saltar a navegación

23 asesinadas por el machismo este año y la Coeducación sigue siendo voluntaria

22 Mayo 2013
Publicado por MARIA ANTONIA en: General
2 comentarios

Cada vez tengo más claro que la Coeducación será siempre la hermana pequeña de la educación, cuando no la prima lejana. Este año ya van 23 mujeres asesinadas por el terrorismo machista, mujeres que no han tenido derecho a la vida, por el simple hecho de haber nacido mujeres. Pero para evitar esta lacra no vemos publicidad institucional, ni intencionalidad política de acabar con este desangrarse de una sociedad que, a la vista está, es capaz de asumir que a su lado se asesine a personas porque han nacido con un sexo determinado.

La ley respalda la educación para la igualdad, sabemos que esta educación es la verdadera medida preventiva, decimos de manera grandilocuente que es necesaria la Coeducación, pero no lo hacemos. Educar para la igualdad sigue estando en manos del personal docente que voluntariamente quiera hacerlo, como si se tratara de algo secundario, casi un hobby para un grupo de “raras” (algún “raro”) que no saben que ya está todo conseguido.

Seguimos oyendo en los centros educativos que es un hartazgo que “siempre” hablemos de igualdad, y resulta que están hartos y hartas cuando todavía no han movido un dedo para que su alumnado aprenda a construir una sociedad mejor de la que les hemos dejado.

No existe una inspección real del cumplimiento de la ley en los centros educativos, si te falta algo en la programación te lo dirá la inspección de turno, pero si ni siquiera aludes a tu intención de coeducar, nadie lo echará en falta. 

Se potencian las TIC, lo bilingüe e incluso, ahora con otra nueva ley, el catecismo en la escuela; pero no se prioriza la coeducación; incluso en la formación del profesorado es un tema que depende del voluntarismo de las asesorías. De verdad ¿no nos duelen estos crímenes? ¿ no somos conscientes del poder de la escuela, junto con la familia, para cambiar esta trayectoria de muerte e injusticia? ¿nos da igual que nuestro alumnado siga educándose en las rancias ideas del poder y la sumisión? ¿nos importa un pimiento que la sexualidad cada vez se vea más como cantidad en vez de como calidad? ¿pasamos de todo?

La nueva ley, además, hace evaluable la religión (la suya, claro), o sea que aprobaré a quien recuerde que en el Génesis se aboga por el fomento de la violencia de género, premiaré a quien aplauda la discriminación histórica contra las mujeres y rezaré desde el último banco de una iglesia metida en la escuela pública, eso sí sin sobresalir, que ya lo dijeron todos sus santos y santas, que soy mujer y tengo que agachar la cabeza.

Creo que es mi primer post enfadada, cabreada y asqueada. Eso no quiere decir que vaya a abandonar, pero sí que vale más que por un tiempo nadie me haga ni media broma sobre la igualdad, ni que me pongan como argumento que soy una pesada, ni que me digan, sea de donde sea, que esto no es una prioridad y que vale más que la gente hable inglés en vez de que ni asesine ni sea asesinada. Vamos que hoy sigo siendo fumadora, pero más bien fumo en pipa.