La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Archive for Enero 15th, 2011

Sangre para la esperanza

Posted by albertofilosofia under General

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS EN EL DÍA DE MARTIN LUTHER KING

Recientemente hemos visto en clase la película Bowling for Columbine” (Dog eat dog 2002) de Michael Moore, de cuyo análisis pretendíamos concretar algunas claves útiles para comprender el fenómeno de la violencia en nuestra sociedad. Pero las vacaciones nos han dejado un nuevo reguero de sangre en forma de tiroteo indiscriminado en la ciudad de Tucson (Arizona), donde un joven decidió recientemente atentar contra una congresista democráticamente elegida por el pueblo, y se llevó por delante a seis personas más, además de dejar malheridas a otras catorce. Los hechos causaron tal malestar en el estado americano y provocaron tal clima de tensión que el presidente Barack Obama tuvo que hacer acto de presencia en la zona para consolar a las víctimas, y de paso nos regaló un discurso realmente emotivo, que muchos analistas consideran el mejor de su mandato. Os resumo ligeramente las líneas principales de este discurso en este vídeo con subtítulos en castellano, aunque podéis consultarlo íntegro en el original ingles en este enlace.

Os recuerdo que el término “discurso” en griego se dice “logos”, que tradicionalmente se traduce como “palabra”, pero entendida ésta no en un sentido mítico, sino racional: es la palabra convertida en instrumento de indagación de la verdad, de debate y deliberación pública abierta a todos los ciudadanos, que debería ser el reflejo de la “polis democrática“. Obana nos alecciona en ese sentido con su último discurso: frente a la insensatez de unos pocos (de todos nosotros en realidad) debemos dar paso al diálogo verdadero, racional, medido y constructivo. Efectivamente, en un mundo que se ha vuelto cada vez más polarizado, donde suponemos que aquellos que no opinan como nosotros son nuestros enemigos, el presidente llama a la mesura al afirmar que debemos volver a hablar “de modo que cure, no que hiera“, a lo que añade un emotivo alegato en favor de la conciliación entre unos y otros: “En lugar de apuntarnos con el dedo o echar la culpa, usemos esta oportunidad para ampliar nuestra imaginación moral, para escucharnos los unos a los otros más cuidadosamente, para agudizar nuestros instintos de empatía, y recordemos todos los modos en que se enlazan nuestros sueños y esperanzas“.

Quizá se deba a que hoy es 15 de enero, fiesta nacional en Estados Unidos que conmemora el nacimiento de uno de sus hombres mas preclaros, pero el caso es que a algunos de nosotros este discurso de Obama nos ha traído al recuerdo otro muy similar, pronunciado en 1963 por el reverendo Martin Luther King en la capital de la nación y que se conoce como “I have a dream“, un maravilloso alegato en favor de la igualdad, la racionalidad y la paz frente a la bandera de la indiferencia, el ímpetu de la barbarie y la tiranía de la discordia. Se trata de uno de los discursos más inspirados e inspiradores que el ser humano ha conocido, un discurso que habla de romper con las desigualdades y que nos hace sentirnos miembros de una comunidad, la comunidad humana, capaz de cosas maravillosas. Un sueño que poco a poco se ha ido haciendo realidad, y ha ayudado a cambiar el mundo, algo que esperamos también ocurra con el sueño de Obama. Merece la pena recordarlo hoy, cuando las balas han vuelto nuevamente a silbar, como una vez lo hicieron “sobre el cielo de Memphis”.

En el mismo año en que King pronunciaba ese discurso, un jovencito salido de lo más profundo de la tierra americana llamado Robert Allen Zimmerman, al que todos conocemos como Bob Dylan (cuándo se darán cuenta esos tontos de Estocolmo de que estamos ante el poeta más grande que ha dado el siglo XX), sacaba a la luz un disco titulado “The Freewheelin’ Bob Dylan”, en el que se incluía esta perturbadora y hermosa canción, hoy mítica, que lleva por título “Blowin’ in the Wind“, donde el joven e inspirado músico no paraba de hacerse preguntas: “cuántas veces más deben volar las balas de cañon antes de estar prohibidas para siempre”, “¿cuántas muertes serán necesarias hasta que comprendamos que ya ha muerto demasiada gente?”. Quizá tengan que ocurrir muchas desgracias más para darnos cuenta de que estamos en un error, pero entre tanto, trataremos de no repetir los errores del pasado y aprovecharemos las palabras de Obama para recordarnos que queda mucho por hacer, pero que tal vez no todo está perdido, que aun nos queda una esperanza.

Porque las palabras pueden ayudar a cambiar el mundo.

Porque la respuesta… nos la está susurrando el viento.

eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond