EL secreto está en la disyunción

27 03 2009

Tras probar ayer el juego de las categorías kantianas (del que podéis opinar aquí si os apetece), hoy hemos estado repasando los doce tipos de juicios que correlatan con las categorías o conceptos puros del entendimiento. Uno de esos juicios es el disyuntivo (para la categoría de comunidad). La disyunción excluyente o exclusiva, a la que Kant se refiere, es en lógica clásica una función de verdad que arroja un valor de verdad verdadero cuando sus dos componentes tienen diferente valor de verdad. Es decir, que si conocemos el valor de verdad de uno de los elementos entre los que estamos optando, podemos inferir el valor de verdad del otro.

 Ej.: O es vino o es zumo de tomate. Es vino. Conclusión: No es zumo de tomate. (p o q, p, entonces no q).

 Quienes se manejen bien en el pensamiento lógico pueden inferir valiosas informaciones totalmente “a priori” utilizando el razonamiento disyuntivo, como hace el hipotético concursante de la película 21 Black Jack.

 Para practicar este tipo de razonamiento, ahí va un acertijo. Quien considere que lo ha resuelto, debe  exponer aquí la respuesta correcta y entregar en clase el miércoles en un papel los pasos que ha dado para hacerlo. (Sirven diversos métodos):

Tenemos cinco casas, cada una de un color. En cada casa vive una universitaria de una carrera diferente. Las 5 habitantes beben una bebida diferente, juegan a un juego de mesa diferente y tienen una mascota diferente. Ninguna habitante tiene la misma mascota, juega al mismo juego o bebe el mismo tipo de bebida que otra.

Datos:

1. La estudiante de Químicas vive en la primera casa, junto a la casa roja. 2. La que vive en la casa del centro toma vino. 3. La que estudia Derecho vive en la casa azul. 4. La mascota de la que estudia Filología es un koala. 5. La que estudia Magisterio bebe agua. 6. La casa verde está a la izquierda de la amarilla. 7. La habitante de la casa verde toma café. 8. La que juega a las damas tiene un gato. 9. La de la casa blanca juega al mus. 10. La que juega al dominó vive junto a la que tiene perro. 11. La que tiene un canario vive junto a la que juega al mus. 12. La que juega al póker bebe té. 13. La que estudia Ingeniería juega al ajedrez. 14. La que juega al dominó tiene una vecina que bebe cerveza.

¿Quién tiene un caimán por mascota?

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2747  veces


Acciones

Informaciones

5 Comentarios a “EL secreto está en la disyunción”

28 03 2009
Juan Jesús 2ºBac CHT (18:35:13) :

La que tiene un caimán por mascota es : La que estudia ingeniería.

2 04 2009
Conchi (21:31:37) :

Exacto, buen trabajo. Ya he mirado las anotaciones y son correctas.

9 04 2009
Pablo Trabadelo Vilabrille (00:45:58) :

Conchi, Hay una cosa que no entiendo de los apuntes de Kant, y que Tito Google parece desconocer: ¿Qué narices es la razón pura estética? Dicen los apuntes sobre ello (páginas 4 y 5):

3. RAZÓN PURA ESTÉTICA: El Juicio o Facultad de juzgar se convierte en el centro de la investigación que quiere dar cuenta de nuestra experiencia estética. Obras: Crítica del Juicio y De lo bello y lo sublime.

9 04 2009
Conchi (08:53:59) :

Hola, bien, bien, estudiando en vacaciones…, je, je. Pues la razón pura estética trata como cuestión principal la reflexión sobre la belleza. Manfred Kuehn lo explica así:
“La Crítica del juicio estético trata del problema de la validez de los juicios estéticos. Este problema surge de una peculiaridad de nuestras manifestaciones acerca de cuestiones estéticas. Cuando afirmamos, por ejemplo, que “esta pintura de Rembrandt es bella” o que “El Gran Cañón es sublime”, expresamos nuestros sentimientos y no hacemos declaraciones de conocimiento objetivo. Pero al mismo tiempo, tales expresiones, que pueden ser llamadas juicios de gusto, pretenden ser algo más que meros informes de lo que sentimos. Estamos convencidos de que tales juicios esconden algo más, que encierran algo de importancia universal. ¿Qué es lo que justifica tales convicciones?”.

Además, Kant distingue entre lo “bello” y lo “sublime”. Lo bello es para él más “femenino”, tranquilo, etc. pero lo sublime es masculino, atrayente y aterrador a la vez (como una tormenta o asomarse a un precipicio en la montaña).

Como ya os dije en clase, para vosotros es suficiente con que sepáis exponer la Crítica de la razón pura y conozcáis cuáles son las reflexiones de Kant sobre la “razón práctica” (moral). La estética NO se os exige, pero sí se os puede invitar a leer sobre ella, eso por supuesto.

Buenas vacaciones.

9 04 2009
Pablo Trabadelo Vilabrille (14:19:58) :

Mucho más claro, gracias.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image