LA SEMILLA

10 11 2016

Este bote contiene una semilla, es una semilla como otra cualquiera, no tiene nada de especial. El bote está cerrado y se puede leer lo siguiente: Esta semilla jamás deberá ser plantada.

Aquí comienza la historia de aquel bote que encontró Sebastián y sus amigos en una vieja cabaña del bosque.  Aquel verano había ido de visita unos días a casa de su tío Federico que vivía en un pueblo en la montaña.

Un día él y otros dos niños del pueblo decidieron ir de acampada a un bosque cercano. Encontraron un buen sitio para colocar la tienda y él , Paco y Martina, que así se llamaban los otros dos niños, después de preparar todas las cosas, se fueron a dar un paseo.

Cerca de un riachuelo vieron una cabaña solitaria y se acercaron para ver quien vivía en ella. Pronto se dieron cuenta de que estaba abandonada y decidieron entran. Allí encontraron el tarro con la semilla. Lo cogieron y fueron para su tienda de acampada.

Estuvieron mucho rato mirando el tarro y pensando qué podían significar aquellas palabras y quién las podía haber escrito.

Eran unas palabras muy intrigantes . ¿Qué pasaría si plantaban la semilla? y si no… ¿Qué harían con el tarro? Indeciso

Pensaron que sería un broma de alguien y decidieron abrir el tarro y plantar la semilla.  A continuación se comieron un bocadillo, bebieron un refresco y se fueron a dormir.

A media noche oyeron un ruido muy raro y se levantaron a ver que podía ser.  La sorpresa fue enorme Sorprendido.

Los tres niños se miraron unos a otros y empezaron a gritar : aaaaaaaaaaaaaaaaaah! A su alrededor los árboles se movían y hablaban entre ellos, las flores saltaban y la hierba parecía que había cobrado vida. Estaban muy asustados. En el lugar donde había plantado la semilla apareció una gran planta de color azul que les daba órdenes a las criaturas del bosque y les decía que a partir de ahora todo cambiaría.

Los niños salieron corriendo a toda prisa sin mirar atrás hasta llegar a sus casas. Contaron lo que había pasado pero nadie les creyó. Pero desde ese día existe en el pueblo la leyenda del misterioso bosque y nadie se atreve a entrar en él porque cuando se acercan se oyen voces y murmullos muy extraños. Sin palabras

 

Daniel 6ºA