Cumplimos un año

8 09 2009

lacalumnia_botticelli.jpg

“La calumnia de Apeles” de Sandro Botticelli (1)

Hoy se cumple un año de la existencia de este blog ¿Balance? Pues, qué decir… Que me proporcionó buenos momentos; que no resultó ser una mala experiencia; que no puedo decir si se cumplieron o no mis expectativas porque no las tenía claramente predeterminadas, porque cuando me metí en esta tarea lo hice por un “a ver qué pasa”; que -así lo creo yo- las páginas y algunos posts son bastante dignos; que esto de alimentar un blog requiere mucha dedicación (al menos eso me pasa a mí), lo que motivó que dejara por el camino algunas cosas interesantes, pero que requerían más tiempo del que yo disponía o ya había pasado el momento de publicarlas, y esto me fastidia. Bueno, la conclusión es que me lo paso bien, que me proporciona algunas satisfacciones y que mi intención es continuar.

Pero el objetivo fundamental de este post no es tanto cavilar sobre su existencia o plantearme su continuidad como referirme a las palabras de Derek Walcot -La profesión de profesor es “un privilegio por poder orientar las mentes de los jóvenes”- que abren mi blog y en cierto modo le sirven de lema.

A mediados del mes de mayo los medios de comunicación se hicieron eco de la siguiente noticia: El poeta antillano Derek Walcot, premio Nobel de Literatura en 1992, renunciaba a ocupar la cátedra de poesía de la Universidad de Oxford (una de las cátedras más prestigiosas del mundo, cuya existencia se remonta a 1708 y que hasta ahora estuvo siempre ocupada por un europeo blanco) después de que los 200 académicos que debían participar en la elección, el 16 de mayo, recibieran un documento anónimo con extractos del libro “El profesor lascivo”, escrito en 1990, en el que, entre otros casos de acoso, una ex alumna de Harward acusaba a Walcot de haberla acosado sexualmente en 1982 y de haberla suspendido ante su negativa. “Nunca ofrecí mi versión de algo que  ocurrió hace veinte años y ésa seguirá siendo mi política” fue el comentario de Walcot, quien describió el documento como un “intento bajo y degradante de asesinar su carácter”.  

La noticia se completaba con la elección de la poeta, periodista y escritora Ruth Padel, aspirante también a ocupar la cátedra de Oxford y quien, a su prestigio literario, añadía su condición de ser tataranieta de Darwin.

Mi primera reacción ante la noticia fue de auténtica consternación, mi sensibilidad ante hechos de este tipo me empujaba a eliminar de mi blog la referencia al poeta antillano, me dolía especialmente que se viniera abajo el excelente recuerdo que me había quedado de su conocimiento en Noreña. Decidí tomarme un tiempo antes de tomar una decisión.

No necesité esperar mucho. A finales del mismo mes de mayo, el hecho vuelve a ser noticia, pero entonces se habla de difamación y de complot urdido por la propia Ruth Padel, quien había informado a dos periodistas de la existencia del libro. Esto trasciende y Padel (que dijo haber obrado de buena fe, aunque negó ser la autora del envío del documento a los académicos), la primera mujer que ocupaba la cátedra de poesía de Oxford, acabó dimitiendo también el 26 de mayo. A últimos de agosto la cátedra continuaba vacante.

Las palabras de Derek Walcot seguirán introduciendo mi blog.

(1) El nombre por el que conocemos esta pequeña tabla viene determinado por una acusación por envidia del pintor griego Antifilos a su colega Apeles. Se le acusaba de provocar una revuelta contra el rey egipcio Ptolomeo IV por lo que fue encarcelado, obteniendo la libertad cuando un auténtico líder de la rebelión manifestó la inocencia del pintor. El rey rehabilitó a Apeles y le concedió a Antifilos como esclavo, realizando el artista una obra en referencia a su caso. La historia se conoce gracias al poeta Luciano, realizando Botticelli una nueva versión del asunto / arteHistoria.
  

Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image