Centenario de la CNT: 100 años de anarcosindicalismo

31 10 2010

cartel_cnt.jpgEl introductor en España de la ideología anarquista fue el italiano G. Fanelli, quien en 1869 viajó a Madrid y Barcelona para crear los primeros núcleos de afiliados a la 1ª Asociación Internacional del Trabajo y difundió las ideas anarquistas de Bakunin como si fueran las de la AIT. Desde un principio el anarquismo arraigó sobre todo en la industria catalana y en el campo andaluz. En 1871 llegará a España Paul Lafargue, yerno de Carlos Marx, quien impulsará el grupo de internacionalistas madrileños favorables a las posiciones marxistas. Los enfrentamientos entre las dos corrientes internacionalistas en el seno de la AIT tendrá su reflejo en nuestro país: en 1872 se fará efectiva la ruptura entre socialistas y anarquistas.

En los inicios del s. XX, el anarquismo continuaba teniendo su mayor presencia en Cataluña y Andalucía, seguidas de Aragón, Asturias (Gijón y La Felguera) y Levante (Alcoy). En 1907, las sociedades obreras y los sindicatos autónomos de inspiración anarquista habían creado Solidaridad Obrera, una federación de asociaciones de trabajadores de carácter apolítico, reivindicativo y favorable a la lucha revolucionaria.

Solidaridad Obrera fue la impulsora de la creación de la Confederación Nacional del Trabajo, de composición básicamente catalana, pero de ámbito español. Su 2º Congreso, celebrado en el Palacio de Bellas Artes de Barcelona entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre de 1910, acabó siendo el escenario del Congreso Constitucional de la CNT . La nueva sindical expresó el deseo de fusionar el proletariado español en una sola organización, en un sindicato único, fijándose una clara posición anarcosindicalista al establecer como objetivo la socialización revolucionaria de la economía y la emancipación política integral de la clase trabajadora.

“La huelga general ha de ser revolucionaria… Para esto es preciso una fuerte conexión entre todos los obreros, no de una región sino de las distintas regiones que integran la nación española; para que la huelga sea general en la verdadera aceptación de la palabra, quizá en la única aceptación, cuando dejen de producir al unísono todos los asalariados de un mismo país.
Creemos, pues, que la huelga general, para su completo éxito, debe llevarse a la práctica cuando los obreros federados en la Confederación nacional estén capacitados para llevar a feliz término la renovación de las malas condiciones en que hoy trabaja”
               Congreso Fundacional de la CNT. Barcelona, 10 de octubre de 1910

En el artículo La CNT y el anarquismo publicado en El País el miércoles 27, Antonio Elorza comenta el centenario de la CNT y, entre otras cuestiones, señala las diferencias entre el anarcosindicalismo y el anarquismo. 

Y muy interesante es el reportaje “Visiones del anarquismo”, también de Antonio Elorza, en el que, tras una breve introducción (”El centenario de la fundación de la CNT ha servido para reavivar hasta cierto punto el interés por el moivimiento libertario español. En realidad, sería más preciso hablar de ciento cuarenta años de anarquismo, por aquello de que fue en el Congreso de Barcelona, en 1870, fundacional de la sección española de la Primera Internacional, cuando el bakunismo se impuso al republicanismo en el incipiente movimiento obrero español”) comenta diversas publicaciones recientes -trabajos de calidad, en su opinión- que analizan el anarquismo desde diversas perspectivas: “Tierra y libertad. Cien años de anarquismo en España”, serie de ensayos coordinado por Julián Casanova; “La revolución libertaria” de Heleno Saña; “Anarquistas. Un movimiento libertario en España” de Dolors Marín.

En el Babelia de El País de ayer sábado, el repotaje “Matar al rey” nos cuenta el fallido magnicidio del rey Alfonso XIII, ”un episodio rescatado de los archivos de la policía francesa, reconstruido al cumplirse el centenario de la CNT”.

En 1931, tras una difícil trayectoria de huelgas generales, de persecuciones y de mártires, de clandestinidad y de vida pública, la CNT rondaba el millón de afiliados. Tras la derrota bélica, el franquismo supuso persecución y exilio, mandó al paredón a millares de libertarios y aplastó su vasto aparato sociativo. En la democracia -en los primeros momentos de la  transición- el anarquismo pareció resurgir, pero al no participar en los Pactos de La Moncloa y al ser falsamente acusada de ser la autora del atentado de la Discoteca Scala de Barcelona, en 1978, inició su declive.

Actualmente, la CNT tiene 50.000 afiliados y sigue los postulados libertarios de 1910. 

El video que sigue es la primera de las cinco partes de las que consta el documental “Un pueblo en armas“. La acción transcurre entre los inicios de la Guerra Civil y 1937 y narra el alzamiento militar contra el Gobierno republicano y la respuesta popular por parte de militantes de la CNT. El montaje del documental -auténtico documento histórico- se realizó con materiales de productoras vinculadas a los sindicatos anarquistas de la Segunda República.

Actualización.-

El diario Público en su edición de hoy, lunes 1 de noviembre, publica el artículo “Anarquismo y CNT” del historiador José Luis Ledesma.

De este artículo, cuya lectura recomiendo, destaco lo que sigue:

“Anarquismo ibérico y CNT no pueden confundirse sin más. Por un lado, el primero precedía en mucho a la segunda y no se limitaba a ella. Antes y después de 1910, el mundo libertario era un complejo conglomerado en el que, además de sociedades obreras y sindicatos, había otros muchos espacios, como ateneos y escuelas racionalistas, grupos de afinidad y falansterianos, comités de defensa y propresos, periódicos y editoriales, grupos naturistas y nudistas. Pero al mismo tiempo, el anarquismo era menos que la CNT. Si bien en ella estaban casi todos los que eran anarquistas, no lo eran todos los que estaban…

Desde al menos 1917 hasta el final de la Guerra Civil, los anarquistas orientaron la central sindical más poderosa del país, cosa que no ocurrió en ningún otro, e hicieron de ella la organización de inspiración libertaria más importante del mundo… No pocos de sus valores y demandas de emancipación individual y colectiva, política y social, cultural o sexual son aún retos pendientes recogidos por los nuevos movimientos sociales”.


Acciones

Informaciones

Un comentario a “Centenario de la CNT: 100 años de anarcosindicalismo”

28 12 2011
señor x (22:15:32) :

Está muy interesante la página, pero no trae el texto del congreso fundacional de la CNT escrito en Barcelona el 30 de octubre de 1910. Tampoco se comenta el contexto político y social en que se funda la CNT.
En mi opinión, de poner lo antes mencionado estaría perfecto.
Un saludo!

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image