La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Archive for Febrero 27th, 2011

Cogito, ergo sum

Posted by albertofilosofia under Historia de la filosofía

Aunque resulte muy complejo mostrar la ontología cartesiana a través de una película, podemos probar con “The Matrix” (Warner Bros 1999) de los hermanos Larry y Andy Wachowski, de la que he seleccionado un par de clips. En el primero de ellos (que ya tuvimos ocasión de comentar al hablar de los filósofos griegos en “Parménides y la pastilla roja”, y que también nos fue útil para comprender el mito de la caverna de Platón), nos encontramos con la secuencia del constructor, cuando Neo descubre el engaño que supone Matrix y se pregunta “¿qué es real?Parménides había anticipando que “es lo mismo pensar que ser“, lo real es lo que puedo pensar, lo que mi cerebro “ve“, “interpreta“, porque lo “conoce“, lo “construye“. Esta idea enlaza directamente con el pensamiento racionalista de René Descartes. Al ejercitar su duda metódica, el autor elimina la totalidad del mundo real, que queda reducido a puro pensamiento: “cogito ergo sum” (“pienso, luego existo”), y esta es la única certeza que puedo sostener, una certeza a la que llego por una intuición intelectual (en la película, el propio Morfeo indica a Neo: “por desgracia, es imposible explicar qué es Matrix: has de verlo con tus propios ojos”, lo que debemos interpretar a la manera platónica: “ver” (“eideo”) con los “ojos de la mente”). Lo que, en definitiva, sostiene Descartes es que el sujeto precede al objeto, que no es otra cosa que el resultado de la acción del primero, que la realidad es fruto del pensamiento, del sujeto que piensa.

En la segunda escena seleccionada, cuando nuestro protagonista acude a ver al oráculo, se encuentra en la sala de espera con otros posibles “elegidos” como él, uno de los cuales es un niño con aspecto de monje budista que juega con una cuchara, doblándola una y otra vez a su antojo tan solo con el poder de su mente (un truco de magia muy extendido durante los años setenta). El niño convence a Neo de que lo que nos dicen nuestros ojos no es de fiar, pues la cuchara no se dobla; de hecho, es imposible intentar doblarla, y resulta mucho más fácil “comprender la verdad”: y la verdad es que “no hay cuchara” (que esta no existe como algo físico, sino que es el producto de nuestra imaginación). Algo tendría que decir al respecto nuestro viejo amigo Zenón de Elea, que llegó a demostrar la imposibilidad del movimiento con sus famosas “paradojas” (no es extraño, pues, comprobar la línea de pensamiento que une a Parménides y los eléatas, pasando por Platón, con el moderno Descartes, pues todos ellos eran filósofos que privilegiaban la razón como única vía de conocimiento frente al engaño permanente de los sentidos).

Llama poderosamente la atención la frase del niño: “you´ll better realize de truth” (“es mejor que intentes comprender la verdad”); un término muy hermoso este inglés “realize”, que se ha traducido por “comprender” pero que en realidad significa “darse cuenta de” o “caer en la cuenta”, y que aplicado a objetos también se puede traducir como “realizar”. Supongo que ahora entendéis por qué os he puesto la escena en original inglés. ¿No os recuerda el término “realize” a algún otro vocablo español que hemos trabajado últimamente, como por ejemplo “realidad”, que no es otra cosa que el conjunto de las (“res”) cosas? Efectivamente, la realidad “se construye” desde el sujeto, porque es el sujeto quien la “realiza”, quien la “hace real” o le “da realidad” (existencia) con su pensamiento. El niño concluye: “si comprendes que no hay cuchara, entonces no es la cuchara sino tu mismo el que se dobla”. Recordad esta lección, porque volveremos de nuevo a ella cuando hablemos de un filósofo llamado Immanuel Kant y de su famoso “giro copernicano en el conocimiento”. Podéis consultar algo más sobre la película que os sugerimos en estos dos enlaces, en los que se hace un análisis completo de la obra y se ofrecen algunas claves para su comprensión.

Análisis de “THE MATRIX” (primera parte)

Análisis de “THE MATRIX” (segunda parte)

eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond