Imágenes 17. “Jugadores de cartas” de Paul Cézanne: destino, Qatar

7 02 2012

“Los jugadores de cartas” (“Les Joueurs de cartes” en el título francés original) constituye un ejemplo de lo que se ha llamado el período sintético de PAUL CÉZANNE. Representa la realidad objetiva sin ajustarse a los mecanismos y criterios puramente ópticos de los impresionistas; distingue, no obstante, la realidad natural de la plasmada en el lienzo: “pintar no significa copiar el objeto, sino realizar sensaciones coloreadas”.

Se puede observar, de entrada, la compostura y seriedad de los dos campesinos que ponen en el juego el mismo ritual que en el trabajo (clara asimilación de la realidad por la conciencia), así como la relación psicológica entre los dos jugadores: concentrado uno en escoger la carta que tiene que jugar y esperando el otro. Veamos cómo Cézanne ha definido esta situación.

La postura y el gesto son simétricos, pero el eje del cuadro, el reflejo blanco de la botella, no coinciden en la mitad exacta del lienzo: la composición es ligeramente asimétrica. No existe expresión psicológica en sus rostros. El jugador de la izquierda -el que fuma en pipa- está prácticamente falto de líneas de contorno, de manera que la forma se ha construido a base de un mosaico de pinceladas que tiene estructura reticular. La fijeza del jugador que está esperando, está definida por la forma cilíndrica de su sombrero (que repite en la manga), por la recta de la silla, las manchas blancas de la pipa y del cuello de la camisa; incluso el mantel rojizo de la mesa cae a plomo por su lado y se levanta en ángulo por el otro; este jugador se ve entero, el otro, en cambio, está recortado. La atención, la movilidad psicológica del otro se manifiesta por los colores claros y sensibles a la luz de la chaqueta, el sombrero, y por la forma menos rígida y más ondulada de los trazos. La monumentalidad de la acción proviene de la construcción de masas y volúmenes con el uso del color. La aportación de Cézanne no es a nivel de caracterización psicológica, sino a nivel de la forma con la que las masas de color se desarrollan en el espacio/ Art on line Postimpresionismo

dosjugadorscartas.jpg

Esta obra, la más emblemática de PAUL CÉZANNE, fue comprada  por la familia real de Qatar por 250 millones de dólares (más de 191 millones de euros). La venta supone un nuevo récord en el mundo del arte y convierte al cuadro en el más caro de la historia, desbancando así al cuadro “Desnudo, hojas verdes y bustode Picasso, por el que se pagó 81,9 millones de euros en 2010.

Con esta adquisición la familia real de Qatar pretende situar a la ciudad de Doha, capital del país, en un referente en el mundo del arte al nivel de París o Nueva York. El destino final del cuadro sería el Museo Nacional de Qatar que ya alberga obras de Rothko y Warhol. En la propia capital qatarí se exponen obras de Richard Serra y una retrospectiva de Louise Bourgeois y en marzo organiza un Foro de Arte Mundial.

Para saber nás.-