El muñeco de nieve parlachín

19 02 2017

Todos los niños se quedaron pasmados. Después de un tiempo de silencio los niños empezaron a gritar, menos una niña que le dijo:         -¿ Estás hecho de nieve?

-sí

-Halaaaaa! !como mola !

¿Quieres mi amiga?

-ummmmm nosé , claro si quiero

Yo me llamo María ¿Y tú?

- yo no tengo nombre

- Bueno pues yo te pongo uno , te voy a llamar……… Juan

- Que bonito nombre.

-Gracias .

El muñeco Juan y maría  de hicieron mejores amigos . los veías siempre en todas partes comiendo helado , iban siempre a en las mismas actividades … Cuando legó el verano el muñeco de nieve había desaparecido ;María  lo estaba buscando como loca por todas partes .maría  seguía buscándolo sin parar hasta que vio un charco de agua con el sombrero y la bufanda de Juan . María  llevaba días sin parar de llorar, llevaba días sin comer , sin ir al colegio y sin salir con sus amigas . Lucía la mejor amiga de maría la fue a ver a su casa .

-Hola ¿cómo estas ?

-Regular.

-Qué te pasa? Llevas días sin hablar con nosotras, y sin ir al parque ni nada .

-Porque Juan se deritió.

¿Juan ?

- Siiii juan el muñeco de nieve andante .

-vale

-Pero no pasa nada , no se va a acabar el mundo por eso .

-Ya, pero el era el unico que no me insutaba.

¿y yo?

- tu no me insultabas , pero los demás si.

- Pero tienes que seguir adelante tienes mas amigos que te quieren .

-Ya… pero…

- pero nada , vas a vestirte y vamos a ir al parque a tormanos un helado.

-Vale.

Después de unas semanas veías a María  feliz , contennta . Aunque ella no lo diga , sigue estrañando a Juan.



EL MUÑECO PARLANCHÍN

19 02 2017

Después de las vacaciones de navidad en las que te lo has pasado tan fenomenal, ha llegado el frio y desde ayer no ha dejado de nevar en tu colegio. Como os habéis portado tan bien, los profesores os dejan hacer un  muñeco de nieve gigante en el patio del recreo. Por la tarde os vais al patio del cole a jugar un partido y de repente el muñeco de nieve empieza a jugar con vosotros.

Al parecer al irnos a comer a casa, había cruzado una hada de ¡de la galaxia de las hadas! Y le había echado a la bola de nieve unos polvos mágicos. Para que le coincidiese un deseo a cada uno. Al volver de comer empezamos a jugar al fútbol. Al estar jugando ese maravilloso partido el gigante de nieve empezó a jugar con todos nosotros. Como lo escuchas. Parecía amable, y lo era. Más tarde llegó un niño llamado Juan, estaba en silla de ruedas porque se había quedado paralítico por culpa de un accidente de coche. Pero él se consideraba normal, y es que lo era pero le trataban como si fuese alguien raro, otros ni se acercaban… Debía ser muy duro. Entonces en su coincidencia para él era todo lo contrario. El muñeco de nieve le fue a ver, saludare… Estuvieron un largo rato parloteando sobre lo difícil de lo que es ser paralítico o un muñeco de nieve. Al ya acabar el partido, el gigantescos muñeco se elevó, y dijo:

-Y ha llegado la hora . os concederé un deseo a cada uno.

Todos estaban contentos, gritando, saltando… No se lo podían creer.

Había un niño llamado Lolo que hasta lloro de la emoción. Y fue el él que pidió el primer deseo. Era un niño pobre y no pidió que tuviese más dinero, sino pidió que Juan dejase de ser paralítico, para jugar con él… Todo el mundo estaba muy contento e hicieron lo mismo, ayudar a los demás. Es lo mejor que puede pasar pensó el muñeco de nieve junto este es el mejor colegio del mundo.

ADRIANA CASADO AVELLO



EL MUÑECO DE NIEVE PARLANCHÍN

19 02 2017

El gigante blanco cogió nuestro balón de fútbol y empezó a meter goles. Cuando ya había metido aproximadamete veinte goles, nos dijo: “Venga chicos, ¿jugamos un partido?” Nosotros le contestamos un gran sí. El gran jugador blanco hizo dos equipos, los llamó los copitos y la nevada. Todos nos pusimos a jugar al fútbol muy contentos y entusiasmados, incluso los profesores estaban jugando. Lo  estábamos pasando genial, cuando de repente, empezó a hacer calor´un calor muy bochornoso. Era insoportable, nos estábamos asando. El muñeco de nieve nos gritó:”¡Me derrito!” Lo cogimos rapidamente y lo metimos en el gran congelador que hay en comedor del colegio. Allí el muñeco se volvió a enfriar, ya se encontraba mucho mejor. Pero fuera, seguía haciendo demasiado calor. Todos estuvimos en el allí hasta las ocho de la tarde, después, casi todos se fueron a sus casas. En el cole, solo quedábamos Adriana, Aitana, Noelia, Ángela, María, Irene, el muñeco de nieve y yo. Nos quedamos allí toda la noche y cuando nos despertamos a la mañana siguiente´todo volvía a estar cubierto por una gruesa capa de nieve, pero nos dimos cuenta de que faltaba algo… ¡El muñeco de nieve ya no estaba! Nos pusimos a buscarlo por todas partes, pero solo nos encontramos una nota que ponía: “Me ha encantado estar con vosotros, sois muy buenos y me habéis ayudado a que no me derritiera. Pero ya ha llegado la hora de que me vaya, está haciendo bastante calor para mí. Muchas gracias.

Firmado: Parlanchín, el muñeco de nieve”

Estábamos tristes porque nuestro amigo ya se iba, pero nos alegramos de saber que nos quería y se lo había pasado genial con nosotros.

PAULA PÉREZ GARCÍA 6ºA