La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Vamos a tratar de analizar los cuatro modelos básicos de conocimiento que hemos estudiado en el aula. Comenzamos por el modelo realista. Debo recordaros que, aunque es fácil establecer una conexión entre realismo y empirismo, puesto que ambos suelen coincidir, esto no es siempre así, pues existen modelos de conocimiento empiristas pero idealistas, como la filosofía de George Berkeley. Para facilitaros un acercamiento a la tradición empirista británica os recomiendo el post “La joven de la perla critica las ideas innatas” y también “¿El mundo desaparece al cerrar los ojos?”, publicados ambos en filMosofia en la página modernos, aunque voy a tratar de reproducir parte de ese material aquí y ahora.

Debemos empezar recordando que, para los filósofos realistas, la realidad existe “por sí misma” y con independencia de todo sujeto, esto es, que la realidad existe aunque nosotros no la percibamos, porque lo importante en la relación sujeto-objeto es precisamente el objeto (que es el que permite que podamos tener un conocimiento objetivo de la realidad). Recordad el ejemplo del árbol que cae en un bosque vacío… a la pregunta de si hace ruido al caer los realistas afirma que, evidentemente, si… y que precisamente “porque hace ruido al caer”, nosotros podemos “oírlo”. Dicho de otro modo: hay una realidad por conocer, una realidad que tiene una existencia propia, y por eso mismo la podemos conocer.

La reciente película “Memento” (Columbia 2000) de Christopher Nolan, plantea un interesante análisis del concepto de realidad. Os pongo en antecedentes: Leonard Shelvy, un antiguo investigador de seguros, vive obsesionado con la idea de capturar a John G. el hombre que violó y asesinó a su mujer. Pero Leonard sufre un problema de memoria conocido como “síndrome de Korsacoff”. Durante el incidente con su mujer, fue golpeado en la cabeza, y desde ese momento no es capaz de generar recuerdos nuevos (técnicamente, sus nuevos recuerdos no pasan a la memoria a largo plazo, con lo que al poco tiempo de empezar a hacer algo no recuerda porqué lo está haciendo, o como ha llegado hasta allí, o quien es el tipo que tiene delante…). La idea es muy brillante: puesto que no puede crear nuevos recuerdos, no puede “saber” lo que esta haciendo, esto es “carece de conocimiento”. Leonard soluciona esto dejándose continuas notas de sus acciones, incluso tatuándose el cuerpo con mensajes para luego recordarlos.

Os he seleccionado la escena final de la película para ejemplificar el pensamiento de David Hume (para un acercamiento a la figura del filósofo podéis consultar al Doctor Mostaza y su artículo “Davis Hume: instrumentalismo y nihilismo”). Para este autor, todo nuestro conocimiento procede de la experiencia, bien sea por impresión directa a través de los sentidos (tanto externos, generadores de sensaciones, como internos, generadores de pasiones, emociones y sentimientos), bien sea por reflexión a través de las ideas, que no son otra cosa que “recuerdos actuales de impresiones del pasado”. Hume concluye que para que una idea sea tenida por conocimiento verdadero ha de ser derivada de una impresión previa. Pero: ¿como podemos generar una idea si nos es imposible retenerla en la memoria?

Esto le pasa a Leonard, que nunca sabe que esta haciendo, porque no ha podido generar el recuerdo que le permita conocer el mundo. Y aun así, el insiste en que el mundo “está ahí”, que el mundo “no desaparece al cerrar los ojos” (cuando dejamos de tener impresiones) porque puedo recordarlo (en el sentido de que, aunque no pueda sentirlo, puedo pensarlo, puedo tener conocimiento de su existencia a través de las ideas que me he formado de él). Pero en una vuelta de tuerca magistral, Leonard se justifica diciendo que “tengo que creer que el mundo sigue ahí”, “tengo que creer que mis actos tienen sentido” (aunque no los recuerde), y esta es la clave. Para Hume todo está en este concepto de creencia: es la costumbre, el habito, la que nos permite proyectar el pasado hacia el futuro y creer que el mundo permanecerá igual a como es en el presente, lo que nos permite continuar adelante con nuestra vida conscientes de que “el mundo sigue ahí”, si bien este conocimiento es tan solo una creencia, y no un verdadero saber, un saber cierto.

El mundo es una realidad de la que tenemos conciencia, en tanto que realidad permanente e inalterada que no cambia y permanece constante al margen de nosotros. Pero esta conciencia del mundo no es verdadero conocimiento, puesto que del mundo sólo podemos tener conocimiento “viéndolo”, “oliéndolo”, “tocándolo”… y lo que vemos, olemos y tocamos son siempre impresiones momentáneas, concretas (y por lo tanto cambiantes), nunca permanentes, al margen de nuestras impresiones particulares de este o aquel objeto real, del que tenemos constancia de forma inmediata a través de nuestros sentidos. Y a Leonard solo le sirve “los hechos”, que el anota meticulosamente en su piel, puesto que es incapaz de tener recuerdos, para tener un verdadero conocimiento de la realidad… esa que “está ahí”, esperando a ser conocida por la experiencia.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  884  veces

  1. José Ángel Said,

    Hola, Alberto. Dos cosas: lo primero, darte la enhorabuena por tus éxitos académicos, lo que no me extraña en absoluto, observando el buen hacer que haces aquí, demostrado día a día y con una creatividad que no tiene ‘comparangón’, como dice una amiga mía. Me han encantado las presentaciones que has expuesto en la República Dominicana: me quedo con ellas, con tu permiso. Lo segundo, es que me ha entusiasmado que traigas ‘Memento’ a “La casa de Elrond” (me fascinó esta película). Hace poco vi ‘Origen’ (cuando la estrenaron me pilló de viaje por Vietnam y, antes, por tu tierra –la de mis padres-: Asturias) y más frío no me pude quedar. De hecho, me quedé dormido y la tuve que volver a ver al día siguiente, aunque seguro que tú le sacas punta. Sólo era esto: felicitarte por tu trabajo y por despertar tanto entusiasmo.

    Un abrazo.
    Gracia, Jóse, por tus amables palabras:
    ha sido una semana intensa en Santo Domingo, y todo ha salido a pedir de boca.
    te envío un mail con las presentaciones, animadas, y te comento más cosas sobre el tema.
    Un abrazo.

Add A Comment


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond