Anécdotas cínicas

7 05 2011

Ya llevamos unas cuantas sesiones de Filosofía y Ciudadanía dedicadas a revisar las principales teorías éticas. Estamos ahora mismo profundizando un poco en las teorías de los cínicos, aquellos pensadores del período helenístico tan “hippies” y singulares que nos arrancan alguna que otra sonrisa con sus peculiaridades. Aunque vuestro libro apenas les dedica cinco líneas, esta escuela de pensamiento merece que nos detengamos en ella un poco más.

Como ya os comenté, dice la leyenda que Diógenes el cínico vivía en un tonel con lo puesto. Allí satisfacía todas sus necesidades de forma tan natural como un perro. Y allí es donde se dice que se acercó el gran Alejandro Magno a ofrecerle todos los bienes posibles, aunque claro, parece ser que salió mal parado.

Son tantas las anécdotas curiosas que existen sobre Diógenes que os voy a proponer una actividad de indagación. Cada persona que quiera hacer la actividad debe elegir una de las cuestiones y responderla de la forma más completa posible. Los resultados los publicaré el día 15 de mayo.

ACTIVIDAD VOLUNTARIA:

Busca información sobre una de estas anécdotas cínicas y cuéntanosla lo mejor que sepas y con tus propias palabras. Se puede incluir una valoración personal. Se aconseja consultar más de una fuente:

a) Diógenes y la lámpara.

b) Diógenes y el movimiento que se demuestra andando.

c) Diógenes y el bípedo implume.

d) Diógenes y la autarquía.

e) La kinogamia de Crates e Hiparquia.

¡Ánimo!, que ya queda menos para que termine el curso y estáis progresando mucho.