Huertos urbanos contra la crisis

Publicado en AGROECOLOGÍA — 28 Septiembre 2011 @ 13:07

huerto-urbano-barcelona.jpg 

En el contexto actual de crisis una salida socialmente justa y sostenible es la agricultura urbana, una herramienta que puede resolver múltiples problemas como:

  · La recuperación de espacios urbanos degradados o con una percepción social negativa

  · Generar espacios de participación y una alternativa de ocio, atractiva a personas de todas las edades y procedencias.

  · Fomentar el interés, la responsabilidad y la implicación ciudadana en la sostenibilidad ambiental y social.

  · Producir alimentos saludables, de calidad y baratos, utilizando sistemas de producción respetuosos con el medio ambiente (producción ecológica)

Aunque parezca que los huertos urbanos son una invención de la sociedad actual, esta propuesta de agricultura reaparece cíclicamente en nuestra historia común, coincidiendo con distintos momentos de crisis.

En las ciudades industriales de finales del s. XIX y principios del XX de Gran Bretaña, existieron los llamados huertos para pobres “poor gardens”, que se concibieron para paliar las condiciones de hacinamiento, insalubridad y pobreza de los barrios obreros.  Surgieron las primeras leyes que regulaban estos huertos  y obligaban a la iglesia y a las autoridades locales a proporcionar a los obreros terrenos para el cultivo de alimentos destinados al autoconsumo.

Coincidiendo con la depresión económica de 1893 aparecen también en Estados Unidos con el nombre de “potato patchs” (parcelas de patatas) y se recurrió nuevamente a ellos durante la Gran Depresión (1929- 1935), periodo en el que se denominaron “relief gardens” (huertos de emergencia).

En la I Guerra Mundial se comienza a ensayar estas experiencias de agricultura urbana en los países en conflicto, aunque es en la II Guerra Mundial cuando los gobiernos crean comités específicos que desarrollan campañas de fomentos de la agricultura urbana como Dig for Victory en Gran Bretaña o Victory Gardens en Estados Unidos.

Durante la década de los setenta resurgen los huertos urbanos en las grandes ciudades de Estado Unidos, nuevamente en un contexto de crisis económica y bélica (la crisis del petróleo y la Guerra de Vietnam). La población rica huye de los barrios céntricos que quedan llenos de solares abandonados, esto unido a un proceso de desindustrialización, recortes en gastos sociales y elevadas tasas de criminalidad, confluye en acciones de los movimientos ecologistas que ocupan estos espacios abandonados, los transforman en huertos que son utilizados como herramienta de cohesión social y educación ambiental.

Una iniciativa que merece una mención especial nace en estos años en Nueva York, se conocería como Green Guerrillas y sus primeras acciones fueron el bombardeo de solares abandonados con bombas de semillas para llamar la atención sobre estos espacios. El siguiente paso fue ocupar solares para cultivarles y su éxito fue tal que el Ayuntamiento llegó a crear una agencia municipal que gestionaba la cesión de terrenos públicos para jardines y huertos comunitarios.

En España uno de los primeros huertos comunitarios se creó en Sevilla a mediados de los años 80, el huerto de las Moreras en el parque de Miraflores. En Barcelona en el año 86 un grupo de vecinos montan el Hort l’Avi al lado del parque Güell y en Madrid los primeros proyectos surgen en 2004 en la Casa de Campo.

Los huertos urbanos son iniciativas comunitarias que regeneran a pequeña escala espacios urbanos degradados, potencian las relaciones sociales, impulsan la participación ciudadana y reivindican un estilo de vida sostenible.

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image