Los moais de la isla de Pascua. Lectura y comentario.

Lee atentamente el texto y luego responde a las actividades que se plantean abajo.
 
Lee el primer párrafo (hasta «protagonistas») e imagina cuál podría ser la respuesta a las preguntas que se formulan al final de ese párrafo.
Responde. Tras haber leído el primer párrafo, ¿de qué crees que tratará el texto: de hechos reales o ficticios? ¿Por qué lo crees así?

Cuando el explorador holandés Jacob Roggeveen avistó la isla de Pascua el 5 de abril de 1772, quedó asombrado ante el panorama que se ofrecía a sus ojos: en la costa, de espaldas al mar, se extendía una hilera de gigantescas figuras humanas, muchas de ellas coronadas con una extraña especie de gorros. Tal vez Roggeveen pensara en un primer momento que la isla estaba poblada por una raza de gigantes. Si fue así, pronto pudo salir de su error: las figuras eran moais, enormes estatuas que representan bustos humanos. Estas estatuas, que subsisten aún hoy en día, nos plantean una serie de enigmas. ¿Quiénes construyeron estos extraños monumentos y, sobre todo, para qué? ¿Qué o a quiénes representan los moais? ¿De qué oscuros ritos fueron testigos o tal vez incluso protagonistas?
Parece ser que la mayoría de los moais fueron construidos entre los años 1200 y 1500. Los indígenas tallaban
las estatuas en las laderas de uno de los volcanes existentes en la isla y las trasladaban después a lugares
cercanos a la costa, donde eran instaladas en unas plataformas de piedra llamadas ahu.
Pero… ¿cómo se pudieron desplazar esas enormes moles que llegan a alcanzar las 80 toneladas desde el
lugar en que se tallaban hasta su emplazamiento definitivo? Los investigadores creen que en la isla de Pascua,
hoy casi desértica, debieron de existir en otro tiempo árboles de gran tamaño, probablemente palmeras,
cuya madera serviría para construir las máquinas con las que se transportaban las estatuas. Otros arbustos
proporcionarían la fibra con la que se elaboraban las cuerdas que permitían arrastrar las máquinas.
El hecho de que los moais fueran erigidos en plataformas funerarias nos brinda una pista sobre su posible finalidad. Seguramente estas estatuas estaban encargadas de velar por el descanso de los muertos y proteger a los miembros de su clan. Hoy, en cambio, los moais parecen custodiar únicamente su propio secreto, preservándolo de la mirada curiosa de los extraños.
¿Por qué, tras siglos de producción continua de estatuas, dejaron los indígenas de esculpirlas? ¿Qué sucesos pudieron interrumpir una tradición tan arraigada en la isla? Los arqueólogos creen haber encontrado también la respuesta a estos interrogantes. Parece ser que cuando los primeros pobladores polinesios llegaron a la isla, hace unos 1.600 años, el territorio era un auténtico paraíso, de exuberante vegetación y abundantes recursos naturales. Pero a partir del siglo XVI las cosas empezaron a cambiar. La madera, que era fundamental para la construcción de canoas y casas, comenzó a escasear,debido a la tala excesiva de palmeras, y las cosechas disminuyeron notablemente. Pronto surgió el hambre. Los restos de huesos humanos encontrados en los depósitos de basuras sugieren que el canibalismo se convirtió en una práctica habitual. La escasez de alimentos y materiales hizo que se produjeran enfrentamientos entre los diferentes clanes: las mujeres y los niños capturados
engrosaban la provisión de víveres del clan vencedor.
Las leyendas locales hablan de una gran batalla entre clanes que tuvo lugar poco antes de que los primeros occidentales desembarcaran en la isla. Los moais de los
clanes derrotados fueron derribados; de hecho, hacia 1850 quedaban muy pocas estatuas en pie.
A lo largo del siglo XX muchos moais han sido reconstruidos y erigidos de nuevo. Mudos testigos de esplendores y matanzas, los moais reciben hoy a los turistas con la misma altiva indiferencia con que acogieron a los primeros exploradores europeos. Las personas que visiten la isla de Pascua experimentarán sin duda ante la vista de estos gigantes de piedra un estupor similar al que sintió, hace más de dos siglos, el almirante holandés Jacob Roggeveen.

Comprensión
Responde.
• ¿Qué son los moais?
• ¿Quiénes construyeron los moais?
• ¿Cómo los construyeron?
• ¿Con qué finalidad se construyeron?
• ¿Por qué dejaron de construirse?
Consulta una enciclopedia o un atlas y explica dónde está situada la isla de Pascua y de qué estado forma parte.
 

Análisis de la organización
El texto consiste en una serie de problemas y de soluciones o respuestas a esos problemas.
Copia los fragmentos del texto en que se plantean los distintos problemas o incógnitas.
¿Quiénes construyeron estos extraños monumentos y, sobre todo, para qué?

Análisis de la expresión
La personificación es un recurso expresivo que
consiste en atribuir a objetos o animales cualidades
o actos propios de los seres humanos.
El cuchillo, orgulloso de la mano que lo empuñaba,
penetró en el cuerpo del enemigo.
Localiza en el último párrafo del texto un caso
de personificación.
Opinión y juicio
¿Te ha parecido interesante el texto? Explica por qué.
En la actualidad se concede mucha importancia a la conservación de los monumentos de las culturas antiguas.
Responde. ¿Crees tú que es importante conservar esos monumentos? ¿Qué valor crees que pueden tener para los hombres de hoy?

Creación
Escribe un texto narrativo en el que un moai cobre vida y cuente su historia a un turista.

Aprende a razonar

La decadencia de la sociedad de la isla de Pascua
se explica en el texto por medio de una
concatenación de causas y efectos.
Ordena los siguientes elementos y completa
con ellos el esquema:
• Desaparición de los árboles.
• Tala excesiva.
• Hambre.
• Canibalismo.
• Disminución de las cosechas.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  335  veces

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario