LOGOS

Blog de Ciencia, Tecnología y Sociedad

. Física de Aristóteles.

Publicado por jesussmrlu0a el 17 Noviembre 2008

  • La explicación aristotélica del movimiento:

La definición aristotélica del movimiento (paso de la potencia al acto) se refiere a todo tipo de movimiento o cambio (sustancial o accidental). Devido a la prioridad del acto sobre la potencia, se imponía el principio de que todo lo que se mueve es movido por otro, por un agente que tiene en acto de la perfección o cualidad poseída, la cual solo está en potencia en aquello que se mueve. Ajustandose al movimiento local este principio tenía las siguientes implicaciones en la física de Aristóteles:

 

 

 

 

1) Puesto que todo lo que se mueve es movido por otro cesara tambien el movimiento. La continuación del movimiento exige la acción constante de una causa motor.

 

2) Como todo lo que se mueve es movido por otro la causa motor que produce el movimiento en el móvil ha de ser realmente distinta del móvil y del movimiento.

 

3) Por el último el motor ha de estar en contacto con el móvil mientas dura el movimiento.

 

Estas tres afirmaciones hacían realmente difícil la explicación de los movimientos de proyección, que son los que en la causa motriz( la mano o la honda que proyecta una piedra) no permanece unida al móvil durante el trayecto. La piedra continúa moviéndose una vez proyectada; pero la continuación del movimiento exige, la acción constante de una fuerza mótriz distinta del móvil y en contacto con este. Aristóteles supone que es el aire movido por la causa proyectante, aire que continua moviendo la piedra a lo largo de su trayectoria.

  • La teoría del impetus:

La explicación aristotélica del movimiento de los proyectiles es poco convincente y fue criticada en la Antigüedad. Según Jean Buridan(nominalista), el movimiento del proyectil continua porqué la causa motriz le imprime un impulso o ímpetu que, a su vez, actúa como sea, manteniendo el proyectil en movimiento.

Esto significa el primer enfrentamiento claro a la física de Aristóteles, y, en este sentido, constituye un primer paso hacia la ciencia moderna.

Se dice que en la teoría del ímpetus esta implícito el principio de inercia. Esto sería así si los físicos del siglo XIV hubieran afirmado que la causa motríz exterior imprime al móvil un cierto movimiento que continua por sí mismo. Pero no es esto lo que afirman.

Lo que dicen es que la causa exterior imprime al móvil no un movimiento, sino un ímpetus que, a su vez, actua como causa del movimiento, Renuncian al axioma de que la causa motriz ha de ser exterior al móvil, pero continúan manteniendo la necesidad de una causa mótriz que actúe constantemente mientras dura el movimiento, esa causa es el ímpetus. Para formular el principio de inercia es necesario negar todo lo que se mueve es movido por otro y, con ello, la necesidad de una acción constante sobre el móvil mientras dura el movimiento. los físicos del siglo XIV.

  • Movimiento natural y violento:

El movimiento natural: es aquel que le corresponde a una sustancia en virtud de sus propiedades naturales.

Los objetos artificiales están hechos siempre a partir de elementos naturales, también a dichos objetos les corresponderá cambios o movimientos naturales. El movimiento o cambio natural consiste en la modificación que sufre una entidad como consecuencia de su afán por la consecución de la forma a la que tiende. El movimiento natural puede ser en función de la cualidad o de la cantidad, pero también local. Este último punto es muy importante pues la física aristotélica hará difícil la introducción del principio de inercia al establecer que el estado natural de las cosas sublunares es el del reposo en el suelo en el caso de las cosas pesadas, y el estar arriba en el caso de la ligeras como el humo, siendo cualquier otro movimiento local algo que les ocurre a partir de un principio externo al propio objeto.

Movimiento Violento: Movimiento o cambio de un ente contrario a lo que establece su naturaleza.

El movimiento natural se opone al movimiento violento: el movimiento natural lo ejerce el ser natural de forma espontánea y fluye con relativa facilidad y libertad; sin embargo, cuando queremos que un objeto realice un movimiento violento o antinatural tenemos que violentar su naturaleza y forzar dicho objeto para que no manifieste espontáneamente aquello a lo que aspira. El movimiento violento es siempre un cierto ejercicio de violencia, como cuando tiramos una piedra hacia arriba, o impedimos el crecimiento de un árbol.

Sonriente

 

 

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para publicar un comentario.