saltar a navegación

Volver a León

23 Abril 2010
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
enviar comentario

Me nacieron en León y, aunque pasé allí muy poco tiempo, le tengo especial cariño a esta ciudad porque veraneé muchos años siendo niña en el Barrio de San Lorenzo. Y este martes volví a León, al Barrio de El Ejido, al lado de mi antigua casa; pero esta vez fue para trabajar y se me agolparon muchos recuerdos en cuanto entré por la ciudad.

Fui al Colegio Virgen Blanca, al que volveré este jueves que viene para dar la segunda sesión que me ha encargado el Ayuntamiento de la ciudad, que les ofrece un taller de igualdad. Lo más importante es que es un grupo numeroso de profesorado de ese centro quien lo solicitó. Y eso me hace reflexionar, una vez más, la soledad que “sufren” muchas de las personas que trabajan por un educación para la igualdad, y lo importante que es que en un centro haya un grupo numeroso de personas que se involucren. Porque así, todo será más fácil, porque tendrán con quién intercambiar opiniones y actividades y porque, además, se nota que este grupo en concreto está por la labor de llevar a la práctica lo máximo posible. Por eso, me resultó muy agradable la sesión. Sólo me da rabia no haber dado tiempo ni a tomar el café, pero eso prometo solucionarlo en la sesión del jueves. No me pierdo el café esta vez.

Las escuelas de la zona de Baztan

5 Abril 2010
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
2 comentarios

Las escuelas rurales de esta zona del norte de Navarra se han unido para trabajar en proyectos de innovación que incluyan la educación para la igualdad. Ya anteriormente habían tenido alguna sesión de formación y querían que una de esas sesiones se repitiera para que asistieran también las familias del alumnado, con el objetivo de aunar esfuerzos y reunir apoyos.

La idea me parece excelente, porque la unión y coordinación de familias y escuela produce una fuerza que ningún medio de comunicación, vídeojuego o pandilla supera. Al menos, eso es lo que quiero creer para que no se me vaya a pique el optimismo.

Pues bien, allí fui y me sentí como en casa. Hay sitios que, desde el primer día, te acogen como si fueras parte de su comunidad, y eso es lo que me ocurre a mí en esta zona de Lekaroz, Elizondo, Baztán y demás norte de Navarra. Entro por el CAP de Lekaroz como si fuera mi casa y me siento tan afectivamente tratada que la charla sale casi sola.

Una vez más, he quedado enamorada de esa gente y de ese sitio, una vez más he visto que la educación para la igualdad tiene mucho camino que recorrer, pero que el trabajo merece le pena, que se van viendo frutos. Y uno de los frutos más esperanzadores que se puede observar es que un grupo de escuelas se hayan juntado para que la perspectiva de género “atraviese” realmente su labor diaria, y además que las familias también estén implicadas. Enhorabuena a las personas que habéis impulsado esto, nos veremos más veces.

imagen-026-small.jpg