Hidrocultura y plantas de interior

Publicado en EL JARDINERO — 21 Enero 2010 @ 12:09

Esta película necesita Flash Player 7

El hidrocultivo en jardinería de interior supone ciertas ventajas frente al cultivo tradicional en sustratos orgánicos:

  • Ligereza de los materiales empleados. 

  • Limpieza y ausencia de contaminación y olores en los sustratos.

  • Facilidad de mantenimiento.

  •  Sencillez para modificar las composiciones y efectuar reposiciones de marras. 

Las raíces de la planta de interior en hidrocultivo crecen sujetándose en gránulos de arcilla expandida. Estos permiten asegurar sólidamente la planta en su base. El intercambio gaseoso en las raíces se garantiza por la porosidad de las bolas de arcilla y porque el agua no llega a recubrir totalmente las raíces de las plantas.

La nutrición se asegura mediante abonos específicos con efectos que duran hasta 6 meses. Normalmente se suministran cada tres meses en cantidades adecuadas al volumen del contenedor. 

No es necesario el riego convencional, basta con observar la válvula que indica la cantidad de agua que queda en el recipiente y aportar más cuando el nivel baje por debajo del óptimo.

Los contenedores empleados están formados por un contenedor interior de rejilla donde efectivamente se desarrollan las raíces de las plantas, un contenedor exterior estanco donde queda recogida el agua y un indicador del nivel de agua. 

Para este tipo de jardinería se emplean plantas producidas en hidrocultivo, de forma que tienen su sistema radicular adaptado a este medio.

El sistema de cultivo facilita la creación de paredes vegetales y fuentes, dando múltiples posibilidades a los ajardinamientos de interiores.

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image