saltar a navegación

No hay convivencia sin coeducación

27 Octubre 2012
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
enviar comentario

En los últimos tiempos, una de las preocupaciones de los centros educativos está siendo la convivencia en los mismos. De ahí que hayan proliferado estudios, materiales, manuales, grupos de trabajo y horas de trabajo que se centran en esta cuestión.

Sin embargo, me parece inadmisible que en muchas de estas actuaciones no esté presente la perspectiva de género. No comprendo que se pueda hablar de acoso escolar y no se incluyan los temas concernientes a la construcción de las masculinidades y de las feminidades, me pregunto cómo es que no se ve la relación que hay, en estas edades de la adolescencia, entre construcción de una identidad con el rechazo e incluso la violencia contra las personas que no adoptan los mismos modelos. Echo de menos en muchas de las personas expertas en convivencia escolar que no hagan referencia, en los casos de conflicto, al sexo de quienes se implican en estos conflictos ¿Hablamos de chicos, de chicas, de conflicto profesor-alumna, profesora-alumno, alumno-alumno, etc?

Porque quienes tenemos experiencia directa en los centros educativos, sabemos (por poco que miremos con perspectiva de género) que casi todos los conflictos tienen que ver con el lugar que las personas quieren ocupar en el mundo y con el modo en que quieren ocuparlo. Así, muchas de las víctimas de acoso escolar son chicos que no se ajustan a una masculinidad preponderante y por ello son castigados por ciertos grupos que entienden la masculinidad y la feminidad desde un punto de vista absolutamente sexista y discriminatorio.

¿Cómo puedo, como docente, afrontar las cuestiones de convivencia en mi centro si no tengo formación en coeducación? ¿Cómo puedo hablar de los conflictos de convivencia en mi centro si, ni siquiera, tengo los datos desagregados por sexo? ¿He oído hablar de las nuevas masculinidades? ¿del empoderamiento? 

El tema de convivencia seguirá siempre cojo si no aplicamos la perspectiva de género y si no ponemos en práctica la coeducación para la prevención de la violencia.

No creo que la coeducación sea una parte de la convivencia, en realidad pienso que la convivencia es una de las partes de la coeducación, en el sentido de que en la interrelación como personas tiene un peso muy específico cómo me construyo como varón y como me construyo como mujer.

Además, siempre que la coeducación se une a otros temas, ésta acaba por desaparecer. El principal motivo, en mi opinión, es la falta de formación en igualdad que presenta el colectivo docente (con la inclusión de las personas que tienen el poder para influir en el sistema desde arriba).

Se hace necesario un Plan de Igualdad en Educación, que lle ve la formación en coeducación a los centros y que la generalice con recursos y con normativa clara. En eso seguiremos.

Por si alguien tiene interés en el tema de las nuevas masculinidades y su tratamiento en el aula, dejo un enlace con un material que puede ser útil para el día a día:   http://issuu.com/marianmoreno/docs/propuesta_did_ctica_masculinidades