Il n’y a pas d’amour heureux - Intérpretes

icoaragon.jpgicoilnyapas.jpgicofirma.jpgicobrassens.jpg

George Brassens puso música a este gran poema de Louis Aragon. Sin embargo, ha dejado fuera de la canción la última estrofa, eliminando el punto culminante: a pesar de todo lo dicho, es grande porque es nuestro amor. El efecto producido en el lector-oyente es muy distinto si leemos el poema hasta el final a si eliminamos esta última estrofa. El remate del poema de Aragon es positivo, da un vuelco a todo el sufrimiento expresado a lo largo del poema para expresar una reafirmación de ese amor porque es su amor (de ellos). Sin embargo, la canción de Brassens nos deja sumergidos en pleno sufrimiento, en la negatividad de ese amor, sin la sublimación final.

Es un caso interesante para reflexionar sobre el texto y su completitud, sobre cómo una perspectiva fragmentaria de una obra puede transmitir diferentes sentidos a la misma.

Curiosamente, no es un caso único. Nuestro Paco Ibáñez musica y canta el conocido poema de Bécquer Volverán las oscuras golondrinas y también omite la estrofa clave (la tercera y última) donde el poema alcanza su mayor efecto poético, ese pero mudo, absorto y de rodillas, como se adora un dios ante el altar, como yo te he querido, así… no te querrán.

Este caso me parece mucho más grave que el de Brassens, pues está muy bonito lo de las golondrinas y las tupidas madreselvas, pero olvidarse del amor, de la estrofa clave, de la resolución del poema… clama al cielo.

Os pongo ahora la canción de George Brassens en versión de varios intérpretes:

Interpretación de George Brassens 

Interpretación de Françoise Hardy

 Interpretación de Nina Simone

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image