BAYER, la presencia en Asturias del fármaco más consumido del mundo: la aspirina

22 01 2012

aspirina_mujer.jpgEn la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, en el contexto de la II Revolución Industrial, hubo una serie de inventos que hasta hace unos años y aún hoy, más o menos evolucionados, estuvieron y están presentes en nuestra vida cotidiana:  telégrafo, teléfono, fonógrafo, fotografía, lámpara eléctrica, plancha eléctrica, automóvil, bicicleta, tranvía, cine, radio, avión, frigorífico… Y en el campo de la medicina, la vacuna contra la viruela, la vacuna contra la rabia, los rayos X… y entre los fármacos, la Aspirina, los antibióticos

Otras novedades de la época fueron la producción masiva, la compra a plazos, el consumismo… y la publicidad. Las empresas querían vender sus productos a un público lo más amplio posible, y para dar a conocer sus productos y persuadir a los consumidores nació la publicidad, la cual no sería posible sin los medios de comunicación de masas (también nuevos protagonistas), en los cuales insertaban los anuncios. El anuncio de la aspirina BAYER que aquí se inserta, y que sin duda hay que enmarcar en los “felices años 20“,  es un claro ejemplo.

Según la historia oficial (aquí remito al artículo que cierra este post), la ASPIRINA fue inventada por el investigador y químico alemán FELIX HOFFMAN, quien el 10 de agosto de 1897 encontró la fórmula del ácido acetilsalicílico cuando buscaba un remedio para aliviar la artritis reumatoide de su padre. Este ácido se encontraba en la corteza del sauce blanco, cuyo principio activo,  el ácido acetilsalicílico, poseía unas cualidades terapéuticas tales como calmar la fiebre y aliviar el dolor. En 1899 el medicamento fue patentado por BAYER (se registró como marca en la Oficina Imperial de Patentes de Berlín) y salió a la venta con un nombre alemán, no químico, sino comercial: Aspirin deriva del vocablo “spiraea”, que en botánica designa una familia de plantas, de ahí la sílaba “spir”. La letra A indica el proceso de acetilación al que se somete el ácido salicílico para convertirse en ácido acetilsalicílico. La sílaba final in era la terminación empleada con frecuencia para los medicamentos en aquella época.

Al principio este analgésico y antipirético se vendía en forma de polvo y pronto su venta se extendió por todo el mundo. En España, las tabletas de aspirina empezaron a fabricarse en los sótanos de la farmacia de la calle de Regomir, de Barcelona, en la década de los años 20 y de manera casi  artesanal: la materia prima, procedente de Alemania, se trituraba y se transformaba en pastillas. 

El filósofo español Ortega y Gasset calificó el siglo XX como el siglo de la aspirina;  en su ensayo La rebelión de las masas escribió: “La vida del hombre medio es hoy más fácil, cómoda y segura que la del más poderoso en otro tiempo. ¿Qué importa no ser más rico que otros si el mundo lo es y le proporciona magníficos caminos, ferrocarriles, telégrafos, hoteles, seguridad corporal y aspirina?”.

En 2006 cada segundo se consumían en el mundo 2.500 dosis de Aspirina que nacían en el valle asturiano del Nalón, y esto era así porque, como tituló un artículo El País en su edición de 28 de mayo de 2006, “Una fábrica asturiana produce el 85% de las <aspirinas> de Bayer. De Langreo sale el principio activo del popular analgésico”. 

Javier Cuartas, autor del artículo, señala en él: “La producción del ácido acetilsalicílico en la localidad asturiana se remonta a 1942. En plena autarquía franquista, el fomento dirigista de la producción nacional y la dificultad de importación a causa de la II Guerra Mundial, dieron pie a Duro Felguera, Explosivos Río Tinto, Banco Urquijo y Banco Hispano Americano, compañías con fuertes vinculaciones entre sí y con Asturias, para poner en marcha la sociedad química Proquisa”. Se cumplen pues 70 años de la presencia de esta industria en Asturias, que en 1969 fue comprada por BAYER.

Hoy, en el 70 aniversario de la presencia de la Aspirina en nuestra región, BAYER genera el 100% del ácido acetilsalicílico empleado en la elaboración de la Aspirina, realidad aderezada por una positiva situación económica, circunstancias que el martes 17 destacó la prensa local.

Cartel publicitario que acompaña la página “10 cosas que no sabías de la aspirina” que nos ofrece algunas curiosidades sobre el popular analgésico.

También la página web de BAYER nos ofrece las siguientes curiosidades sobre la aspirina:

No todo son luces en la historia de la aspirina, el artículo que sigue nos habla de su parte oscura:

Actualización.-

Hoy 4 de octubre de 2012 la factoría de Bayer en La Felguera fue protagonista de los medios de comunicación de nuestro país. La noticia lo merecía. Valga como ejemplo el siguiente explícito artículo de La Vanguardia:

“Bayer concentra en Asturias su producción mundial de ácido acetilsalicilico”. Esto supondrá la produccion de unas 1.200 toneladas más de ácido acetilsalicilico, hasta alcanzar las 6.000.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image