La casa de Elrond

UN LUGAR DE ENCUENTRO PARA AMANTES DE LA SABIDURIA

Para rematar nuestro curso escolar, y en vista de que tenemos muy próximo el examen definitivo de la materia, os propongo una serie de actividades para terminar con buen pie completando vuestros conocimientos sobre la “idea de globalización”. Os recuerdo además que este será nuestro último examen oficial del curso, pero no por ello supone el fin de nuestra tarea: aún tenemos que completar nuestro trabajo con las ONG´s “Ecuastur” y “Asturianos Sin Fronteras” y rematar nuestra actividad solidaria enviando el dinero recaudado a nuestros respectivos “centro espejo” en Ecuador (y recordad que aún queda pendiente una videoconferencia con “Jóvenes trabajando para el futuro” del Colegio Técnico Rubén Cevallos y con “Selva Viva Monte” de la Unidad Educativa Bilingüe Xavier Tarquina). Y para abrir boca, en primer lugar, os propongo un acercamiento a la figura del economista recientemente fallecido José Luis Sampedro a través de esta interesante entrevista en el programa “Salvados,” (El Terrat-La Sexta) conducida por el insigne Jordi Évole (también incluimos una pequeña semblanza de nuestro personaje al final del artículo, a modo de homenaje a este incansable luchador por los derechos ciudadanos).

En segundo lugar, os recomiendo un interesante artículo previo ya publicado en el blog para comprender mejor que significa esto de la globalización: partimos de la sugerente “Historia de un lápiz” que nos sugiere el economista Milton Friedman, y a partir de la cual nosotros profundizamos un poco más en los “pros” y los “contras” de la globalización de la mano de la “alternativa del caracol”, un interesante comentario extraído de la revista “Filosofía hoy” (Globus). Sin duda, la globalización resulta muy positiva si apreciamos en ella sus bondades: el desarrollo de los “medios de transporte” y el uso de las “nuevas tecnologías” aplicadas a los “medios de comunicación” y los notables “avances científicos” (especialmente en el mundo de la medicina) además de su capacidad para difundir “modelos democráticos” y “Derechos Humanos” por todo el planeta. Pero convendría señalar aquí algunos de los inconvenientes que nos plantea la globalización: la creciente amenaza del “terrorismo internacional”, el deterioro del “medio ambiente”, la desigual “distribución de la riqueza”, el excesivo “gasto en armamento” y el inevitable “crecimiento poblacional” (que suele ir unido a la propagación de enfermedades infecciosas), serían algunos de los aspectos negativos de la integración mundial.

Y para muestra de lo que acabamos de decir, un notable ejemplo. Al final del artículo os incluyo un excelente documental alemán en el que merece la pena detenerse: nos referimos a “Coltán: comercio sangriento”, que hemos tenido ocasión de ver recientemente en el canal de televisión “Odisea”, y que nos acerca a la realidad de la República Democrática del Congo, que por una de esas cosas del destino acumula el 80% de las reservas de coltán (abreviatura de “columbita” [(Fe, Mn) Nb2O6] y “tantalita” [(Fe, Mn) Ta2O6]) un mineral óxido que ha pasado de ser considerado una simple curiosidad mineralógica a convertirse en crucial para el avance tecnológico debido a sus nuevas aplicaciones, pues hoy en día, es utilizado en casi la totalidad de dispositivos electrónicos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, videoconsolas, ordenadores portátiles, PDA, MP3, MP4… El problema es que, puesto que este es recurso mineral no renovable, su extracción a provocado una guerra totalmente olvidada que desde 1998 ha acabado con la vida de más de 5,5 millones de personas (lo que supone el mayor número de víctimas desde la Segunda Guerra Mundial), además de 1,5 millones de personas desplazadas en el interior del propio país. Y mientras, Occidente mira hacia otro lado y se aprovecha de la inestable situación que existe en el país para negociar con el estratégico mineral que permite su elevado y sofisticado modo de vida.

José Luis Sampedro Sáez (Barcelona 1917-Madrid, 2013) escritor, humanista y economista español que abogó por una economía “más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos”. Luchador infatigable desde joven, movilizado durante la Guerra Civil Española (donde llegó a combatir en ambos bandos), cursa estudios universitarios de Ciencias Económicas (Premio Extraordinario 1947 de la Universidad Complutense de Madrid), terminará por convertirse en catedrático de Estructura Económica en esta misma universidad. En paralelo a su actividad profesional como economista, publica diversas novelas, entre las que destacan “El río que nos lleva”, “La sonrisa etrusca” o “La vieja sirena”. Nombrado miembro de la Real Academia Española en 1990, ejerce tras su jubilación como humanista crítico acerca de la decadencia moral y social de Occidente, del neoliberalismo y las brutalidades del capitalismo salvaje (a destacar sus obras “Las fuerzas económicas de nuestro tiempo”, “El mercado y la globalización” y “Sobre política, mercado y convivencia”, además del conocido prólogo a la edición española del libro “¡Indignaos!”, de Stéphane Hessel). En su haber la Orden de las Artes y las Letras de España (2010) o el Premio Nacional de las Letras (2011), entre otros muchos reconocimientos, además del aprecio de todos aquellos que le conocieron y disfrutaron de su lucidez y sentido del deber. Requiescat in pace.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LA ALTERNATIVA DEL CARACOL

Un repaso a los distintos tipos de globalización y a los movimientos antiglobalización

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  653  veces

Add A Comment


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


eBlog | Login
Subscribe to La casa de Elrond