Haz lo que debas

16 07 2007

En previsión de que el tiempo no iba a mejorar, y comprobando que la sucesión de días idénticos empezaba a resultar demasiado aburrida, decidí apuntarme a un curso sobre el problema del Racismo, la xenofobia y la inmigración. Son temas que aparecen con frecuencia en los materiales para la asignatura de Ética, y también en la futura EpC, por lo que no está de más ponerse al día sobre estos asuntos.

En primer lugar asistí a una conferencia sobre el “Mito de la raza”, que consiste en creer que hay diferentes razas inmutables organizadas de forma jerárquica. Por lo que parece, aunque en el XIX personajes tan ilustres como Hume o Kant (entre otros muchos) estaban a favor de considerar a los negros como una raza inferior, hoy en día esto ya no se sostiene desde el punto de vista genético. En principio, porque todo el género humano procede de África (siendo las variaciones externas simples adaptaciones al medio), y en segundo término porque no hay genes que puedan establecer diferencias significativas entre poblaciones de distinto color de piel, ya que todas ellas comparten el 80% de la variación genética humana.

A continuación visionamos la película Do the right thing (Haz lo que debas) de Spike Lee. El ritmo del film puede resultar un tanto monótono porque algunas escenas son reiterativas, como si los acontecimientos formaran una especie de espiral que rueda con más fuerza a medida que avanza la acción. Narra la historia de Mookie, un joven poco dado a trabajar que está empleado de repartidor en una pizzería italiana de Brooklyn. En su barrio conviven grupos de diferente etnia y nacionalidad: italianos, coreanos, latino americanos y negros americanos. Todos ellos deben encontrar el modo de sobrellevar las fricciones motivadas por los estereotipos, los prejuicios o simplemente el temor a lo desconocido.

Sin embargo, el capricho en apariencia pueril de un personaje, que se empeña en que en la pizzería de Sal haya fotografías de famosos negros, desencadenará trágicos acontecimientos que destrozarán completamente el restaurante. Mookie, a quien su jefe había tratado con amplia condescendencia, termina lanzando un contenedor de basura al escaparate de la pizzería, provocando así una rebelión encarnizada contra “los blancos”. ¿Es ese hecho una defensa legítima o se dejó llevar por la furia? ¿Tiene la culpa el pizzero de semejante trifulca? ¿Cómo se podía haber evitado la pelea? Cuando la violencia se masca en el ambiente, la menor excusa la puede encender.

Parece que el curso será interesante.

P.D.: En la escena se ve al personaje de Mookie en debate dialéctico con el hijo mayor del pizzero, que es abiertamente racista. A continuación viene una serie de estereotipos a toda velocidad. Perdón por los exabruptos, pero la escena es algo cruda y no tengo a mano el “píiiiiiii” de la censura.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1745  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image