saltar a navegación

Mal empezamos, señora Consejera

5 Septiembre 2011
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
9 comentarios

La Consejería de Educación envía circulares a los centros en las que explica que su nuevo libro de estilo hace innecesario el uso explícito del femenino.
A partir de ahora sólo habrá profesores y alumnos; las profesoras y alumnas se sobreentienden. Dos circulares oficiales de la Consejería de Educación del Principado de Asturias, con destino a los centros docentes ante la llegada del nuevo curso escolar, especifica que de ahora en adelante «todas las referencias para las que se utiliza la forma de masculino genérico, deben entenderse aplicables indistintamente a mujeres y hombres».

Mucha gente encuentra baladí el uso no sexista del lenguaje, se argumentan razones lingüísticas para esconder la pereza que da aprender a expresarse bien haciendo un uso no sexista del lenguaje. Se hacen bromas y gracietas para no decir explícitamente que la igualdad les escuece y les molesta. Se habla de lo políticamente correcto para permitirse usar un lenguaje incorrecto.

Ante esta situación, la Consejera (primera mujer en este cargo en nuestra comunidad) de educación, ha decidido hacer caso de la incorrección y las posturas reaccionarias y nos recomienda invisibilizar, de nuevo, a las mujeres.

Pues no, señora Consejera, no lo haré y, es más, seguiré luchando por un lenguaje que me muestre a todas las personas, inclusivo, justo, dinámico, bien construido, igualitario y equilibrado. Y estas son mis razones:

- Porque el lenguaje es la vía para comprender el mundo y yo veo muchas mujeres y muchos femeninos en el mundo.

- Porque el lenguaje construye mundo y quiero un mundo de igualdad.

- Porque lo que no se nombra no existe y me niego a firmar mi propia inexistencia.

- Porque mi lenguaje muestra mi postura ante la vida y la mía está con la igualdad.

- Porque el lenguaje no es un tema sin importancia, sino que es la punta del iceberg de la desigualdad de género que hay en el  mundo.

- Porque no acepto recortes en los aspectos fundamentales de la vida, como la justicia y la equidad.

- Porque ante una derecha que fomenta la desigualdad, más que nunca, seguiré en la brecha.

Mal empieza, señora Consejera, mal empieza.