededor de 0,4% (1,5 ppm). Las emisiones de carbono originadas únicamente por el uso de energía han pasado de 4.750 millones de toneladas en 1971 a 6.256 millones de toneladas a finales de la década de los ochenta. Los niveles de concentración atmosférica de CO2 también oscilan estacionalmente, reflejando el ciclo de fotosíntesis y respiración de la vegetación. Por eso durante el verano disminuye la concentración de CO2 atmosférico, en coincidencia con el período de máxima fotosíntesis mientras que en el invierno sucede lo contrario.

La concentración de metano atmosférico es menor que la del CO2, 1,7 ppm, frente a 350 ppm, pero también ha experimentado un crecimiento temporal. Por un lado están las fuentes antropógenas, entre las que destacan las fermentaciones entéricas del ganado, los arrozales, la combustión de biomasa, las explotaciones de gas natural y los residuos sólidos. Entre las fuentes naturales destacan las zonas húmedas y los termiteros. Los cálculos de las cantidades de gas producidas por distintas fuentes son bastante imprecisos, pero el elevado incremento en los últimos años se atribuye especialmente a fuentes de origen humano.

El óxido nitroso, N2O, se genera como subproducto de la quema de combustibles y a través de la fertilización, además de por los procesos de nitrificación y desnitrificación. Su tiempo de residencia en la atmósfera es elevado, ya que únicamente se destruye al reaccionar con el ozono estratosférico. Su concentración se incrementa anualmente alrededor de un 0,3% y, como en el caso del CO2, oscila estacionalmente, coincidiendo con los procesos biológicos.

Los clorofluorocarbonos (CFCs) absorben dentro del espectro de la radiación ultravioleta. Son gases formados por carbono y determinadas cantidades de fluoruro y cloruro, y son agentes degradantes del ozono estratosférico. Son gases producidos por el hombre y usados sobre todo como refrigerantes y propolentes de aerosoles, dadas sus ventajas para la manipulación y uso, como el bajo punto de ebullición, su incombustibilidad, toxicidad nula y el bajo precio de fabricación.

El dióxido de carbono es el gas que más contribuye al efecto invernadero, sobre el 50 %; el metano cerca de un 18 %; los clorofluorocarbonos y otros alrededor del 24 %, y el

 

 

 


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image