Anima mundi

14 11 2008


Aunque con un poco de apuro, circunstancia que provoca más de un lapsus verbal en la docente, debido a las incontables huelgas “Anti Bolonia” que arrecian últimamente, hemos podido terminar de trabajar los comentarios de texto de Platón que serán objeto de examen la semana próxima.

Uno de ellos es el famoso mito del Demiurgo, el cual conviene conocer aunque sea como elemento de cultura general. En este mito, Platón, por boca de Timeo, narra una cosmogonía en la que un Dios artesano o “Demiurgo” crea el mundo sensible, y el tiempo, a partir de una masa móvil y caótica. Ahora bien, dicho mundo, para poder ser bueno y bello, debe tener orden, es decir, debe ser racional, tener inteligencia. Por eso el Demiurgo pone la inteligencia en el alma y el alma en el mundo. Esto nos deja como resultado un mundo sensible que tiene alma. Ahí es nada.

Web que explica la cosmogonía platónica

El alma del mundo en el Diccionario de Ferrater Mora

Trabajo sobre el Demiurgo (ver páginas 17-22).

Como veremos próximamente, Aristóteles tuvo otra forma de abordar la cuestión de la vida, pues sostuvo que todos los seres vivos (animados) tienen un alma: plantas, animales y seres humanos. (Recordad que”alma” en griego se dice “psijé” y en latín “anima”).

No ocurre lo mismo con el anuncio de la Lotería de Navidad de este año, que sueña con la posibilidad de que hasta los muñecos, los cuadros y los carteles, o todo aquello que contenga o represente una figura humana, tengan vida. En definitiva, la vida es animación, así que ante la perspectiva del examen de Platón, seguid el consejo de los loteros… ¡¡animáos!!

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2360  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image