La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Archive for Enero, 2012

¡Empieza la cuenta atrás!

Posted by albertofilosofia under General

Una de futbol para amenizar a los, presumo, muchos fanáticos del deporte rey que siguen este blog, ahora que estamos a tan solo cuatro meses del arranque de la esperada EURO 2012, que tendrá lugar en Polonia y Ucrania a finales de la próxima primavera, cuando el clima en ambos países sea más propicio para la práctica de actividades deportivas (porque ahora mismo en Varsovia estamos a unos refrescantes doce grados bajo cero, y ni siquiera se ha hecho de noche… y de Kiev ya ni hablamos).

Acabo de regresar de la esperadísima (y gélida) inauguración del Narodowe Stadium de Varsovia, acontecimiento que tenía que haberse producido hace unos meses con un interesantísimo Polonia-Alemania como colofón del evento, pero que ha ido retrasándose por problemas técnicos hasta la fecha de hoy (y la fiesta llevaba toda la semana en el alero por problemas burocráticos, hasta que ayer mismo por la tarde llegó el esperado permiso de apertura por parte de las autoridades locales, anunciado a bombo y platillo por los medios de comunicación de todo el país) con una jornada de puertas abiertas, un concierto multitudinario con el grupo de rock Voo Voo como cabeza de cartel (que por cierto actuaron acompañados de un grupo ucraniano, todo un detalle de la organización) y los inevitables fuegos artificiales, que tanto gustan por aquí, para cerrar el acto.

He de decir que el estadio nacional, cuya construcción hemos podido seguir los residentes en la capital durante los últimos dos años paso a paso (es decir, como en el vídeo que os muestro al principio, pero un poco más lentamente), es sencillamente majestuoso, tanto por fuera como por dentro. Cualquier buen aficionado a la arquitectura es consciente de la dificultad de edificar estas enormes moles de hormigón y acero, cuyo diseño se ha ido sofisticando a medida que las capacidades tecnológicas han permitido hacer efectivos los sueños locos de sus creadores: antes de Pekin 2008 parecía impensable, pero ahora todos estos grandes espacios deportivos se diseñan con una audacia tal que permite formas y estructuras verdaderamente sorprendentes.

Y para muestra un botón: aquí tenéis, también acelerados, los procesos de construcción de los otros tres estadios polacos, el impresionante GPE Stadium w Gdańsku (Estadio GPE de Gdansk), el desmesurado Stadium Miejski Poznań (Estadio Municipal de Poznan) y el sorprendente Nowy Stadium we Wrocławiu (Nuevo estadio de Wrocluaw). Podéis teclear sobre el nombre en español para ver los vídeos, que espero que os gusten tanto como a mi (me encantan estas reconstrucciones a cámara rápida, qué le voy a hacer) y sobre el nombre en polaco para acceder a su página web oficial.

De todos ellos, el más espectacular es sin duda el Estadio Nacional, en el que se celebrará la inauguración de la Euro y una de las semifinales (para ver ganar a nuestro equipo nacional la tercera Eurocopa, segunda consecutiva, tendremos que desplazarnos a Kiev) y que preside la ciudad desde hace unos meses con su grandilocuencia y colorido, pues se alza desde el lado oeste sobre el río Vístula y está decorado en un radiante blanco y rojo, los colores nacionales, que se iluminan por la noche para servir de faro a toda la ciudad. Pero mi debilidad personal es el estadio de Gdansk, en el que por cierto nos toca competir la primera fase: es un regalo para todos los españoles, que tendremos la oportunidad de visitar Gdansk, una de las ciudades más hermosas en las que estado jamás, y su estadio es una especie de OVNI aterrizado en medio de ninguna parte, que reluce al sol con sus colores dorados (imitación de una piedra de ámbar, el negocio local más próspero, ahora que los famosísimos astilleros están en horas bajas).

Y hablando de astilleros, un aviso para navegantes: el municipio decidió hace años deshacerse de las enormes y horribles grúas que dominaban la bahía de Gdansk y las vendieron por cuatro duros a empresas privadas…y unos años después se han dado cuenta de que son un símbolo ineludible de la ciudad y las están tratando de recuperar una a una, por supuesto a precios muy elevados. Lo digo porque, ahora que en Asturias parece que el carbón tampoco tiene mucho futuro, a ver si vamos a empezar a regalar los castilletes de las minas para luego darnos cuenta de que esos enormes y horribles símbolos son parte de nuestra identidad… ahora y por siempre.

eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond