Bustiello, Valle de Turón y Sovilla. El presente de un espacio minero histórico

22 07 2011

Bustiello, Valle de Turón y Sovilla. El presente de un espacio minero histórico es una actividad extraescolar programada para la asignatura Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato (también podría ser complementaria de Historia-CCSS de 4º de la ESO).

OBJETIVOS.- Con esta actividad se pretende QUE EL ALUMNO

  • Identifique y valore el paisaje minero del Valle del río Turón, elegido por el Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) entre los 100 elementos más representativos del patrimonio industrial español.
  • Se interese por el significado del Pozo Santa Bárbara,  incluido dentro del Plan Nacional de Patrimonio Industrial del Ministerio de Cultura de España y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno del Principado de Asturias.
  • Conozca y asimile el contenido del Aula de Interpretación del Pozo Espinos.
  • Comprenda, a través de la visita al Poblado Minero de Bustiello (Aller), el significado del concepto paternalismo industrial.  
  • Sea capaz de apreciar el pasado industrial, ligado a la explotación de la minería del carbón, del espacio a visitar, así como de leer en el paisaje las modificaciones experimentadas por este espacio en los últimos 150 años.
  • Aprecie en la visita a la Factoría de Rioglass Astur (polígono industrial de Sovilla, Mieres) un ejemplo de la transformación que este espacio histórico está experimentando.
  • Tome conciencia de la importancia de nuestro patrimonio industrial.

Los ESCENARIOS de nuestra excursión fueron: el Valle de Turón, que se corresponde con el ámbito de operación de las empresas Hulleras de Turón y Minas de Figaredo, y el Coto de Aller, en donde la política empresarial de la empresa Sociedad Hullera Española, constituye un claro ejemplo de paternalismo industrial, cuyo máximo exponente sería el poblado minero de Bustiello

Cierra la actividad la visita a Ríoglass, en Sovilla, Mieres.

EL VALLE DE TURÓN.-

Hulleras de Turón nace en Bilbao en 1890 como consecuencia de la evolución en los procedimientos de fabricación del acero. En efecto, las nuevas tecnologías permitían liberar la producción de acero de su tradicional dependencia respecto a las menas de hierro no fosfóricas sobre las que se había cimentado el sistema industrial vasco que exportaba ese hierro tan abundante en Somorrostro e importaba hulla inglesa gracias a las plusvalías de la exportación de hierro. Si al declive de las menas vascas se une la depreciación de la peseta frente a la libra inglesa, la necesidad de importar hulla asturiana fue inminente. Hulleras del Turón, compraría varios cotos mineros que se comunicaban por medio de un ferrocarril que convergía en LA CUADRIELLA, donde se levantaban los lavaderos de carbón y las principales instalaciones carboquímicas asociadas (coque, derivados, aglomerados…) y desde donde se expedían hacia Reicastro, ya en pleno valle del Caudal para empalmar con la línea Villabona- Avilés,- San Juan de Nieva. A partir de 1904, la construcción del ferrocarril Vasco Asturiano permitiría dar salida al carbón de la compañía por San Esteban de Pravia…

Así, el valle del río Turón quedaba hegemónicamente dominado por una empresa de capital vasco, Hulleras del Turón, que explotaba minas, lavaba su producción y la transportaba por un largo ferrocarril, el Vasco Asturiano, también del grupo industrial, hasta un puerto, el de San Esteban de Pravia, que en realidad funcionaba como un muelle propio al ser la única gran empresa que allí actuaba en el negocio carbonero.

pozostabarbara.jpgInstalaciones del Pozo Santa Bárbara en La Rabaldana, Turón/NACHO ARIAS. Esta imagen ilustra el artículo del diario La Voz de Asturias El expediente BIC permitirá la reforma del pozo Santa Bárbara” 

POZO RABALDANA O SANTA BÁRBARA

En 1914, probablemente no en pleno funcionamiento hasta la década de 1920, abrió el POZO DE SANTA BÁRBARA, en LA RABALDANA, con el cual se iniciaba en el Caudal la apertura de pozos verticales de extracción al mismo tiempo que en el valle del Nalón, donde en aquellos años se abrían el Entrego, Sorriego, Fondón, Sotón, San Luis o Mosquitera, por citar algunos. Sin embargo, las explotaciones del Nalón estaban mejor situadas en el negocio carbonero por varias cuestiones, entre las que destaca la pujanza que habían ido adquiriendo desde mediados del siglo XIX gracias, por ejemplo, al Ferrocarril de Langreo (1852) y a la existencia de una gran siderúrgica de cabecera (Duro y Compañía, fundada por Pedro Duro en 1858) que se beneficiaba de todo ello en mayor medida que la del Caudal. Así, las minas del Nalón pudieron imbricarse en mejor medida en la fase expansiva de la I Guerra Mundial, acometiendo las fuertes inversiones que se requerían y que en el Caudal no eran posibles, debido a la mayor fragmentación de la propiedad minera. De esta manera se observa cómo ambas cuencas se inscriben en dos fases expansivas de la hulla muy diferentes: la I Guerra Mundial, en el Nalón, y la Autarquía, en el Caudal, que será cuando se generalicen los pozos verticales de extracción en la zona de Mieres.           

Fuente.- Faustino Suárez Antuña, Vicepresidente de INCUNA

sendaverde_turon.JPG

Los excursionistas en la Senda Verde del Valle de Turón, camino del Pozo Espinos/ROBERTO ÁLVAREZ ESPINEDO

POZO ESPINOS

El Valle de Turón posee más de 300 piezas de arqueología industrial catalogadas entre castilletes, instalaciones mineras, puentes, túneles… y todas ellas están hilvanadas hoy día por la Senda Verde, antigua trinchera del ferrocarril minero que unía Urbiés con Figaredo a lo largo de 17 kms. Así pues, desde su comienzo hasta adentrarnos en el Espacio Protegido de las Cuencas Mineras nos encontramos con varios de estos vestigios. Entre ellos destaca el POZO ESPINOS, pintoresco ejemplo de castillete minero (pionero en su género dentro de Asturias), perteneciente a la compañía Hulleras del Turón, fundada en 1890 como sucursal y proveedora de Carbones de Altos Hornos de Vizcaya, con sede oficial en Bilbao, quienes se habían visto obligados a abastecerse de carbón asturiano como consecuencia de la política proteccionista implantada en España a finales del s. XIX y las dificultades de importar hulla de Inglaterra debido a la caída de las exportaciones de hierro. 

Dentro del conjunto de POZO ESPINOS destaca el puente de hierro y la lampistería, que hoy acoge el Aula de Interpretación, en donde se explica la actividad minera de este pozo en el contexto de la industrialización del concejo de Mieres. Abierto por Hulleras del Turón a fines de la década de 1920, se cerraría después de la integración en HUNOSA. 

pozoespinos.JPG

Grupo de alumnos ante el Pozo Espinos, del que destaca su peculiar castillete. A la derecha (en amarillo) está la lampistería/ROBERTO ÁLVAREZ ESPINEDO 

BUSTIELLO Y LA SOCIEDAD HULLERA ESPAÑOLA

En la clasificación de espacios mineros, la Sociedad Hullera Española (SHE) se encuadra dentro del modelo de espacio minero periférico o de borde, aquel que se encuentra localizado en el límite de la Cuenca Hullera Central, en valles estrechos, y que se caracteriza porque las empresas monopolizan el poder local y, por tanto, la organización territorial. Para ello, junto con un cuidado espacio de producción, las empresas pudieron desarrollar una amplia política social de tipo paternalista a través de la cual ejercían una estrecha vigilancia del obrero más allá del ámbito laboral: vivienda, abastecimiento, educación, sanidad, ocio y cultura. De este modo, el poblado de empresa se convierte en un adecuado instrumento donde continuar el control del personal obrero que, de esta forma, puede hacerse extensivo a toda la familia. En el caso de la Hullera Española no existían otros poderes ni otras empresas que pudieran hacerle competencia, ni en el ámbito de la producción ni, por supuesto, que mitigaran el estricto control del obrero y su prole o que pusieran en práctica otros programas alternativos. El resultado fue uno de los proyectos más definidos de lo que se ha dado en llamar como Paternalismo Industrial, y que perseguía la docilidad del obrero a través del otorgamiento de prebendas sociales, como las viviendas.

La organización territorial de la Hullera Española responde a un esquema bien definido que se distribuye a lo largo del Bajo Aller: a)  el espacio de producción, en la parte más alta de la porción de valle ocupada por la Hullera y que pivota en los pozos San Antonio, San Jorge y Santiago b) el POBLADO DE BUSTIELLO, en el tramo medio del Bajo Aller, y donde se desarrollará la más intensa política social de empresa de la compañía c) el área de gestión y expedición de los carbones, en Ujo, ya en el valle del río Caudal, y donde aparecerán interesantes construcciones administrativas, pero también equipamientos sociales.

Si bien los pozos mineros de la Sociedad tienen un alto interés, especialmente el San Jorge, donde está plenamente documentada la intervención del arquitecto Bustelo, la verdadera joya de este pequeño universo de la Hullera Española es el célebre POBLADO DE BUSTIELLO. Éste fue construido entre 1890 y 1925 y sus influencias constructivas son variadas: elementos modernistas, modelos constructivos europeos (como las casas pareadas belgas y los ladrillos macizos rojos vistos, la teja plana industrial…), pero sin abandonar la tradición autóctona con elementos propios asturianos (aparejo visto de mampostería ordinaria, mortero de cal, ladrillos rojos sólo en ángulos, maderas de roble y castaño, vidrieras, galerías y miradores…). La tipología dominante en las viviendas, casa pareada exenta rodeada de huerto, es una variedad única en la región, muy similar a poblados franceses de Alsacia y con influencias marcadas de las tendencias imperantes en Cataluña a finales del siglo XIX. No hay que olvidar que de esta región procedía el capital y los directivos de la empresa, marcada por las figuras del primer y segundo marqués de Comillas, ejemplos de empresarios del catolicismo neoconservador. En cualquier caso, resulta revelador el hecho de que mientras en 1911 la Real Compañía Asturiana de Minas en Arnao era capaz de albergar a la mitad de sus trabajadores, en la década de 1920 la Sociedad Hullera Española, ya con BUSTIELLO consolidado, sólo estaba en disposición de alojar al 10% de su plantilla.

bustiello.jpg

En la margen izquierda del río, limitado también por la vía del ferrocarril minero, se trazó el perímetro del poblado, que se levantaría en distintas fases a partir de un trazado en cuadrícula y de una jerarquización espacial en función de la ocupación profesional de su morador.
Las obras se comenzaron en 1890 por la Iglesia y continuaron en diferentes fases en 1894, 1898, 1902, ampliándose durante todas ellas nuevos pabellones, áreas de viviendas, colegios de niños, hospitalillo, hasta completarse entre 1914 y 1917 con otras escuelas, economato, farmacia, etc.
En 1967, el poblado minero pasó a formar parte del patrimonio de la empresa estatal HUNOSA y las viviendas obreras que estaban en arriendo fueron vendidas a sus inquilinos en 1970. En la última década del siglo XX, el Ayuntamiento de Mieres y la Fundación de Comarcas Mineras (FUCOMI) han intervenido en el poblado.

En Bustiello se distinguen tres niveles: 1) en el primer nivel, elevado sobre los otros dos (a la izquierda de la imagen), se encuentran equipamientos: la escuela de niños (1906), la iglesia (1890-1894) y el casino ; 2) en el segundo nivel, el intermedio, los chalets de ingenieros y la casa del médico; 3) en el tercer nivel, el inferior, las casas de los obreros,dispuestas como casas pareadas (1894).   

En la otra vertiente del río (estaría a la derecha de la imagen), el resto de equipamientos: el sanatorio (1902), la farmacia (1924) y la escuela de niñas. 

antestatua.JPG

En la parte alta del poblado, frente a la Iglesia, se encuentra el “Monumento al Marqués de Comillas”, conjunto escultórico, realizado por el escultor Alfredo Mariñas, erigido en 1925, por suscripción de los empleados de la empresa, a la muerte de CLAUDIO LÓPEZ BRU, segundo MARQUÉS DE COMILLAS, creador y propietario de la Sociedad Hullera Española y constructor de Bustiello. La escultura representa la ofrenda floral de un obrero a la figura del patrono. Realizado en piedra y bronce, la verja que rodea el conjunto la forman picos y palas, instrumentos de trabajo utilizados por los mineros.

RÍOGLASS ASTUR

Cierra la actividad la visita a RÍOGLAS SOLAR, a la factoría que esta empresa tiene en el polígono industrial de Sovilla (Mieres); habiendo iniciado su funcionamiento en abril de 2009, fabrica vidrio curvado y otros componentes destinados al sector del automóvil y es la primera empresa española dedicada a la fabricación de espejos cilindro-parabólicos para plantas termosolares.

rioglass-2.jpg

RÍOGLASS es quizás el elemento que mejor evidencia la transformación de este espacio minero histórico, que sirve de conexión entre el pasado y el presente, al tiempo que nos lleva a mirar al futuro. Sus instalaciones ofrecen una atractiva imagen, que se dispone en torno a una inave moderna y espectacular, construida a base de piezas de cristal de intenso colorido, y complementadas con dos edificios rehabilitados: la conocida como NAVE DE SOVILLA y el LAVADERO  se integran con una funcionalidad propia en el conjunto de edificaciones de RÍOGLASS.

navesomilla.jpgEn 1915 la Sociedad Hullera Española (SHE) levantaría una central termoeléctrica para la producción de electricidad mediante carbones propios y para la transformación del fluido recibido de la cercana central que Electra de Riesgo había levantado en las inmediaciones, dando lugar a la NAVE DE SOVILLA. En 1930 esta central de la SHE se ampliaría para atender el crecimiento del lavadero, si bien pronto dejó de cumplir estas funciones eléctricas para pasar a desempeñar otras como taller de reparaciones, almacén de maderas, de locomotoras… Destaca su revestimiento cerámico y multicolor que le da un cierto aire modernista, recordando a edificios representativos de la época en Barcelona, ciudad de nacimiento del segundo Marqués de Comillas. Tras un largo periodo de abandono la nave se rehabilitó para formar parte de las instalaciones de RIOGLASS ASTUR.  lavadrosovilla1.jpg
LAVADERO DE CARBÓN: en su origen, construida en 1891 para la ya mencionada  Sociedad Hullera Española del segundo Marqués de Comillas, era una instalación de clasificado por tamaños; posteriormente  fue lavadero de carbón de HUNOSA y actualmente sirve de almacén para RIOGLASS. Éste y el edificio anterior constituyen uno de los escasos ejemplos de reutilización funcional del patrimonio Industrial asturiano.

En la página web de RÍOGLASS SOLAR encontramos información de la empresa, de sus factorías en Pola de Lena (Ríoglass Solar), en Sovilla (Ríoglass Solar 2, la que protagoniza estas líneas) y Ríoglass Solar Inc, la planta que se acaba de construir en Estados Unidos. En la misma página se ofrece una interesante información sobre los productos que se elaboran en esta industria, sobre el cómo y el porqué de la Energía Termosolar y el video corporativo que nos proporciona los datos numéricos de la empresa (extensión física, número de empleados…), las fases del proceso productivo, los productos resultantes y los correspondientes controles, así como la capacidad de producción. Toda esta información se ilustra con imágenes, siendo especialmente útil el video que recrea el proceso de producción.

  • En este caso también la prensa local constituyó una oportuna e interesante fuente de información. Seis días antes de realizar la actividad, el diario La Voz de Asturias publicó Ríoglass se acerca al sol.

Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image