La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Archive for Octubre 23rd, 2010

Acabamos de completar el tema dedicado a la “identidad personal” haciendo un pequeño repaso de las distintas dimensiones de la persona. A la idea de que somos personas afectivas (dotadas de “sentimientos” y “emociones”) y personas racionales (dotadas de “inteligencia” y capaces de desarrollar nuestra razón, tanto “dialógica” como “cordial”), hemos de sumar el hecho de ser personas sociales, siempre en relación con otros seres humanos que nos identifican como personas y nos enseñan a serlo, facilitando nuestro pleno desarrollo. Llamamos a este desarrollo “proceso de socialización”, gracias al cual aprendemos a interactuar con los demás miembros de la sociedad, para poder llegar algún día a ser considerados nosotros mismos como miembros activos dentro de ella. Lo cierto es que este proceso por el que nos hacemos seres sociales en un proceso que nos forma individualmente, que con convierte en “individuos” (del latín “in-divido”, “que no se puede dividir”), en seres únicos con una “identidad propia”, con nuestra propia “personalidad”. Por eso mismo, el “proceso de socialización” es también, y sobre todo, un “proceso de individuación”, gracias al cual aprendemos a ser quienes somos: nosotros mismos, y no otro cualquiera de los que nos rodean.

Aceptar esta individualidad implica, como hemos visto en el artículo previo (recordad a Odiseo o al doctor Fausto), aceptar que pertenecemos también a los demás, que nuestra “alma” no sólo es nuestra, sino también de todos aquellos que nos rodean y que conforman nuestras vidas (o como decía José Ortega y Gasset, que “yo soy yo”, pero también soy “mis circunstancias”. ¿Qué pasaría si se nos negase ese aspecto social? ¿Qué pasaría si se nos arrebatase la capacidad para interactuar con los demás, para comunicarnos, para compartir experiencias? Os propongo un par de ejemplos que seguramente os resulten familiares. Hace ya un buen montón de años, a Antonio Mercero se le ocurrió esta brillante parábola sobre la incomunicación (además de una crítica política encubierta). En su memorable película corta para televisión “La cabina” (TVE 1974) (podéis verla completa a partir del vídeo que os propongo, cuyos anexos 2, 3 y 4 completan la obra), nos plantea una situación verdaderamente absurda: un viandante, un hombre cualquiera, accede a una cabina telefónica… de la que no conseguirá salir. Reflexionad sobre esta metáfora, pues tendremos tiempo de debatirla en el aula.

Otro ejercicio interesante a la hora de abordar la dimensión social de la persona es analizar el caso de los llamados “niños salvajes”. Esta expresión hace referencia a los niños que son abandonados a una edad muy temprana y sobreviven al margen de cualquier tipo de socialización (incluso si son acogidos por animales, son criados de modo ajeno a la cultura humana). El caso más significativo, que hemos visto ya en el aula, es el del niño Víctor de Aveyron, que fue encontrado vagando solo y desnudo por los bosques de Aveyron en el verano de 1799, y entregado a los cuidados del doctor Jean Marc Gaspard Itard. Este acontecimiento ha sido llevado al cine de forma notable por el director francés François Truffaut en su obra “El pequeño salvaje” (Carrosse 1969), de la que os he seleccionado el arranque, que muestra el momento de la captura y las primeras horas de Victor en un ámbito social que desconoce. Quizá esto os ayude a responder a la pregunta que planteábamos en clase: ¿es Victor un ser humano, es una persona? Contestar a esta pregunta es más difícil de lo que podría parecer en un principio. La secuencia que hemos seleccionado nos permite hacernos una idea aproximada del estado real del niño en el momento de ser encontrado. Recordad que Victor contaba por entonces unos 11 años de edad: podéis comparar sus habilidades con las que vosotros teníais en ese mismo periodo vital (que seguro que aún permanecen frescos en vuestra memoria). Tendréis así una base más sólida para responder a la pregunta que se os plantea. Si queréis más información sobre el tema, también os sugiero el enlace a la página pequeños salvajes, que os pueden ser de utilidad.

eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond