Si vis pacem

18 03 2008

En vista de los últimos comentarios surgidos a raíz del artículo sobre Johnny cogió su fusil, creo que el tema de la guerra, junto con el de la violencia, podría ser retomado para reflexionar sobre él en estos días de asueto.

Los filósofos del siglo XX han tratado con amplísimo detalle el tema de la guerra, especialmente porque sufrieron, entre otras, dos guerras mundiales. Desafortunadamente, nunca da tiempo a estudiarlos en la asignatura de 2º, así que la única solución que se me ocurre es citarlos en la Filosofía I. Por ejemplo, tomemos el caso del filósofo italiano Gianni Vattimo, quien sostiene, desde una perspectiva de corte postmoderno, que la filosofía debe consistir en un pensamiento débil, alejado del endiosamiento típico de la metafísica clásica. Ese pensamiento debe reflexionar sobre lo que los antiguos han dicho a lo largo de la historia, respetando sus diferencias. Ahora bien, ¿entender lo que se ha pensado con anterioridad implica aceptarlo sin más, o es posible combinar el respeto con cierta capacidad de crítica?

En esta línea, autores como Walter Benjamin no han dudado en posicionarse a la hora de juzgar el pasado. Así, Benjamin escribió lo siguiente mientras huía de la Alemania nazi: Hay un cuadro de Klee titulado Angelus Novus. En él se ve a un ángel que tiene aspecto de alejarse de algo sobre lo cual clava la mirada. Tiene los ojos desencajados, la boca abierta y las alas extendidas. Tal debe ser el aspecto que presente el Ángel de la Historia. Su rostro está vuelto hacia el pasado. En lo que para nosotros aparece como una secuencia de acontecimientos, él ve una catástrofe única, que acumula sin cesar ruina sobre ruina y se las arroja a sus pies. El Ángel quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero una tempestad desciende desde el Paraíso, arremolina en sus alas y el Ángel no puede plegarlas de nuevo. Esta tempestad lo arrastra inevitablemente hacia el futuro, al cual vuelve las espaldas, mientras el cúmulo de ruinas, frente a él, sube al cielo. Tal tempestad es lo que llamamos Progreso. Obra: Tesis sobre la Filosofía de la historia.

A este respecto, el filósofo español Reyes Mate publicó en un artículo periodístico lo siguiente: El día que la generación presente reconozca que lo que tiene se lo debe a unos antepasados que hacían historia con la lógica que denuncia el ángel, ese día pondremos en la bandera un crespón y haremos política reconociendo que estamos obligados al duelo por los aplastados sobre los que ha crecido nuestro bienestar.

¡Qué escalofriante pensar que la historia se escribe sobre las lápidas de las víctimas! No sé hasta qué punto las citas latinas, del gusto de Tuckel (Si vis pacem, para bellum), son un ejemplo a seguir, dada su clara actitud bélica (no en vano, los romanos formaron uno de los grandes imperios de la historia). Se me viene a la memoria aquella otra de Qui non est mecum, contra me est (Quien no está conmigo, está contra mí). Me parece un tanto corta de miras, ¿acaso no existen los matices ni las posturas intermedias?

Video sobre el texto de Benjamin hallado en La audacia de Aquiles:

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2440  veces


Acciones

Informaciones

9 Comentarios a “Si vis pacem”

19 03 2008
Tuckel 1ºA NOCT. (11:41:05) :

mi postura, por mucho que pueda parecer no es belicista, solo que creo que es una realidad desde que el hombre se da cuenta que necesita una seguridad y esa seguridad se la da el ejército. esa fuerza no tiene porque ser mala, depnde de quien la use y con que fines.por ejemplo nuestro caso, en tiempos del cuadillo la mayoría de los cuarteles estaban concentrados en zonas de gran población y/o importantes ciudades, para intimidar por supuesto, el ejército era uno de los pilares del régimen. en la actualidad esos mastodónticos cuarteles no existen y las tropas están distribuidades estratégicamente para una eventual defensa de España de un ataque exterior y no para coartar la población. Además de que nuestro ejército cuenta de grna prestigio internacional por las mýultiples tareas humanitarias y de paz realizadas, no solo por las potencias aliadas (OTAN, ETC) si no también por la población de los países donde desarrollan sus misiones.
Además tal como está el escenario internacional, hay que estar preparado para todo, sin caer en una carrera armamentística como la de la 1ª guerra mundial. La cita del gran Julio César ( gran si es uno de los 3 tótmens de las academias militares con Alejandro Magno y Napoleón), en su momento tendría su carga belicista, pero hoy no la interpreto así: si quieres la paz muy bien, pero tienes que estar preparado para DEFENDER esa paz, porque tu quieras la paz no significa que ese sea el objetivo de tus vecinos o enemigos, en ocasiones la paz debe de imponerse por la fuerza, aunque la fuerza debe de contemplarse como último recurso y utilizarla con raciocinio.

19 03 2008
Tuckel 1ºA NOCT. (11:44:26) :

por cierto, se me olvidaba, quien no está conmigo…, pues claro que es corta de miras, con esa postura lo que puedes conseguir es tener más contra tí al meter esa presión no dejas salidas, la fuerza que pretendes hacer se vuelve contra tí.

19 03 2008
Conchi (13:42:57) :

Muy interesantes los comentarios, Tuckel. Tendríamos que repensar más esa teoría de que la paz debe imponerse por la fuerza. ¿Qué problema sería ese que debe ser remediado con la “paz”? ¿Qué entendemos por paz? ¿Cuándo se puede decir que un conflicto armado está justificado? ¿Es por eso mejor? ¿Quién conoce toda la verdad como para poder enjuiciar uno de estos episodios? ¿Hay buenos y malos como en las películas del Oeste?

19 03 2008
Tuckel 1ºA NOCT. (16:18:27) :

aunque sea triste si hay casos que la paz debe imponerse por la fuerza, aunque afortunadamente no en todos. antes de utilizar la fuerza se deben de emplear con la máxima eficacia posible todos los instrumentos políticos, económicos, sociales y diplomálicos.
se pueden poner ejemplos : en el Líbano hay grupusculos que no quieren la paz y atentan indiscriminadamente en un país de por si ya devastado por la guerra con Israel, se procede a una operación de imposición de la paz, según mandato de la ONU.
en Kosovo, zonas de población serbia atacados por los albanokosovares, la paz se debe de imponer por la fuerza.
y aí muchos ejemplo más, aunque no debemos confundir e intentar extrapolar esto a España con el problema de ETA, la situación de nuestro país es distinta.
también hay que entender que la fuerza no se refiere a fuerza letal, dicho en plata pegar tiros al tuntún, los soldados van armados para defender los civiles y repeler posibles ataques no atacar ellos.
la única forma de defender un conflicto armado es la legítima defensa, no confundir con ataque preventivo del señor Bush, bueno más que defender, entender. Cualquier conflicto armado es malo, es una perdida de vidas humanas y un gasto económico y de recursos que se podráin emplear para mejorar la vida y no causar muerte, por eso se debe contemplar como ultimísima opción.
hay buenos, malos, regulares, a rayas…lo dificil es clasificarlos

20 03 2008
Conchi (10:30:50) :

Bien, Tuckel, has precisado correctamente. Estoy de acuerdo en eso que comentas de que hay que estar preparado para defenderse. La prudencia, como ya dijo Aristóteles, es una gran virtud.

Me recuerda a los tiempos en los que entrenaba kárate. Ha llovido tanto…

24 03 2008
Marcos Santos Gómez (22:11:20) :

Soy Marcos, lector de este blog que en este post aborda un tema que me apasiona. Yo tengo otro blog en el que también a veces lo he tratado. Lo primero, gracias por estar ahí. ¡Qué bueno usar internet para, contra corriente, hacer filosofía!
Tan solo deseo formular algunas cuestiones que me parecen inquietantes sobre las relaciones entre la paz y la guerra. Me pregunto, ¿Qué clase de paz puede ser preparada por la guerra? ¿Una paz defendida y parida por la guerra? O sea, un bienestar armonioso que presupone el agitado mar de fondo de la violencia. Y así es, en efecto, nuestra paz. A algo parecido apuntaba Horkheimer cuando señalaba la macabra herencia sobre la que se cimenta nuestra civilización, o el texto de Benjamin que citas. Es bueno no perder de vista que, en efecto, nuestra paz implica una violencia soterrada que se da en numerosos niveles de la sociedad: La paz de nuestros hogares en los que habitan la culpa y las chabolas; la premiada victoria en las olimpiadas generadora de fracasos (no todos llegan a la meta los primeros); la espiritualidad postmoderna y la paz interior de quienes hacen oídos sordos al clamor de los que sufren las guerras que sustentan el bienestar que nos permite vivir en paz. Ciertamente, en nuestro mundo, es imposible eludir la guerra, ni siquiera para vivir en paz… Un mundo extraño el que necesita de la guerra para la paz, sí señor.
Un fuerte abrazo y ánimo con el blog.
Marcos Santos
http://educayfilosofa.blogspot.com

24 03 2008
Conchi (22:59:30) :

Gracias al profesor Marcos Santos por sus palabras. ¡Ah!, Granada, qué bonita ciudad. Me alegra que te haya interesado el tema del artículo, es crudo pero lo tenemos siempre delante, sólo es necesario pararse a pensar un poco.

También agradezco los comentarios de Tuckel, ya que están muy bien argumentados. Con comentarios así da gusto…, son los que le dan la sal a los artículos.

Saludos y buen regreso a las aulas.

25 03 2008
Tuckel 1ºA NOCT. (01:02:15) :

como curiosidad:

El antiguo adagio latino «SI VIS PACEM, PARA BELLUM», que podemos traducir como «Si quieres la paz, prepárate para la guerra», proviene de un antiguo texto romano, Epitoma rei militaris, escrito por Flavio Vegecio (a fines del siglo IV de nuestra era).

«Igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum; qui victoriam cupit, milites imbuat diligenter; qui secundos optat eventus, dimicet arte, non casu. Nemo provocare, nemo audet offendere, quem intellegit superiorem esse pugnaturum»

——————–

Traducción: «Así pues, el que desee la paz, que se prepare para la guerra. Quien quiera conseguir la victoria, que entrene a sus soldados con diligencia. Quien aspire al éxito que luche con estrategia, y no lo deje al azar. Nadie se atreve a provocar u ofender a quien ve como superior en el combate».

(Flavius Vegetius Renatus, Epitoma rei militaris, 3. Praef.)

27 03 2008
Conchi (23:33:33) :

Me recuerdas a los tiempos en los que estudiaba latín. Aún recuerdo el principio de las Catilinarias: Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

Y el del librito de griego, con el “tó plóion éstin en Bizantío, en de Bizantío ho Egéstratos báinein eis tó plóion”.

Parece que fue en otra vida. Qué cosas.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image