saltar a navegación

Bollullos Par del Condado

18 Enero 2011
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
6 comentarios

Hay experiencias que inicias con miedos, con nervios, con cierta inseguridad por la importancia del evento y que, luego, marcan de alguna manera tu trayectoria. Esto me ocurrió ayer en la charla que di en Bollullos Par del Condado, en Huelva.

Me contrataron para dar uno de los módulos del curso semipresencial que han programado este curso en Andalucía, una actividad muy amplia y muy potente para seguir formando al profesorado de toda la comunidad. El módulo que me tocaba a mí incluía muchos temas que, en principio, pueden parecer diferentes, pero que están todos relacionados: socialización con perspectiva de género, equidad, autonomía personal, empoderamiento, educación emocional, expectativas del profesorado teniendo en cuenta el sexo del alumnado. La preparación de la charla me permitió aprender muchas cosas y sistematizar ideas anteriores.

Pero lo que realmente me llenó, además del aprendizaje que supone para mí, fue el calor de la gente, me sentí como en casa, como si me conocieran. Me encontré arropada por el personal del CEP de Bollullos-Valverde como si perteneciera a su equipo y por un público entregado y comprometido que hizo fácil lo que en un principio parecía difícil.

Para mí, abordar temas como la autonomía y el empoderamiento para el profesorado y el alumnado es muy importante si, realmente, queremos que la educación para la igualdad tenga un impacto en las personas, para seguir avanzando hacia una sociedad más justa y equilibrada. Hay que seguir buscando estrategias de aula que nos permitan educar globalmente a las personas sobre la base de una verdadera igualdad de oportunidades y eso no puede conseguirse si no empoderamos a las alumnas y damos claves para una autonomía personal a todo el alumnado.

Ayer fue un día muy especial para mí, sentirse querida cuando estás tan lejos de tu casa y de tu gente te permite explayarte y desarrollar los contenidos de una forma que llega y que relamente tiene impacto. Por eso, desde aquí, mi abrazo a las asesorías del CEP de Bollullos-Valverde y a a todas esas personas del público que me hicieron sentirme parte de un grupo de profesorado que todavía creemos que lo imposible no existe, simplemente es que está algo más lejos, pero que con esfuerzo y perseverancia llegaremos a la meta. Gracias, Bollullos, estaremos en contacto.

PD: las gambas de la cena estaban espectaculares.