Almuerzo teatral

30 01 2011

 

Anoche acudí al teatro a ver una obra titulada “Almuerzo en casa de los Wittgenstein“. Se me ocurrió que sería divertido ver un trabajo que, en principio, trataba de uno de los principales filósofos del siglo XX.

Sin embargo, lo cierto es que resultó decepcionante. Y no, no fue por su tercer acto supuestamente “transgresor” ni por sus diálogos reiterativos e incluso algo tediosos (en los que la palabra “repulsivo” se convirtió en el latiguillo de turno) sino por la utilización burda de un personaje conocido para los del gremio (el de los filósofos, se entiende) con el que los creadores del espectáculo hicieron y deshicieron lo que quisieron.

Sabido es para todos los espectadores que una obra de teatro no es un fiel reflejo histórico de un personaje, y que hay adaptaciones, interpretaciones y versiones, pero coger la figura de Wittgenstein y destrozarla así…, tiene valor. De poco importa que el afamado pensador fuese atlético, enjuto, arrubiado y de ojos claros. El actor que le representaba se parecía mucho más al “Satur” de “Águila roja” que a un tipo de aspecto nórdico que encandilaba a sus pupilos con sus rasgos afilados y sus pensamientos innovadores.

Por si eso fuera poco, toda la obra gira en torno al supuesto internamiento de Wittgenstein en un afamado centro de hospitalización para dementes, acontecimiento más propio del sobrino del filósofo que de él mismo. Cierto es que Wittgenstein sufrió momentos depresivos, pero lejos de deberse a filias incentuosas con sus hermanas está  documentado que tenían más que ver con su devoción pasional hacia alguno de sus amigos. Vamos, que han cogido a Wittgenstein y han hecho con él lo que han querido.

El autor de la obra original porque hizo un “remake” entre el sobrino y el propio Wittgenstein, la versión francesa porque se lo atribuyó todo al filósofo y la española porque mezcla churras con merinas y al final de Wittgenstein sólo queda el apellido, y el poder decir de vez en cuando “filósofo”, “lógica” o “catasfáltico” sin que la gente se levante y se vaya (que de todo hubo…).

Una pena. Suerte que al menos pudimos ver actuar a Carmen Machi que, al fin y al cabo, era la estrella de la obra y manejaba la voz como pocas. Lástima que este tipo de espectáculos sólo sirvan para apuntalar los viejos clichés del filósofo loco y no se profundice en las ideas de estos autores ni un poquito. Esperemos que para la próxima  vez que hagan una obra sobre un filósofo tengan más cuidado y algo más de buen gusto.



De visita por Atenas

24 08 2010

 ¡Hola de nuevo! ¿Qué tal os está yendo el verano? Una servidora ha estado muy ocupada con asuntos personales y además ha tenido la suerte de poder pasar unos espléndidos y calurosos días en Atenas.

Atenas es, sin duda, la ciudad de la filosofía. Asimismo, es una urbe de contrastes. Mientras sus restos arqueológicos quitan el hipo por su magnificiencia, sus calles también asombran, pero por su estado descuidado, incluso se podría decir que sucio. Abundan los mendigos y en determinados barrios conviene andarse con ojo, pues ha habido sustracciones de carteras en un descuido de sus propietarios.

De todas formas, yendo con cuidado y adaptándose al entorno, en Atenas se pueden contemplar maravillas históricas como la Acrópolis, presidida por el Partenón; el Ágora por el que paseaba Sócrates, el templo de Zeus Olímpico, el templo de Hefesto y otras maravillas más recientes como la Biblioteca Nacional o la Academia de las artes.

De recuerdo me he traído un par de libros muy útiles para las clases y una baraja de cartas con las caras de los filósofos griegos más ilustres. Seguro que dicha baraja va a dar mucho juego en cursos venideros. De todo el material que he fotografiado y grabado, he seleccionado esta fotografía junto a la famosa Lechuza de Minerva, que da nombre a este blog. Dicha estatua se encuentra en la entrada del Nuevo Museo de la Acrópolis, aunque el guarda no deja tocar ni siquiera el pedestal que la sujeta.

La lechuza es el símbolo de la sabiduría y el animal que siempre acompaña a Atenea, la diosa doncella y guerrera que dio nombre a tan insigne pólis. Viene impresa en el euro griego y se encuentra en numerosas tiendas de “souvenirs”. Homenajeando a la lechuza finalizo este artículo y aprovecho para desearos un feliz fin de vacaciones.



Violencia filosófica

27 11 2009

A petición de la internauta “Verónica” incluiré un artículo de opinión sobre un tema que ha levantado ampollas en los últimos días y que ha explotado como la pólvora esparciéndose por múltiples webs españolas. Si bien en este blog no se suelen incluir artículos de opinión, dado que el implicado es un filósofo y que el tema es un tema ético (me refiero a la no violencia) he decidido que puede ser interesante plantear una postura inicial que sirva como estímulo, de manera que tanto el alumnado que lo lea como las personas que visitan este blog puedan opinar, iniciando así un diálogo filosófico.

El tema no es otro que la polémica surgida tras la publicación en el periódico nacional El País de un artículo del filósofo Enrique Lynch titulado Revanchismo de género, en el que critica la campaña del Ministerio de Igualdad para prevenir la violencia de género.

Ver artículo

Ver réplicas

Para organizar un poco el tema comenzaré expresando mi opinión sobre la campaña y después la opinión sobre el artículo. Pues bien, considero que el eslogan de la campaña (a saber, “De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo”) no era precisamente el más adecuado de acuerdo con el objetivo que se pretendía lograr. Recuerdo que la primera ocasión en que lo vi en la televisión no pude evitar pegar un respingo en el sofá. Sólo una vez que el anuncio continuó y comprendí la intención del mensaje me quedé algo más tranquila. De todos modos, no le di mayor, importancia.

No obstante, ya que toca analizarlo, es cierto que la frase resulta demasiado ambigua, o vaga, si queremos decirlo así. Y lo es porque se puede entender que se refiere a todos los hombres que puedan ser las futuras parejas de la protagonista del anuncio, y no a sus amigos o conocidos, como se ha querido hacer notar después.

Dado este caso, me parece que una no puede decidir ser más o ser menos que otra persona. Porque una es lo que es, y si, pongamos por caso, tu pareja es un científico de primer rango que trabaja en la NASA, pues qué le vamos a hacer, en ese aspecto probablemente la pareja “sea más” que una. Todo depende de qué aspecto se esté valorando y de quién lo haga (alguien puede opinar que la persona “X” no vale nada mientras que otro individuo puede tener a “X” en la más alta consideración). ¿Cómo se mide quién”es más”? ¿Por qué reintegrar la competitividad en las relaciones de pareja? ¿No será mejor trabajar en equipo que competir? En definitiva, que una no puede evitar ser lo que es. Y mucho menos apropiado me parecería el elegir a parejas claramente menos dotadas con el objetivo de sentirse más importante, por aquello de la comparación.

Otra cosa muy distinta es que la posible pareja de una “pretenda ser más”, “se las dé de superior” o tenga una actitud soberbia, arrogante y estirada. Así, podríamos distinguir entre el ser y el “querer ser”, que son cosas muy diferentes. Si alguien nos mira por encima del hombro o nos recuerda constantemente que en algún aspecto nos supera con creces, ese alguien tiene un problema, y si es nuestra pareja, nosotros o nosotras también lo tenemos.

(Para continuar leyendo el artículo, pincha en “Leer más”).

Leer más »



Esperando a Hipatia

12 09 2009

 

Tras varios años después de los primeros rumores acerca de la nueva película de Alejandro Amenábar, por fin va quedando menos tiempo para su estreno, el 9 de Octubre de 2009. Ágora tiene como temática fundamental la lucha, tan antigua pero siempre tan reciente, entre la razón y la fe, entre la ciencia y la filosofía por un lado, y las creencias religiosas (en este caso fanáticas) por el otro. Del mismo modo, bajo esta polémica se mueven los consabidos intereses y las luchas intestinas por el poder, que suelen ser la verdadera causa de la mayoría de los enfrentamientos.

La acción se sitúa en la Alejandría del S. IV, momento en el que la ciencia y la filosofía se desarrollaron ampliamente. Su protagonista principal es Hipatia, la hija del filósofo y matemático Teón, que pasó a la historia como una de las mártires de la filosofía por su trágica muerte, a manos de una turba enloquecida que descuartizó su cuerpo con conchas. De su filosofía, incardinada en el neoplatonismo, poco se sabe, pues como seguramente veremos en el film, la biblioteca de Alejandría, hogar del saber griego donde se guardaban a buen recaudo innumerables obras de alto renombre, fue quemada y destruída en varias ocasiones. La pregunta que sobrevuela las mentes de muchos historiadores es qué contendrían aquellos libros para que fuera tan importante para algunas personas destruirlos.

No pudiendo adentrarnos demasiado en su pensamiento, nos queda sin embargo el simbolismo de la figura de una mujer que se entregó al saber renunciando a desposarse, luchando por avanzar en los conocimientos, defendiendo la investigación y la libertad de pensamiento hasta sus últimas consecuencias, en definitiva, una “amante de la sabiduría”, una filósofa.

Para ir abriendo boca, podemos visitar varios sitios web que dejo enlazados. No os perdáis el sitio oficial de la película, con un cielo estrellado de los que quitan el hipo. ¿Acaso hay mejor entorno que ese para plantearse las grandes preguntas?

 INFORMACIÓN SOBRE EL FILM

SITIO WEB OFICIAL DE ÁGORA

WEB OFICIAL DE ALEJANDRO AMENÁBAR

ENTREVISTA EN CANNES

ANTIGUOS ARTÍCULOS EN EL BLOG

MUJERES EN LA ANTIGUA GRECIA

ELLAS TAMBIÉN FILOSOFARON

P. D.: Aunque las críticas en Cannes no han sido malas, se ha acusado a la película de “dar una clase de astronomía”. ¿Será así realmente? ¿Es eso en sí mismo malo? Lo veremos…



Valores y contravalores

27 08 2009

 

Vamos ya calentando motores de cara a la vuelta al IES con un tema siempre de actualidad. Es muy habitual escuchar en conversaciones cotidianas acerca de la educación comentarios relacionados con la importancia de enseñar valores hoy en día. Sin duda, las leyes educativas promueven la educación en valores, que está presente en los proyectos de los centros y que se trabaja de forma transversal desde todas las materias, desde las tutorías y con la celebración de determinados actos a lo largo del curso. Asimismo, en Secundaria contamos con las asignaturas de Educación para la ciudadanía y de Ética cívica, que ahondan más en dichas cuestiones de forma progresiva, llegando a reflexionar sobre qué valores son los más adecuados para una convivencia democrática en el S. XXI.

Sin duda, hablar de valores no es tan solo una frase hecha para quienes nos movemos en el mundo de la filosofía, pues los valores (y los contravalores) no solo son la base de la axiología sino que son una pieza fundamental de la reflexión ética. Como catedrática de Ética y autora de obras que son ya clásicos de esta disciplina filosófica tenemos a Adela Cortina en esta conferencia pronunciada hace casi diez años.

Como se puede apreciar, pese a los cambios legislativos o sociales que se han producido desde entonces, la preocupación social por los valores sigue estando de plena actualidad. De hecho, Cortina apunta acertadamente a que vivimos en sociedades donde existe un pluralismo moral (con morales de máximos), de forma que hay determinadas tablas de valores que diversos grupos sociales defienden como “buenas” o “mejores” que las de otros grupos, de manera que justo en la base de las grandes polémicas éticas de la sociedad presente está la defensa de una tabla de valores frente a su contraria. Esto es así porque las morales son varias, hay diversos códigos morales según el grupo que los sostenga, y la ética debe reflexionar sobre todos ellos.

De esta manera, siguiendo la conceptualización de Cortina, a edades tempranas resulta sencillo enseñar valores y contravalores como Bien/mal, partiendo de una ética consensuada o ética de mínimos. Ahora bien, entrando ya en la adolescencia parece mucho más adecuado no sólo enseñar una tabla de valores, sino mostrar varias de las que actualmente son sostenidas por diversos grupos sociales (éticas de máximos) y discutir con el alumnado sobre ellas, de manera que aprendan a pensar por sí mismos.

Enseñar a filosofar sobre los valores convierte a los alumnos en verdaderos protagonistas de su aprendizaje y es sin duda un proyecto interesante, porque ellos y ellas también pueden aportar mucho al debate. Eso es lo más específico de las materias filosóficas, pues en vez de plantear unos contenidos cerrados, se posibilita el intercambio de ideas. Además, la postura de facilitador/a o guía del proceso resulta mucho más cómoda para el docente, porque es muy difícil ser la guía moral de otras personas. Para eso habría que ser casi sobrehumano, ya que todo el mundo comete errores morales en su vida, y eso incluye al profesorado. Como parafrasea Homer Simpson “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Pobrecito, al hijo de Flanders le faltó tiempo para lanzársela y acertar. Eso por listo.

CONTINUACIÓN DE LA CONFERENCIA DE ADELA CORTINA

Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte

Quinta parte

Sexta parte



Blog del mes en Educared

2 08 2009

 

Para que luego digan que el mes de Agosto en insulso, educativamente hablando. Pues de eso nada, muchos profes trabajan en este mes veraniego preparando materiales, formándose, leyendo, impartiendo conferencias o escribiendo en sus blogs. Del mismo modo, portales educativos tan relevantes como Educared continúan su labor incluso ahora que tenemos inmumerables fiestas populares a la vuelta de cada esquina.

Cada treinta días aproximandamente, Educared propone un blog educativo como “Blog del mes” y en esta ocasión le ha tocado el turno a “La lechuza de Minerva”. Es un honor y un placer figurar entre los “elegidos”. Esperamos seguir estando a la altura de esta recomendación en cursos venideros.

Feliz agosto a todos los docentes.

VER FICHA DEL BLOG DEL MES EN EDUCARED



Cita para pensar

27 07 2009

También el hombre normal es filósofo. La filosofía no sería un añadido -otra cosa es que las distintas conclusiones sean más o menos acordes con los hechos y más o menos saludables o perniciosas- a la vida humana. La filosofía constituiría, por el contrario, parte de la médula de la existencia humana a la que nadie podría sustraerse. (…) Y es que imaginemos a un hombre “normal” que no se planteara jamás problema filosófico alguno sino que solamente durmiera, comiera, sudara, charlara del buen o mal tiempo, se preocupara por ganar más en su trabajo, se las apañara para conseguir una buena pareja, se ocupara de que sus hijos no se murieran de hambre, etc. Pero nada más. Es decir, tales actividades no le plantearán nunca problemas acerca de la conciencia, sobre la supervivencia, el tiempo y su compañera, la muerte si es mejor seguir una norma ética o destruir cualquier norma con la que se tope. Un hombre, en suma, que no tendría preocupación alguna que superara las necesidades estrictamente animales por evolucionadas que estas fueran. Tal hombre no sería hombre. Se parecería al perro de Schopenhauer que siempre tiene ajustadas sus representaciones a sus deseos. (…) Por mucho que se haya repetido que el hombre es filósofo por naturaleza y por grandilocuente que nos suene dicha expresión, sigue conservando una gran verdad: el mero hecho de la existencia humana coloca al hombre en situación tal que no puede por menos de plantearse su destino, elegir su vivir y sufrir, de una u otra manera, por ello.

JAVIER SÁDABA en Lenguaje, magia y metafísica.