En memoria del medievalista Julio Valdeón

23 06 2009

Ha muerto Julio Valdeón Barruque, insigne medievalista, cuya teorías sobre la Edad Media y su concepción de la Historia como ciencia útil para construir el futuro forman parte del bagage de conocimientos, no sólo de la mayor parte de quienes impartimos Historia, sino también de muchos que sólo son amantes de esta disciplina o simplemente se interesan por nuestro pasado histórico.

No haré una loa a su trabajo como investigador y divulgador especialista en la Baja Edad Media, con especial atención al reimo de Castilla-León (para ello es suficiente tener presente su muy prolija producción bibliográfica), ni siquiera traeré a colación su activo papel como opositor al franquismo desde las filas del Partido Comunista o su labor de impulsor de la autonomía castellano-leonesa, simplemente le dedicaré un sencillo y personal homenaje trayendo aquí unas palabras suyas que, fieles a su concepción de la Historia, enlazan oportunamente pasado y presente:

“Las Españas medievales” es la expresión aplicada a las entidades territoriales y políticas que se fueron constituyendo en la península ibérica durante el periodo conocido como La Reconquista. Con tal término -el de “Las Españas medievales”- se alude al hecho de que, bajo la idea unitaria de Hispania –o España, en romance-, recuerdo del pasado de tiempos visigodos, pero a la vez punto de encuentro de todos los que compartían un mismo proyecto, (esto es) la lucha contra los musulmanes y la esperanza de un futuro asimismo en unión, (bajo esa idea de unión) se hallaba la realidad de núcleos políticos independientes unos de otros. Ese binomio unidad-diversidad, característico del Medievo hispano, de alguna manera ha sido retomado en la España de las autonomías de nuestros días. Muchas de las comunidades autónomas de la España actual no son sino herencia de los núcleos políticos del pasado medieval.

Párrafo extraído del manual “Bachillerato LOGSE, Historia” para Segundo Curso de Bachillerato, editado por Anaya (1999) y del que fueron autores, además de Julio Valdeón, Fernando García de Cortázar, Javier María Donézar y Manuel Fernández Cuadrado.

  



Círculo Cultural de Valdediós, algunas consideraciones sobre su existencia

13 06 2009

ccv.jpgEn la Memoria de actividades 1998 del Círculo Cultural de Valdediós, la primera de una serie de diez, el profesor Juan Ignacio Ruiz de la Peña iniciaba su escrito de colaboración con las siguientes palabras: “El monasterio cisterciense de Santa María de Valdediós constituye en la Edad Media una de las instituciones eclesiásticas de mayor influencia social y proyección espiritual, cultural y económica en la sociedad asturiana”.

El padre Jorge Gibert, prior del monasterio de Santa María de Valdediós entre el 29 de julio de 1992 y el 10 de diciembre de 2008, escribiría en la misma  Memoria: “Un monasterio como Valdediós, con antiguos y sobrios edificios, en un valle tranquilo, alejado de las ciudades… ha sido, en épocas pasadas, centro de vida cultural y de otras muchas actividades temporales que incidieron en la vida del pueblo. Aún hoy entre los monjes la erudición y la investigación encuentran un ambiente apropiado. Esto supone que mucha gente espera y pide que el monasterio ofrezca actividades concretas que enriquezcan la vida y la espiritualidad del mundo de hoy”.

La aportación del padre Gibert a las Memorias anuales del Círculo editadas hasta junio de 2008 se convertiría en un ingrediente indispensable de las mismas porque, además de enriquecer con sus reflexiones (siempre relacionadas con el monasterio y sus circunstancias) el contenido de nuestros anuarios, avalaba la integración del CCV en el contexto de la recuperación del emblemático lugar de Valdediós.

ccv_junio2008.JPG

1 de julio de 2008. Asistentes a la presentación de la Memoria de actividades 2007, entre ellos Iñigo Noriega, Director de El Comercio, Consuelo Vega, Directora General de Cultura, Juan Basilio González, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Villaviciosa, el prior Jorge Gibert, directivos, patrocinadores y socios del Círculo./PAÑEDA

Si a finales de enero reflexionaba en mi artículo “Valdediós, una hermosa realidad que se quiebra acerca de la por entonces inminente marcha de la comunidad cisterciense, en esta ocasión mis reflexiones van dirigidas al Círculo Cultural de Valdediós, asociación que inició su andadura el 8 de febrero de 1998 con una asamblea celebrada en el salón de actos del Monasterio. El Círculo no nació como una asociación cultural más, sino que adoptó como signo distintivo y condicionante organizador de sus actividades su vinculación al lugar de Valdediós con todo lo que éste comportaba, es decir, la restauración de su vida monástica, espiritual y cultural representada en la orden cisterciense.

Lo expresó muy claro Juan Benito Argüelles, cofundador de la Asociación y primer Presidente de la misma, en las páginas que daban entrada al referido Anuario de actividades 1998: “… La llegada en las mismas fechas de una Comunidad Cisterciense al Monasterio de Santa María de Valdediós… nos llevó a sentirnos implicados en el proyecto de completar aquel primer impulso que llevó a las instituciones del Principado a ocuparse de Valdediós… Se trataba de recuperar todas las significaciones y el legado sociocultural que aquel enclave había tenido a lo largo de la historia de Asturias”. En líneas posteriores diría: “El apoyo y el talante de la Comunidad Cisterciense, representada por su Prior, Reverendo Padre Jordi Gibert, que ofreció de forma desinteresada el uso del salón de actos del Monasterio, hizo posible que el proyecto se tornara más relevante, al contar con una plataforma fundamental para su desarrollo… Se había encontrado un lugar emblemático, en el centro de Asturias, ajeno a cualquier tipo de prejuicio o sectarismo que, desde el sosiego y la responsabilidad, propiciaba un espacio para la reflexión, el debate y el intercambio de ideas y sugerencias creativas”.

Componente esencial del Círculo fue siempre su condición de Asociación ciudadana democrática e integradora, característica ésta que encontró adecuada respuesta en el talante tolerante y abierto de la Comunidad Cisterciense de Valdediós, dispuesta a facilitar la realización de las actividades que el Círculo realizaba en el salón de actos del Monasterio y, en ocasiones, también a prestar su colaboración: así fue por ejemplo cuando el padre Gibert hizo de intermediario entre el Círculo y el ex president de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol para su intervención en nuestro foro en julio de 2005. En otro orden de cosas, la presencia física del Prior Gibert, de los padres Massimo y Lawrence y del hermano Francisco Javier a la salida de nuestros actos, prestándose a conversar con los asistentes (ellos mismos, en ocasiones, lo eran) contribuía a reforzar la esencia y la existencia del Círculo.

Por el Círculo Cultural de Valdediós han pasado representantes del mundo de la comunicación, de la literatura, de las artes plásticas, del cine, diseñadores, virtuosos de la música y del canto; pensadores, científicos, políticos, sociólogos, economistas, empresarios, arquitectos, urbanistas, demógrafos, geógrafos, representantes de los distintos niveles de la educación, de diversos campos de la medicina, de los diversos ámbitos de la realidad asturiana y nacional. Personalidades asturianas y foráneas. 

 valdedioscaustro.jpg

El Círculo puede atribuirse el mérito de haber dado a conocer el lugar de Valdediós, no sólo a nivel regional, sino también nacional. Hasta 2008 el recorrido por el Monasterio de Santa María formaba parte del “ritual” de las actividades culturales que realizaba la Asociación, nuestros conferenciantes y colaboradores diversos tenían así la oportunidad de conocer este lugar cargado de historia, y lo hacían guiados por su mejor conocedor y más apasionado defensor: el padre Jorge Gibert mostraba con satisfacción y orgullo el monasterio, los avances de su restauración y la biblioteca (los 20.000 volúmenes que los monjes cistercienses habían logrado reunir la habían convertido en lugar de estudiosos e investigadores), aderezando sus explicaciones con comentarios sobre la historia del monasterio maliayo.

Una de las actividades fijas del Círculo era la Jira de San Juan, abriendo el programa figuraba la misa mozárabe que se celebraba en el Conventín los últimos sábados de cada mes. El rito mozárabe, según información que el Padre Gibert me facilitó en mayo de 2005, atendiendo a una petición que le hice cara a ilustrar a los socios del Círculo, es un “antiguo rito hispánico que nace en la península Ibérica y forma parte del grupo de liturgias de lengua latina que, entre los siglos V y VIII, se constituyen en Occidente… La invasión musulmana… ahogó el normal desarrollo de esta liturgia hispánica… En el Reino de Asturias… se mantuvo y esto explica que este rito haya sido el de nuestros orígenes, el que se celebró en nuestras antiguas iglesias y con el que se consagró esta Iglesia de San Salvador de Valdediós”.

La llegada de la Comunidad Cisterciense había supuesto la restauración en Valdediós del rito mozárabe –compartido únicamente con Toledo-,  otro elemento cultural, no sólo espiritual, del que ahora lamentablemente también se ve privado el Valle de Boiges. Y Asturias.

El proyecto del Círculo Cultural de Valdediós me “enganchó” desde sus inicios. Atendiendo a la petición de Juan Benito y Lola Lucio, ya colaboré en las “Conversaciones en Valdediós”, iniciativa que arrancó en febrero de 1996 y que serviría de preámbulo al Círculo. Constituido éste, mi implicación fue total: no me limité a mi condición de socia promotora (con el número 3) de la Asociación, sino que fui su tesorera entre 1998 y 2001 y en febrero de 2005 (nuestro proyecto pasaba por un momento difícil) opté a la Presidencia del mismo. Inicié mi cometido con ilusión, apoyada por una Junta Directiva que se volcó en la tarea, lo que redundó en una fructífera actividad del Círculo. Finalizado mi mandato en febrero de 2008, decidí no presentarme a la reelección (soy de la opinión de que en este tipo de empresas los cargos deben rotar).

Empezaban a aparecer nubarrones en el horizonte de Valdediós, confiaba –como otros muchos- en que la intensa respuesta popular haría que las autoridades eclesiásticas reconsiderarían el gran error que, lamentablemente, acabarían consumando. De aquella hermosa realidad en que había devenido la restauración íntegra de Valdediós, la de su realidad física, monástica, espiritual y cultural, hoy, tras la marcha de la comunidad cisterciense, sólo queda la primera; respecto a la restauración cultural, desapareció el núcleo esencial de la misma: la razón de ser del Círculo Cultural de Valdediós era contribuir a esa restauración.

Suscribo las declaraciones de Lola Lucio a La Nueva España el 24 de enero último. “Si no hubiera venido el Císter, el Círculo no habría nacido. Yo no soy partidaria de seguir si no hay monjes medievales, pero habrá que consultar a los socios”. Tal consulta no llegó a realizarse. Es de valorar que la actual Junta Directiva quiera seguir organizando actividades culturales en Valdediós, pero por lealtad a la comunidad cisterciense y por lealtad a lo que constituyó la esencia del Círculo Cultural de Valdediós, en mi opinión se debería plantear su continuidad como tal asociación.

Actualización: Este artículo se publica hoy, martes 16 de junio, en el diario La Nueva España, con el título “Consideraciones sobre el Círculo Cultural de Valdediós”. 



¿Debemos fiarnos de la Wikipedia?

10 06 2009

¿Debemos fiarnos de la Wikipedia? es un reportaje que publica El País de hoy, martes 10 de julio, y del que es autora Carmen Pérez-Lanzac. En la cabecera del mismo, acompaña al titular la siguiente afirmación: Domina Internet y ha sumido a las enciclopedias internacionales en una profunda crisis - La “Británica” y Larousse se abren a la interacción en la Red para intentar adaptarse.

La autora se sirve de las opiniones de profesores, de periodistas, de estudiantes, de expertos en la comunicación a través de la Red, expone experiencias diversas… El resultado es un interesante y riguroso análisis de esta importantísima fuente de información que hoy es Wikipedia.

Para remarcar su importancia, de la que sin duda todos somos conscientes, aporta los siguientes datos:

Con ocho años y medio recién cumplidos, Wikipedia es una poderosísima herramienta con una comunidad global de más de 150.000 voluntarios -más 20 empleados fijos- que han escrito 11 millones de artículos en 265 idiomas (482.000 de ellos en español, a un ritmo de 400 nuevos al día). El perfil medio del wikipedista es el de un estudiante de entre 20 y 35 años, soltero. También participan en ella catedráticos y rectores de universidad (aunque a algunos no les guste gritarlo a los cuatro vientos). Unos son más activos que otros: el 30% de sus habituales realiza el 70% del trabajo. En España, más de seis millones de personas la leen mensualmente. Le gana, por goleada, a las versiones online de las enciclopedias tradicionales. Pero, ¿qué hay de su fiabilidad? ¿Es correcto elevarla a la categoría de enciclopedia?.

Bueno, mi objetivo fundamental es reseñar este reportaje y animar a que lo leáis aquellos que aun no lo habéis hecho. Espero que coincidáis conmigo en que merece la pena leerlo.

Actualización (26/08/09): Wikipedia bajo vigilancia. La enciclopedia libre de la Red comprobará previamente los artículos para garantizar que se atienen a la verdad.



“Cibermaratón perpetuo” para los niños con discapacidad de Kenia

9 06 2009

Cibermaratón Perpetuo” es una iniciativa puesta en marcha por la organización África Siglo 21, con base operativa en Kenia, con el fin de recaudar fondos para mantener en pie el Centro Namelok Naretoi para niños con discapacidad.

En la cultura tradicional masai, al igual que en la mayoría de las sociedades pastoralistas nómadas, a los niños con discapacidades físicas o mentales no se les daba atención o tratamiento especializado, en ocasiones la vergïenza que sentían sus familias por este hecho les llevaba a ocultarlos en las casas lejos de los demás miembros de la comunidad, en muchos casos con consecuencias mortales. Desde que las sociedades masai se han sedentarizado y modernizado son cada día más las madres que se niegan a abandonar a sus hijos y deciden ayudarles para que logren una vida digna y lo más plena y autosuficiente posible.

francisca-and-mothers-traditional-dresses4.jpg

La directora del centro, Francisca (que es enfermera de profesión y lleva 17 años trabajando en este proyecto), aparece aquí con un grupo de madres y niños con sus vestidos tradicionales un día de fiesta. Ella es la que está en el centro del grupo y lleva una diadema en el frente.

Para atender a estos niños se creó en 1991, en Entansekera (Loita Hills, Distrito de Narok, Kenya), el Centro de Niños Discapacitados de Namelok Naretoi. Desde entonces han pasado por el Centro más de 150 niños, quienes en su mayoría viven ahora una vida relativamente normal gracias a haber recibido tratamiento médico especializado y una educación. África Siglo 21 colabora con esta ONG local desde el año 2007 en que por primera vez visitó la zona y descubrió este admirable proyecto que responde a una dura realidad que poco a poco está logrando transformar.

victorvisitacentro.jpg Durante la pasada Semana Santa, un equipo de África Siglo 21, acompañado de su Director de Proyectos, Victor de la Torre Sans, visitó el Centro Namelok Naretoi.

Gracias a la iniciativa española “Cibermaratón Perpetuo, se ha lanzado una campaña con la que África siglo XXI espera recaudar suficientes fondos para poder mantener operativo el centro y así ofrecer a los niños y padres los siguientes servicios:

  • Atención médica (cirugía correctiva, rehabilitación, etc.) y seguimiento regular de los casos más graves y recién nacidos.
  • Compra y mantenimiento de prótesis y material de movilidad.
  • Acogida de los niños abandonados por sus madres y alojados en el centro.
  • Microcréditos para madres y pacientes rehabilitados.
  • Formación básica para familias de niños discapacitados.
  • Sensibilización sobre la prevención de accidentes y situaciones de riesgo.

Para más información, puedes visitar esta página:

http://www.canalsolidario.org/web/noticias/noticia/?id_noticia=11172



Entre el 6 y el 7 de junio, entre la Historia y el Futuro

7 06 2009

Inicio estas líneas en esa franja horaria en la que se confunden el fin de un día y el inicio del otro,  en la que confluyen el ayer y el hoy, el hoy y el mañana, con sus respectivas vivencias; en esta ocasión esa confluencia tiene un significado especial: hoy (ayer), sábado seis de junio, 65 Aniversario del inicio del Desembarco de las tropas aliadas en las playas de Normandía, el principio del fin de la II Guerra Mundial y del III Reich, se diluye en mañana (hoy), domingo siete de juniodía en el que los ciudadanos de la Unión Europea tenemos un compromiso (en mi opinión, ineludible) con las urnas. La Historia confluye con el Presente y se diluye en el Futuro.

Y celebro la coincidencia porque la Unión Europea de 2009 es posible gracias, en gran parte, a la que, en palabras del por entonces primer ministro británico Winston Churchill, fue la operación “más complicada y difícil de la II Guerra Mundial”, considerada ya en su momento decisiva para el desenlace de la guerra.

6junio1944_3.jpg

Allí, en la playa de Omaha, al amanecer del día D, seis de junio de 1944, estaba Robert Cappa, lo suficientemente cerca para conseguir un testimonio de primera mano: “Desembarqué junto a una compañía de rifles del 16º Regimiento de la 1ª División de Infantería. Sabía que arriesgaba mi vida (…). Las balas literalmente horadaban el agua, por todos lados. A pesar de ello hice las fotos. Busqué la protección de un tanque quemado en la orilla, nadando junto a multitud de cuerpos flotantes (…)”.

Y mañana (hoy), domingo, los europeos de 19 países nos acercamos a las urnas para elegir a los 736 diputados del Parlamento europeo, lo que supone pronunciarnos sobre el futuro de Europa, sobre nuestro futuro. En días pasados (desde el jueves) ya han emitido su voto Reino Unido, Irlanda, Holanda, República Checa, Letonia, Chipre, Eslovaquia y Malta.

parlamento_europeo2.jpg

Es preciso que desaparezcan esos nubarrones que se vislumbran en el horizonte, se teme una muy baja participación y, lo que es más preocupante,  parece que avanzan los grupos de extrema derecha.

No debería ser necesario insistir hasta qué punto es positiva esta Unión Europea (en la que por supuesto no todo son parabienes) ¿Excesivo idealismo? Pues, vale: pongámonos en un plano meramente materialista y hagamos balance de cuánto nos beneficiamos sus componentes de los fondos estructurales europeos. España tiene mucho que decir al respecto.

Pero  parece que no se trata sólo de que el ciudadano europeo de a pie no esté motivado, sino que, lo que es mucho más sorprendente, hay países, sus dirigentes, que se manifiestan abiertamente antieuropeos ¿es esto aceptable?, y, por qué no decirlo ¿fueron convenientes en todos y cada uno de los casos las adhesiones ocurridas en la Unión Europea desde 2004? ¿cuál es el límite de este proyecto de ampliación europeo? ¿hasta dónde puede “diluirse”?.

Estaremos atentos a los escrutinios de la tarde-noche del domingo y a sus resultados finales.

Artículos que merece la pena leer:

Bienvenido, presidente, de Jorge Semprún

¿Por qué los europeos no van a votar?, de Ignacio Sotelo

La otra guerra de Robert Capa