Al tajo con alegría

7 04 2008

¡Hay que ver qué alegría derrochan estos enanitos! Eso sí que es trabajar con gusto. Esta semana entraremos en profundidad en la unidad que trata sobre el Trabajo y la tecnología. Seguramente se producirán comentarios interesantes al realizar las actividades previstas, ya que muchos de vosotros trabajáis, así que podréis argumentar con un buen conocimiento práctico de la materia.

Tenemos un gran número de temas que han quedado planteados la semana pasada, como por ejemplo si se debe vivir para trabajar o trabajar para vivir. ¿Es posible disfrutar trabajando o es un privilegio de unos pocos? ¿Qué ocurre cuando se tiene miedo a perder un trabajo que nos satisface? ¿Y cuando se deben sacrificar aspectos de la vida personal por conseguir o mantener un empleo? ¿Merece la pena luchar para conseguir el trabajo soñado? ¿Cuánto estaríais dispuestos (o dispuestas) a sacrificar por él?

Se aceptan todo tipo de comentarios tratando temáticas laborales que sean de interés para establecer un diálogo filosófico. Animáos a comentar, que el tema puede dar bastante juego.



Razón pura y Razón práctica

4 04 2008

Contemplando esta presentación de imágenes de Köningsberg, parece que la ciudad en la que Kant nació y vivió durante toda su vida era mucho más señorial y pizpireta en el siglo XVIII que en la actualidad. Qué se le va a hacer, son cosas que pasan con los cambios histórico-políticos.

Estas semanas hemos estado viendo la Crítica de la Razón pura de Immanuel Kant. Parece que no ha sido tan fiero el león como lo pintan, pues ya nos manejamos muy bien con los fenómenos, la sensibilidad, el entendimiento, la razón, y las formas “a priori”.

Curiosamente, aunque Kant termina descartando que la metafísica pueda seguir siendo considerada una ciencia (no como la matemática pura o la física pura, tan admiradas por él) posteriormente introduce las cuestiones del alma y la existencia de Dios en los postulados de la razón práctica.

¿Qué pudo motivar semejante cambio de rumbo? ¿Acaso había un teísmo latente en toda su crítica previa? ¿O era un deísmo ilustrado? ¿Sería un ateísmo enmascarado? Las apuestas continúan abiertas. Puede ser que Kant opinase que su crítica era demasiado feroz. Pobres lectores, después de haberse leido semejante libro, se quedaban sin sus adoradas pruebas lógicas de corte medieval. Ya se sabe que la esperanza es lo último que se pierde, y en la razón práctica se mantuvo hasta el final.

Os dejo unos cuantos recursos para ampliar información:

Vocabulario básico

Cuestionario sobre Kant

Repaso breve de la filosofía kantiana

Esta película necesita Flash Player 7



El despliegue de la Razón

1 04 2008

Después de varios meses estudiando Historia de la Filosofía, parece este un momento adecuado para que los estudiantes puedan reflexionar sobre los conocimientos que están adquiriendo en esta asignatura. Quizás alguien haya descubierto que algunas de sus creencias y opiniones personales tienen un origen más remoto de lo que pudo nunca haber imaginado. O quizás alguien sienta que los únicos conocimientos que se deben estudiar son los últimos avances de la ciencia, esos que tienen vigencia en la actualidad. (Siempre que se considere que los logros anteriores de la humanidad no continuan latentes bajo las innovaciones más prometedoras).

Para iniciar la reflexión, tomaremos un texto de un idealista alemán posterior a Kant, Wilhem Hegel, quien nos habla de cómo entiende él la Historia de la Filosofía:

La historia de la Filosofía despliega ante nosotros la serie de nobles espíritus, la galería de héroes que, sostenidos por la fuerza de la razón, han sabido penetrar en la esencia de las cosas, del hombre y de Dios, y que han ido acumulando para nosotros el más grande de los tesoros, que es el conocimiento racional. Este tesoro, que nosotros queremos compartir, constituye la Filosofía en general, y su génesis es lo que hemos de aprender y comprender en estas lecciones.

         (…) De la misma forma que en las artes de la vida externa, la gran masa de recursos y aptitudes, de instituciones y hábitos de convivencia social y política, son el resultado de las reflexiones, la inventiva, las necesidades, la pena y la dicha, el ingenio, la voluntad y la creación anteriores a nuestro tiempo, lo que hoy somos en la ciencia, especialmente, en la filosofía, lo debemos también a la tradición, la cual se desliza a través de todo lo que es perecedero, y, como una cadena sagrada, hace llegar a nosotros lo que las anteriores generaciones han creado.

         Pero esta tradición no se dedica solamente a guardar lo recibido, sino que es una corriente viva. Heredar la tradición consiste a la vez en recibir la herencia y en trabajarla. Este patrimonio es como una materia prima que el espíritu se encarga de transformar y enriquecer.

Leer más »