La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Comienza el curso en la asignatura de “Educación ético cívica” con un repaso a dos ideas fundamentales: la idea de “persona” y la idea de “identidad”, que nos permitirán conforman el concepto más amplio de “identidad personal” que da título a nuestra primera unidad didáctica. Y para desarrollar ambos términos os sugiero tres artículos publicados con anterioridad en este blog sobre esta misma temática (que podéis encontrar al final del artículo), además de un enlace a los apuntes de la unidad y la presentación en powerpoint que estamos trabajando en el aula. Os ilustro el arranque del artículo con una escena de la obra de teatro “Akrópolis” de Stanisław Wyspiański, en la adaptación del director de teatro polaco Jerzy Grotowski. ¿Reconocéis la obra que se representa? ¿Reconocéis a los personajes a través de sus ”máscaras faciales”? ¿Os recuerda la obra algún hecho más cercano en el tiempo?

unidad 1: LA IDENTIDAD PERSONAL (doc pdf)

El primero de los artículos nos introduce en el concepto de “persona” en su acepción clásica, grecorromana, como concepto ligado al escenario teatral, que se nos presenta como un símil para la propia vida, en la que cada uno de nosotros portamos una “máscara”, que es la que revela nuestro “personaje” (nuestra “personalidad”), al estilo del protagonista de la película “El mercader de Venecia” (Spice Factory 2004) de Michael Radford, a partir del relato universal de William Shakespeare. Y para desmitificar un poco el teatro griego, lo comparamos con una práctica más cercana, las representaciones teatrales con guiñoles, que nos resultarán más cercanas y fáciles de comprender.

Nuestro segundo artículo remite de nuevo a la idea de “persona” al establecer una comparativa entre su acepción clásica y su significado en época moderna, que designa a todo “ser humano” en tanto que es “sujeto de derechos”. Para apreciar esta comparativa, echamos mano de dos viejos mitos bien conocidos que nos sirven para ejemplificar la idea de “libertad”, indisociablemente unida a la idea de persona, tal como la ven los antiguos y los modernos: el primero de ellos se basa en el relato “Odisea” de Homero (proponemos aquí la adaptación de Andrei Konchalovsky para televisión titulada precisamente “La Odisea (TV)” (Zoetrope 1997); la segunda es la enigmática figura de “Fausto” propuesta por Johann Wolfgang von Goethe a partir de una vieja leyenda germánica, recogida aquí por el maestro F.W. Murnau en su obra “Fausto” (UFA 1926).

Decía José Ortega y Gasset, que “yo soy yo”, pero también soy “mi circunstancia”. Por eso nuestro tercer artículo trata de desarrollar la idea de “identidad” en relación a los demás, pues la identidad, como la “libertad”, no puede ser entendida al margen de los otros, que nos ayudan a conformarla. Para ejemplo, sirva esta magnífica metáfora sobre la incomunicación de Antonio Mercero en su memorable película para televisión “La cabina” (TVE 1974). También hacemos un repaso al concepto de “niños salvajes”, que comentaremos en el aula, a partir de uno de los casos más renombrados, el del niño Víctor de Aveyron, y de los desvelos del doctor Jean Marc Gaspard Itard por tratar de introducirlo en la sociedad, un acontecimiento que ha recogido el director francés François Truffaut en su obra “El pequeño salvaje” (Carrosse 1969).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

EN EL PRINCIPIO FUE LA MÁSCARA

La idea de persona desde la perspectiva clásica: la mascara revela al personaje y su personalidad.

MÁSCARA, IDENTIDAD, SUJETO

La idea de libertad a partir de dos mitos clásicos, uno antiguo (Odiseo) y otro moderno (Fausto).

EN TORNO AL CONCEPTO DE IDENTIDAD

La idea de identidad como proceso de individuación y como proceso de socialización.

Esta película necesita Flash Player 7

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1108  veces

Add A Comment


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond