La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Aunque resulta un poco difícil ejemplificar la complejidad de la llamada “ética del discurso” o “ética dialógica“, vamos a intentarlo a partir de la película “Cadena de Favores”  (Warner Bros 2000) de Mimi Leder, una más que interesante reflexión sobre el concepto comunitario de convivencia, en la que un niño nos ofrece la mejor forma de organizarnos conforme a una sencilla pero valiosa idea útil. El trasfondo de la película, además, muestra la necesidad del diálogo entre seres humanos como forma de mejora de las relaciones sociales, a la par que nos ofrece una simple argumentación que permite el contacto entre los distintos intereses particulares para llegar a un acuerdo en el que todos obtengan un beneficio, que es a la par beneficio propio y colectivo.

Os recuerdo que fue Jürgen Habermas (1929-), filósofo perteneciente a la llamada “segunda generación” de la Escuela de Fráncfort, el autor que más profundamente trabajó esta idea de ética dialógica. En su conocido ensayo “Teoría de la acción comunicativa” sienta las bases de un nuevo modo de entender la ética formal, al estilo kantiano. Pero si en Immanuel Kant la fundamentación de la norma moral viene marcada por la razón práctica (que es la que determina la voluntad y mueve a la acción, y que es siempre individual, “monológica”), en Habermas esta fundamentación de la norma moral debe regirse por el diálogo, ha de ser “dialógica“: debe apoyarse en la “razón discursiva”, “comunicativa”, y no resignarse a ser una mera razón “instrumental”. Se trata por tanto de una ética formal y procedimental a un tiempo: no se trataría de un simple “pacto estratégico”, donde los interlocutores se instrumentalizan para alcanzar metas individuales, sino de un “consenso” o “acuerdo comunicativo” que es el resultado de un diálogo en el que todos los participantes  se tienen por interlocutores igualmente capacitados.

El objetivo final en Habermas es consolidar una moral que parta de este consenso en una “situación ideal de diálogo”. Esta situación de diálogo debe de cumplir una serie de requisitos: todos los afectados por una misma norma deben participar en su discusión; todos los participantes deben tener los mismos derechos y las mismas oportunidades de argumentar y defender sus posturas; no puede existir coacción de ningún tipo y todos los participantes deben intervenir en el diálogo teniendo como finalidad el entendimiento. Se consolidan así los dos principios básicos de la ética discursiva: el “principio de universalización” (que se corresponde con el imperativo kantiano de la universalidad: “la norma será válida cuando todos los afectados acepten libremente sus consecuencias”); y el “principio de la ética del discurso” (que se corresponde con la autonomía kantiana: “solo pueden pretender validez las normas que encuentran aceptación por parte de todos los afectados o participantes en el discurso”).

¿Qué pasaría si yo ayudara a otras tres personas? Tendría que ser algo importante para estas personas, algo que no pudieran hacer por sí mismos y que yo les ayudaría a solucionar sin esperar nada a cambio y sin recibir ninguna gratificación por ello. ¿Qué pasaría si cada una de esas tres personas ayudara a su vez a otras tres personas? ¿Qué pasaría si se siguiese una cadena a partir de una única acción altruista, desinteresada? Este es el punto de partida de la película que os ofrezco, en tres interesantes vídeos, en los que un profesor plantea un trabajo a sus chicos de séptimo, un joven tiene una idea, y se inicia una “cadena de favores” que permite cambiar el mundo (el tercero de los vídeos, que podéis encontrar en este enlace, es en realidad un resumen de toda la película, que podéis saltaros si tenéis intención de verla y disfrutarla en su totalidad).

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1567  veces

Add A Comment


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond