Ignacio Abella y Jaime Izquierdo nos cuentan…

Publicado en GENERAL — 27 Febrero 2018 @ 8:59

JAIME IZQUIERDO

LAS AGRICULTURAS ASTURIANAS EN LA SOCIEDAD POSTINDUSTRIAL

La propuesta del ponente gira en torno a la cuestión de si es posible en España, y concretamente en Asturias, una gestión del medio rural compatible con un modelo productivo y de desarrollo sostenible, y en el que se tenga en cuenta no solo la dimensión medioambiental sino la implicación constructiva de los paisanos que viven en el campo. Izquierdo expuso cómo ha evolucionado el mundo rural a lo largo del siglo XX, que ha ido en paralelo con la despoblación y la desintegración campesina. Así mismo llama a la reflexión sobre cómo queremos que sean las agriculturas en el presente siglo.

La tesis es que la población “agropolitana”  ha de ser la  promotora del cambio y para ello cita numerosas fórmulas que demostraron su eficiencia en un pasado no muy lejano. Una normativa muy intervencionista y una regulación poco efectiva han reducido estas prácticas a una sombra de lo que fueron, y que al contrario de lo que se buscaba, han contribuido al enfrentamiento entre los distintos actores, empeñados en defender los intereses propios de cada uno: comunidades, cazadores, agricultores, ganaderos, empresarios turísticos… Insiste en que las restricciones no son buenas para nada y que no hay fundamento para prohibir, por ejemplo, la libre venta de productos del campo, algo que se hace con naturalidad en Francia y que ha demostrado que no atenta contra la seguridad alimentaria. Concluye reivindicando una gestión del territorio creativa en la que se contemple obtener un rendimiento económico que promueva el desarrollo rural y destierre los fantasmas del abandono y la despoblación.

IGNACIO ABELLA

PAISAJE E IDENTIDAD

Abella retoma el tema anterior desde otra perspectiva. El paisaje forma parte de una dimensión mayor donde el hombre, el poblador del territorio, es una pieza clave en la construcción, desarrollo y mantenimiento de un modelo alternativa al que se está construyendo, netamente mercantilista y sesgado hacia intereses económicos poco claros (industria maderera, sobrexplotación turística, proteccionismo sin perspectivas…). Abella punta a determinadas claves que nos han llevado a la situación actual, destacando la destrucción de los paisajes tradicionales y la descomposición de la gestión tradicional, que promovía el uso y reparto de los recursos y el sostenimiento comunitario de espacios: cita los conocidos castañares “con cielo y sin suelo” o los bosques comunales, expropiados y expoliados a lo largo de dos centurias y hoy fragmentados, en manos de particulares y ayuntamientos que no los gestionan en absoluto. Abella reivindica alternativas para invertir el camino antes de llegar a un punto de no retorno. Rescata argumentos que recuerdan las bondades del suelo cantábrico para el cultivo arborícola que no se corresponden con la sobrexplotación de especies foráneas como el eucalipto y concluye señalando que la tierra no solo es el recurso más poderoso, sino también el empleador más importante.

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image