METÁFORAS

La vida es la aventura más fascinante.

DON FANFIFCO

Publicado por agustingr el 21 Junio 2014

     Don “Fanfifco” no se llamaba así realmente: su nombre era Don Francisco. Pero era gangoso; el primer día de clase se presentó trajeado ante nosotros y nos dijo: “Buenoh lías. Me llamo Don Fanfihco y seré su pofefor de Histolia”.
No os cuento nuestra reacción porque sería demasiado duro . Él abrió su libro y empezó con el tema 1 mientras nos tronchábamos de risa bajo las mesas.
Nos daba Historia Contemporánea en 3º de Bachillerato.
Los primeros días no parábamos de reír por lo bajo y soportar las carcajadas como podíamos.
Pasados unos días empezamos a entender su peculiar idioma. Después de unas semanas empezamos a quererle.
La primera fila de mesas la dejábamos vacía cuando llegaba Don Francisco porque al hablar salpicaba saliva.
Los del fondo de la clase no lograban comprenderle.
Así: decidimos organizarnos. Los de delante escuchaban y pasaban apuntes a los de atrás que hacían deberes de otras materias o jugaban a las cartas.
Pero Don Francisco poseía tal ternura y nos contaba la Historia con tanto entusiasmo que antes de Navidad casi todos procurábamos escucharle y llegamos a entender su peculiar forma de hablar.
A mí personalmente me enseñó a disfrutar con una materia que siempre se me había atragantado. Nunca olvidaré la Revolución Industrial, la Época Colonial o la Guerra Fría porque Don Fanfifco me la contó con pasión.
Y eso sí: nunca se nos ocurrió ir al director del IES Complutense de Alcalá de Henares para decirle que nos cambiase de profesor porque el nuestro era gangoso, no le entendíamos, babeaba y nos salpicaba de saliva al hablar. ¡Y además era nuestro tutor!
¿Y sabéis por qué no se nos ocurrió ir con el cuento al director? PORQUE ESTUDIÉ EN LA PÚBLICA. 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  329  veces

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image