EL MUÑECO DE NIEVE PARLANCHÍN

23 02 2017

Sorprendidos,os acercáis rápidamente y os quedáis perplejos observando como el gigante de nieve comienza a moverse perezosamente,como si llevara mucho tiempo sumido en un letargo.Dirige sus ojos de pequeñas piedrecitas hacia a ti y suelta en un potente vozarrón grave:

-Hola.

Cada vez estáis más sorprendidos,y el más miedoso de vosotros cae redondo al suelo.Algunos retrocedieron,con el asombro pintado en la cara.

Finalmente,tú te acercas y le respondes:

-Hola.

Los falsos labios de palitos del muñeco de nieve se tensan en un intento de sonrisa.

Pero el resto de los niños,más pequeños,se acercan al corro de los mayores del colegio a curiosear.

Entonces estalló el caos total.Los berridos y los chillidos asustados retumbaron en el patio del colegio y los profesores corrieron al lugar alarmados,y su asombro fue mayor aún que el vuestro.

La profesora de gimnasia se desmayó como vuestro compañero y al poco tiempo se oyeron las sirenas de las ambulancias.

A todo esto, el muñeco de nieve baja la mirada,apesadumbrado.

Tú te fijas en él y te acercas,dudoso.El brazo derecho del gigantón de nieve estaba destrozado,porque una aterrorizada niña de seis años se había caído justo encima de él.Lentamente,comienzas a reconstruírselo. Cuando el bonachón blanco lo sintió,te mira,entre sorprendido y agradecido.

Mientras tanto,los profesores no saben que hacer con el muñeco de nieve y lo hablan entre ellos.Por que,¿qué iban a hacer con un muñeco de nieve gigante,que encima sabe hablar?¿trasladarlo?¿encerrarlo?

Mientras discuten,terminas de recomponer la extremidad herida del muñeco. Lo miras. No te parece malo en absoluto.Se comportaba más bien como alguien avergonzado y tímido,no alguien bruto y salvaje como habías pensado cuando lo viste moverse por primera vez. Te inspira simpatía.

Instantaneamente,una idea se enciende en tu cabeza como una bombilla.

Entonces,le expones tu solución a la profesora más cercana,la de lengua.

Tu idea es esta:

El muñeco de nieve es tranquilo y bondadoso,está justo en el centro del patio y de ahí no se puede mover,de modo que,¿no es el candidato perfecto para ser el vigilante del patio?

Por el día,nos vigilaría durante la hora del recreo y durante la noche cuidaría el colegio de las visitas malintencionadas.

Además,seguramente,trabajaría gratis,porque,¿qué iba ha hacer un muñeco de nieve con billetes?La compañía continua le bastaría.

Y,con el dinero que se ahorre al poder prescindir del sueldo de las personas que antes ocupaban esos puetos,le podrían construir una especie de…nevera de cristal transparente para cuando subieran las temperaturas.

Todos aplauden tu idea,¡habías dado con la solución perfecta!

Desde ese día,en nuestro colegio tenemos un vigilante poco común…

¡UN MUÑECO DE NIEVE GIGANTE PARLANTE!

Carolina Rodríguez García,de 6ºA

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  286  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario