El despliegue de la Razón

1 04 2008

Después de varios meses estudiando Historia de la Filosofía, parece este un momento adecuado para que los estudiantes puedan reflexionar sobre los conocimientos que están adquiriendo en esta asignatura. Quizás alguien haya descubierto que algunas de sus creencias y opiniones personales tienen un origen más remoto de lo que pudo nunca haber imaginado. O quizás alguien sienta que los únicos conocimientos que se deben estudiar son los últimos avances de la ciencia, esos que tienen vigencia en la actualidad. (Siempre que se considere que los logros anteriores de la humanidad no continuan latentes bajo las innovaciones más prometedoras).

Para iniciar la reflexión, tomaremos un texto de un idealista alemán posterior a Kant, Wilhem Hegel, quien nos habla de cómo entiende él la Historia de la Filosofía:

La historia de la Filosofía despliega ante nosotros la serie de nobles espíritus, la galería de héroes que, sostenidos por la fuerza de la razón, han sabido penetrar en la esencia de las cosas, del hombre y de Dios, y que han ido acumulando para nosotros el más grande de los tesoros, que es el conocimiento racional. Este tesoro, que nosotros queremos compartir, constituye la Filosofía en general, y su génesis es lo que hemos de aprender y comprender en estas lecciones.

         (…) De la misma forma que en las artes de la vida externa, la gran masa de recursos y aptitudes, de instituciones y hábitos de convivencia social y política, son el resultado de las reflexiones, la inventiva, las necesidades, la pena y la dicha, el ingenio, la voluntad y la creación anteriores a nuestro tiempo, lo que hoy somos en la ciencia, especialmente, en la filosofía, lo debemos también a la tradición, la cual se desliza a través de todo lo que es perecedero, y, como una cadena sagrada, hace llegar a nosotros lo que las anteriores generaciones han creado.

         Pero esta tradición no se dedica solamente a guardar lo recibido, sino que es una corriente viva. Heredar la tradición consiste a la vez en recibir la herencia y en trabajarla. Este patrimonio es como una materia prima que el espíritu se encarga de transformar y enriquecer.

         En esta peculiar acción creadora, que consiste en tomar como premisa un mundo espiritual existente para transformarlo al asimilarlo, va implícito que nuestra filosofía sólo puede cobrar existencia en relación con la que la precede y como resultado necesario de ella. Es decir, el curso de la historia no nos revela el devenir de cosas extrañas a nosotros, sino nuestro propio devenir, el de nuestra propia ciencia filosófica.

                 (…) Es menester que comprendamos que esta variedad entre las muchas filosofías no sólo no perjudica a la filosofía misma, sino que por el contrario, es, y ha sido siempre, algo sencillamente necesario para la existencia de la propia ciencia filosófica, algo esencial a ella. (…) La historia de la filosofía no es tampoco un desfile de pensadores, dedicados a cavilar cada cual por su parte y de un modo arbitrario, sino que, en el movimiento del espíritu pensante, hay una trayectoria sustancial, una cohesión, un hilo racional. (…) Sólo merece el nombre de ciencia una historia de la filosofía concebida como un sistema de evolución de la Idea, como una sucesión de fenómenos que brotan de la razón, fenómenos que tienen por contenido y descubren lo que la razón es. (…)

         Hasta aquí ha llegado el espíritu del mundo, cada fase ha encontrado su forma propia en el verdadero sistema de la filosofía: nada se ha perdido, todos los principios se han conservado, en cuanto que la última filosofía es la totalidad de las formas. Esta filosofía es el resultado de los esfuerzos del espíritu a lo largo de dos mil quinientos años del más serio de los trabajos, llegar a conocerse a sí mismo.

         Esta labor del espíritu humano en el pensamiento interior discurre paralelamente con todas las formas de la realidad; esto explica por qué ninguna filosofía va más allá de su propio tiempo.

         La filosofía última contiene, por tanto, a las anteriores, asume dentro de sí todas las fases precedentes, es el producto y el resultado de todas las que la antecedieron.

HEGEL: Lecciones sobre la Historia de la Filosofía.

Os propongo responder a las siguientes cuestiones o reflexionar en general sobre el tema propuesto (se tendrá en cuenta para la nota de esta evaluación):

  1. Según postula Hegel, ¿quiénes aparecen en la Historia de la Filosofía y qué han hecho?
  2. ¿Qué le debemos a la tradición? ¿En qué consiste heredar la tradición?
  3. ¿Es la historia de la filosofía un desfile de pensadores aislados? ¿Por qué?
  4. ¿De qué es resultado la última filosofía? ¿Puede una filosofía ir más allá de su tiempo? ¿Por qué?

Para quienes se hayan atrevido a llegar hasta aquí, dejo un video más pícaro y políticamente incorrecto sobre la misma temática:

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1437  veces


Acciones

Informaciones

4 Comentarios a “El despliegue de la Razón”

2 04 2008
HENRUSHI (01:16:33) :

Muy apreciada.

El desarrollo de tu trabajo y reflexiones en tu blog, tanto como en algunos otros sitios, halagan la filosofía, la hacen más práctica y viva para su estudio y entendimiento a quienes poco entramos en los escritos originales. FELICIDADES Y ÁNIMO.

Por cierto, cómo puedo contactarte en algunos de tus correos. Retomar tus presentaciones originales, siempre son de mucha ayuda.

Un saludo grande desde Baja California, México.
Enrique.

2 04 2008
Conchi (11:05:19) :

Henrushi, los datos están en la sección “Acerca del blog“.

Saludos.

11 04 2008
claudia (11:58:04) :

despues de leer el texto aqui expuesto me a hecho pensar en la importancia de la filosofia la fisica y demas ciencias desde sus comienzos y al igual que la opinion del autor del texto pienso ue es necesario conocer los origenes de las ciencias pues en contra de lo que mucha gente pueda pensar toda ciencia funciona como una “cadena” es decir para llegar a los conocimientos que tenemos hoy en dia , antes alguien se tubo que para a enpezar a inbestigar en el caso de la fisica y a exponer sus teorias o pensamientos en el caso de la filosofia y hoy en sia es algo que se sique haciendo y se seguira haciendo por muchos siglos y seguramente que muchas de las teorias que nosotros consideramos ciertas hoy mañana no las consideraran de igual modo.

11 04 2008
Conchi (12:13:22) :

Muy bien, Claudia. Tienes mucha razón, se hace necesario conocer cómo ha avanzado la razón humana a lo largo de la historia para así poder conocernos mejor a nosotros mismos, y saber de dónde proviene nuestra forma de entender el mundo.

Saludos.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image