Vida nueva

4 01 2009

 

Comienza un nuevo año, y con él retornan las correcciones del examen de Aristóteles y las de los dilemas morales. Aunque aún no he terminado de corregir ambas tareas, sí que tengo alguna primera impresión que comentar. Respecto a los dilemas morales, en principio me parece que vuestras reflexiones son altamente originales, aunque os daré algunos consejos para que podáis mejorar vuestras respuestas en este tipo de ejercicios.

En cuanto al examen de Aristóteles, no he corregido suficientes respuestas como para tener una opinión definitiva, aunque sí me da la sensación de que algunas personas pudieron estudiar y esforzarse bastante más de lo que lo hicieron. En este sentido, os recomiendo que como propósito de año nuevo, penséis en que estáis en un curso crucial. Segundo de Bachiller no es moco de pavo. Hay que estudiar, esforzarse, sudar la camiseta. No sirven las excusas del tipo de “me duele un dedo” o “prefiero salir de paseo por ahí”. A veces puede ocurrir que nos surja un imprevisto antes de un examen, pero sólo a veces. En el resto conviene sopesar cuánto tiempo estamos dispuestos a sacrificar para alcanzar nuestras metas. Es demasiado pronto como para comenzar a arrastrar parciales, queda mucho curso por delante, y sólo quienes estén dispuestos a centrarse llegarán al final con desahogo.

Una vez dicho esto, espero que todos y todas disfrutéis de los días de vacaciones que quedan, y que hayáis podido descansar y divertiros, que para todo ha habido ocasión. Nos vemos el jueves.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  3445  veces


Acciones

Informaciones

2 Comentarios a “Vida nueva”

6 01 2009
bLuEsMaN (07:01:40) :

En mi caso me llega con pensar un momento en si tiene sentido la existencia. Incluso muchas veces ni hay nada que pensar, llega con mirar una mesa, una piedra o cualquier otra cosa. En este caso los espejos son terroríficos, porque reflejan un “envoltorio” que no sabes de dónde ha salido, y por el mismo motivo le tengo pánico a documentos de identidad o similares.
Llegado a este punto sólo me queda estar en la situación que describía Ortega de usar la filosofía como el que se ahoga y mueve las manos desesperado para ver si consigue flotar. Como motivación va muy bien (yo creo que incluso mejor que cuando hacía exámenes) pero tiene el inconveniente de que se hace dolorosa a ratos.

saludos

11 01 2009
Conchi (19:45:37) :

Hola BlueMan. La verdad es que son muchas las personas que me comentan que en el instituto la Filosofía no les interesaba, pero que de adultos les parece muy atractiva. Incluso algunos se lanzan y comienzan a recibir clases.

Pensar puede ser doloroso a ratos, pero otras veces nos da la clave para lograr cierta serenidad.

Saludos.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image