Un mundo ideal

26 10 2008

 

Como estamos viendo en clase, el filósofo ateniense Platón sostuvo que, más allá del mundo sensible e imperfecto que conocemos, ese mundo lleno de cosas mortales, de miserias, de transformaciones, aferrado a lo material y sensible, existe otra dimensión mucho más real: la de las Ideas. Las formas o moldes con las que se ha creado el mundo sensible son únicas, eternas e inmutables, también conocidas como formas, universales o esencias.

Ya sabéis que sólo existe una idea de caballo para todos los caballos pasados, presentes y futuros, al igual que sólo existe una idea de felicidad para todas las situaciones felices del pasado, presente y futuro. Claro que…, es mucho más fácil que nos pongamos de acuerdo acerca de qué entendemos por “caballo” que acerca de qué entendemos por “felicidad”.

Precisamente, una de las herencias que la teoría de las ideas de Platón nos legó en nuestra forma de pensar y entender el mundo, es la capacidad de pensar en ideales. Como podéis ver en esta canción de Disney, la princesa y Aladdín nos hablan de un mundo perfecto, bello, de ensueño, en el que podrían amarse sin complicaciones. Es un mundo en el que se puede volar, en el que hay libertad. (Hasta aparecen los caballos galopando, je, je). Podría pensarse que los seres humanos somos especialmente idealistas cuando nos enamoramos, como hacen los protagonistas, que están literalmente”en las nubes”.

Fijémonos ahora en las últimas palabras de la canción:

“Un mundo ideal, que compartir

que alcanzar, que contemplar,

tú junto a mí”.

Desde luego, Platón también sostenía que el mundo de las Ideas debe ser alcanzado y contemplado, a solas o en compañía, pero es un mundo inteligible, al que no se accede sobre una alfombra mágica, sino pensando, razonando, dialogando, “usando el coco”. Así, el “amor platónico” para el propio Platón, no es otra cosa que amar a las Ideas, amar el conocimiento, desear la sabiduría.

Para que reflexionemos sobre todas estas cuestiones, se proponen unas preguntas de opinión como actividad voluntaria. Hay que elegir una y responderla. (No olvidéis argumentar vuestras posturas):

1. ¿Es más feliz el que más sabe?

2.  ¿Somos más idealistas cuando nos enamoramos?

3. ¿Buscamos modelos perfectos a los que imitar o preferimos ser particulares, aún con nuestros defectos?


ANTIGUOS ARTÍCULOS SOBRE PLATÓN:Los mitos platónicos

Mujeres en la Grecia antigua

Las ideas y las cosas

El Bien es como el Sol



Tenía tanto…

18 10 2008

Esta semana terminaremos la unidad 1 y comenzaremos la unidad 2 de Ética cívica dedicada a la relación entre el mundo de la razón y el mundo del sentimiento. Dicha relación puede resumirse en la famosa frase del filósofo francés Blaise Pascal: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”. ¿Será verdad esto? ¿Podemos actuar movidos por los sentimientos aunque sepamos que es un comportamiento irracional? ¿Y al contrario, es posible actuar fríamente, con una lógica implacable, ante situaciones conmovedoras?

Hace unos años, el filósofo español José Antonio Marina publicó junto con Marisa López Penas un Diccionario de sentimientos. Sin duda, los sentimientos deberían ser más analizados, ya que nos acompañan durante toda nuestra vida. Decía J. A. Marina en una conferencia, que de poco sirve tener mucha inteligencia matemática en la vida si no se tiene la suficiente inteligencia emocional como para saber convivir con los demás y gestionar nuestros sentimientos y emociones.

Entrevista con J. A. Marina 

Os propongo la siguiente actividad voluntaria. Consiste en escuchar esta canción de Nena Daconte y tratar de identificar qué sentimiento representa. Quizás cada persona vea reflejado un sentimiento diferente, por eso hay que argumentar muy bien el sentimiento elegido, dando razones de por qué es ése y no otro. (En este foro mencionan bastantes sentimientos). Espero vuestras contribuciones.




Atenas: la pólis filosófica

5 10 2008

Una vez que hemos terminado de ver la unidad de los presocráticos, a los que nos referiremos en bastantes ocasiones, vamos a adentrarnos en la época clásica griega,  situada en el siglo V a. C. y en la ciudad-estado de Atenas.

Por sus calles caminaba descalzo Sócrates “el tábano”,  inquiriendo a los ciudadanos sobre conceptos universales como la “justicia”, el “bien” o la “belleza”. Su método filosófico y el carisma que ejercía le granjearon fama, aunque también enemistades. Uno de sus discípulos se convertiría posteriormente en uno de los grandes filósofos de la historia: Platón.

Mientras tanto, los sofistas como Protágoras y Gorgias se ganaban el sustento enseñando a los hijos de los aristócratas el arte de triunfar en la pólis por medio de la palabra. Hoy en día, el dominio de las habilidades comunicativas sigue siendo importante, no sólo para vender productos, sino para vender la propia imagen. Como muestra un botón:

Video sobre la marca personal

Se aceptan comentarios sobre Sócrates, los sofistas y su vinculación con la actualidad.


ENLACES PARA LAS ACTIVIDADES DE LA UNIDAD 2:La Pólis

Los metecos

La Boulé

Pericles

La oratoria