La Declaración de Independencia de EE.UU. cumple 235 años

7 07 2011

independencia2_eeuu.jpg

Firma de la Declaración de Independencia de Estados Unidos de América el 4 de julio de 1776. En la imagen, entre los redactores de la Declaración y en el grupo que aparece de pie en torno a la mesa, se distinguen Thomas Jefferson (primero por la izquierda), tercer presidente de EEUU, 1801-1809; Benjamin Franklin (el cuarto) y George Washington, primer presidente de las colonias independizadas, del recien nacido Estados Unidos, que destaca en el grupo de la derecha.
El segundo presidente de EEUU fue Jhon Adams, 1797-1801.

Las protagonistas de la que fue la primera insurrección colonial independentista contra una metrópoli y el primer ejemplo de gobierno fundado sobre las ideas de igualdad y libertad fueron las trece colonias que Gran Bretaña tenía en la costa este de América del Norte.

trececolonias2.jpg

Fue necesaria una larga guerra, que duraría hasta octubre de 1781, cuando el principal ejército británico se rindió a las fuerzas estadounidenses y francesas, al mando respectivamente de George Washington y del marqués de La Fayette, en Yorktown (Virginia). Inglaterra no reconocería la independencia del nuevo país hasta 1783. 

bandra13colonias_1.jpg1776

bandera1777-2.jpg1777 

En 1777, trece estrellas, simbolizando las trece colonias americanas, sustituyeron en la bandera de Estados Unidos a la cruz de San Jorge y de San Andrés, que eran el símbolo de sus lazos con Inglaterra.

Fue !Feliz 235 cumpleaños, Tío Sam! de Edward Malefakis (1), publicado por el diario El País el lunes 4, el que me sirvió de recordatorio del acontecimiento que desembocó en el nacimiento de la que llegaría a ser, y aun es, la primera potencia económica y política mundial. El autor recuerda la efeméride destacando los valores y lo excepcional del proceso independentista -primera revolución de la historia que reivindica los principios de la nueva ideología liberal, heredada del pensamiento ilustrado-, al tiempo que, con evidente admiración, describe los elementos del sistema político que se instituye en el joven país y alude a sus primeros dirigentes; pero también menciona los defectos considerables que tenía la nueva república creada por la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos”.

Cierro esta referencia al artículo de E. Malefakis (cuya lectura por supuesto recomiendo) reproduciendo el siguiente párrafo: Las inmortales palabras de dicha declaración proclaman los objetivos de cualquier Gobierno democrático: “Sostenemos que las siguientes verdades son evidentes: Todos los hombres han sido creados iguales. El Creador les ha dotado de ciertos derechos inalienables. Entre ellos, la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Para garantizar esos derechos, los hombres constituyen Gobiernos que derivan sus legítimos poderes del consentimiento de los gobernados. Siempre que un Gobierno se torne destructivo para esos fines, el pueblo tendrá derecho a instaurar uno nuevo y a organizarlo del modo que le parezca más proclive a garantizar su seguridad y su felicidad”.

Artículos relacionados: 

(1) El artículo titulaba “Feliz 265 cumpleaños…”, pero al día siguiente El País corrigió el error.